El tratamiento con esteroides en bajas dosis de dexametasona puede llegar a reducir hasta en un tercio la mortalidad de casos de COVID-19.

Así de contundente ha sido Matt Hancock, ministro británico de Sanidad y Asuntos Sociales, en la tarde de ayer martes al anunciar los resultados del estudio realizado con este medicamento.

La Universidad de Oxford ha informado también, a través de un comunicado de que el medicamento forma parte del mayor experimento a nivel global para evaluar la eficacia de medicina ya existente con el COVID-19.

Disminuye el riesgo de muerte en un tercio de pacientes

Según el estudio, la dexametasona disminuye el riesgo de muerte en un tercio de los pacientes asistidos con ventilación mecánica. Para los pacientes asistidos con oxígeno la reducción ha sido de la quinta parte.

Un medicamento barato que habría salvado hasta 5.000 vidas en Reino Unidos

Según los investigadores, la dexametasosa es un medicamento barato y accesible en todo el mundo. Si se hubiera aplicado a pacientes con complicaciones respiratorias graves en Reino Unido desde el comienzo de la pandemia, se podrían haber salvado, por lo menos, 5.000 vidas.

La dexametasosa es económica, está ampliamente disponible y se puede usar de inmediato para salvar vidas en todo el mundo, según ha afirmado Peter Horby, uno de los expertos de este estudio.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre