Gonzalo Castillo, candidato del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) a la presidencia y ministro de Obras Públicas, hizo un buen negocio con la compra del Hotel Bahoruco Beach Resort, como lo hizo con los contratos concedidos por el Estado a sus empresas aeronáuticas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, antes de acceder al Ministerio de Obras Públicas, estas sociedades de Gonzalo Castillo estaban prácticamente en la quiebra, según informan distintas fuentes consultadas por Diario16 en República Dominicana.

Ya hemos publicado en días pasados cómo el actual candidato del PLD ha obtenido muchas facilidades para la obtención de financiación a través de BanReservas, sobre todo el obtenido en dólares para su proyecto Perla del Sur. Para lograr esos créditos en divisas extranjeras, Castillo gestionó ante la Junta Monetaria que los aviones de su empresa Helidosa pudieran ser aceptados como garantía de los préstamos en dólares.

Por otro lado, se da un hecho que recuerda mucho la época de Leonel Fernández: el 80% de los adquirientes en la compañía Perla del Sur han sido contratistas del Ministerio de Obras Públicas, lo que abre una vía más en las sospechas de presunta corrupción.

Hay que recordar que, durante los mandatos de Leonel Fernández, empresas adjudicatarias del Estado dominicano, tanto nacionales como internacionales —como pudiera ser Mercasa, según documentos que obran en poder del equipo de investigación de este medio—, hicieron fuertes aportaciones a través de Funglode, la fundación del expresidente. En este caso, personas físicas y jurídicas que prestaban servicios al Estado dominicano se veían impulsados a realizar contribuciones a través de Funglode y que, en algunos casos, se llegaron a convertir en clientes de la fundación.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre