En el Día Mundial del Reciclaje, se ha instalado en la plaza de Callao en Madrid el contenedor de envases de vidrio más grande del mundo. Ecovidrio -la entidad sin ánimo de lucro encargada de la gestión del reciclado de envases de vidrio en España- ha emplazado un iglú de 8 metros de altura para recordar a los ciudadanos, hosteleros y administraciones públicas que su participación ha sido clave en la lucha contra el cambio climático y el crecimiento de la tasa de reciclaje que alcanzó el año pasado la cifra de 76,5%.

Ecovidrio pretende continuar concienciando y hacer de nuevo un llamamiento sobre la importancia del reciclaje de vidrio para combatir los retos ambientales a los que se enfrenta el planeta y, en concreto, España, un país especialmente vulnerable al cambio climático. El contenedor simboliza el esfuerzo y la perseverancia de la ciudadanía con el reciclaje de envases de vidrio. En 2018, el reciclaje de envases de vidrio batió un récord de crecimiento en la última década, con un incremento del 9% en las toneladas de envases de vidrio recicladas.

Borja Martiarena, director de Marketing de Ecovidrio, indica que “la constancia, el tesón y el trabajo en equipo de todos los actores de la sociedad han permitido alcanzar datos históricos de reciclaje de envases de vidrio. El reciclaje de vidrio es una pata imprescindible para la transición ecológica que la sociedad y, cada vez con más fuerza, jóvenes de todo el mundo están demandando. Pero aún queda camino por recorrer, necesitamos seguir colaborando juntos, empresas, administraciones y ciudadanía para alinearnos con tasas de reciclado similares a las de otros países europeos”.

La recogida selectiva a través del contenedor verde alcanzó en 2018 las 840.604 toneladas de residuos de envases de vidrio, lo que representa que cada ciudadano separó y depositó una media de 18 kilogramos de vidrio por habitante, unos 68 envases por persona.

 

Un contenedor gigante con capacidad para 120.000 envases

Los más de seis millones de ciudadanos que viven en la Comunidad de Madrid tardarían casi tres horas en llenar el contenedor más grande del mundo. Con una capacidad de 40 toneladas, el equivalente a 50 veces el tamaño de los iglús instalados en la calle, el contenedor gigante podría recoger hasta 120.000 envases de vidrio.

En términos de beneficios medioambientales, el reciclaje de todos estos envases evitaría la emisión de hasta 15 veces el CO2 emitido por un coche en un viaje de Madrid hasta Pekín, China. Asimismo, ahorraría 48 toneladas de materias primas extraídas para la fabricación de vidrio; alcanzaría una eficiencia energética para visionar 12.900 películas en una Tablet e incluso permitiría cargar la batería del móvil durante 8.600 días.

Juegos para reciclar, y concienciar del 17 al 19 de mayo

Para celebrar este Día Mundial del Reciclaje, Ecovidrio organiza talleres lúdicos para los más pequeños en torno al contenedor gigante. A lo largo de los tres días, la entidad llevará a cabo actividades y juegos donde mostrará la importancia del reciclaje de vidrio, sensibilizará sobre los hábitos de reciclado, promoverá actitudes sostenibles y sus beneficios en el planeta.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre