Añoranza ya en Londres de la bandera europea

Las primeras 24 horas de la llegada del Brexit se han vivido con menos expectación de la esperada entre la población londinense y con incertidumbre en los círculos políticos y administrativos. Diario16 ha estado allí para contarlo.

Después de tres años de regateo con el parlamento británico, de enfrentamientos políticos que no se recordaban desde el final de la II Guerra Mundial y regateos a Bruselas para atrasar la salida, Gran Bretaña inicia -porque hasta el 31 de diciembre de 2020 no será del todo real- su propia historia fuera de la UE.

Boris Johnson, quien desde Winston Churchill nadie había generado más amores y odios entre la población británica, tratará ahora de guiar a una nación que incluso empieza a divorciarse de la realidad del Parlamento.

Desde el avión de Barajas a Londres, cuatro horas antes de la entrada del Brexit,  Phil Garden (ingeniero londinense) ya explicaba a diario16.com que “lo peor ya ha pasado, incluso para los que somos europeistas. Sólo podemos ir a mejor. Yo he decidido divorciarme de las noticias de los grandes medios, que sólo nos auguran catástrofes “.

Vuelo a Londres desde Barajas cuatro horas antes del Brexit

Españoles, ya con la doble nacionalidad británica tras dos décadas de trabajo y vida en el Reino Unido, y desde ciudades dormitorios de Londres, explican  también  que  “ha caído el mercado inmobiliario, no hacen más que quebrar inmobiliarias -sin llegar a la crisis urbanística de hace años en España-  y nos han subido los impuestos”,  dicen Nieves Gómez y Juanma Serrano.

Hay también quien cree que es una nueva oportunidad ante una UE que no ha podido ocupar su liderazgo mundial.

Gran Bretaña comienza su propia historia fuera de la UE

Así, entre manifestantes de apoyo al Brexit, tampoco tan numerosas, y media población que duda de las ventajas de la salida de la UE, Londres y el resto del Reino Unido miran al futuro sin querer caer en el sentimiento de catástrofe y a la espera de nuevos acontecimientos.

Reflexión

Eso explica quizá mejor que este sábado muchos más británicos de lo habitual visitaran para reflexionar y meditar el templo budista de Amaravati.

Allí, con el líder budista Amaro, el tiempo se detiene. Eso sí, algunos monjes, contrarios al Brexit han también decidido no leer la prensa para evitar la crispación.

Dentro del templo todo es meditación y calma, mientras el centro de Londres amanece ya con Brexit como cualquier otro fin de semana de compras, turistas -a pesar del frío y la humedad- salidas y cenas en restaurantes.

El templo budista de Amavati, en la campiña inglesa londinense, recibía más británicos de lo habitual para la reflexión y meditación

“Nada detiene a los británicos”, comenta desde el avión a Londres un londinense con ancestros indios: “saldremos de esta, superaremos hasta a Johnson y desde Londres City darán la vuelta a la situación “, confirma con optimismo a Diario16.

Reacciones

“Es oficial: el Reino Unido dejó la UE”, anunció la BBC, a las 23:00GMT (medianoche en Bruselas). En Harrogate, al noreste de Inglaterra, se escucharon fuegos artificiales. Desde pub y hogares se colocaron algunas banderas europeas, pero sin ruidos.

La BBC anunciaba festejos en  casi toda Gales, y se lamentaban Escocia e Irlanda del Norte.

Mientras tanto, el primer ministro Boris Johnson aseguraba: “Este no es el final, sino el principio. Es el momento de desatar el potencial de este brillante país, y mejorar las vidas de todos, en cada rincón del Reino Unido”.

Llama la atención, quizá porque justo ocurre lo contrario en España en eso de la política, la lealtad de la oposición-que nunca quiso salir de Europa, para con su nación.

Así ha empezado  un período de transición, hasta el 1 de enero de 2021, donde el Reino Unido y la UE negociarán el futuro de su comercio, inmigración, seguridad, inteligencia, pesca, educación e investigación.

La transición podría extenderse hasta 2022 o 2023 (cabe recordar que las condiciones del divorcio demoraron más de tres años y medio). Mientras, el Reino Unido sigue adelante.

Mientras, los españoles, de momento, podremos seguir viajando a Londres con DNI. Algo es algo.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl joven vasco Jorge Fernández y su aventura en China
Artículo siguienteEl acierto de Sánchez que la derecha pretende convertir en error
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre