Las fuerzas de ocupación israelíes prohibieron a los ciudadanos palestinos, incluidos los funcionarios de la Autoridad Palestina, a entrar en la aldea de Khan al-Ahmar, al este de Jerusalén. Al comienzo del día, las fuerzas de ocupación israelíes establecieron una serie de puestos de control en las carreteras que conducen a la aldea e interrogaron a algunos de los conductores y pasajeros palestinos, algunos de los cuales fueron obligados por las fuerzas a regresar a Jerusalén.

El ejército del Estado de Israel retuvo a un convoy que se dirigía a Khan al-Ahmar y detuvieron al ministro Walid Assaf, presidente de la Comisión Contra los Establecimientos y el Muro de la Autoridad Palestina, así como a Mahmoud al-Aloul, vicepresidente del movimiento gobernante Fatah. A los dos dirigentes, junto con los periodistas que los acompañaban, se le negó el acceso a la aldea.

Los dos dirigentes se dirigían a la aldea para asistir a un mitin en conmemoración del 54 aniversario de la fundación del movimiento Fatah. Khan al-Ahmar fue elegida por Fatah para esta manifestación en solidaridad con su población beduina, quienes corren el riesgo de ser desplazados y de que sus casas sean demolidas por las autoridades de ocupación israelíes.

En mayo de 2018, el Tribunal Superior de Justicia de Israel determinó que sus residentes podrían ser desalojados. Las Naciones Unidas, la Corte Penal Internacional, el Parlamento Europeo y Amnistía Internacional han declarado que la demolición de la aldea sería una violación del derecho internacional, una violación del Cuarto Convenio de Ginebra y podría constituir un crimen de guerra.

El 20 de octubre de 2018, el gobierno israelí anunció que pospondría la demolición hasta que se encuentre una resolución negociada.

Israel, el Estado al que apoya el partido de Albert Rivera, continúa violando derechos humanos y la Convención de Ginebra

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre