Empleados de una entidad bancaria y de una gestoría de Sevilla son algunos de los 15 detenidos por la Policía en la denominada Operación Runner-Newton, que ha permitido la desarticulación de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas mediante la utilización de un narcoembarcadero a orillas del río Guadalquivir, a la altura de la localidad sevillana de Lebrija. Los detenidos son acusados de los delitos de tráfico de drogas, blanqueo de capitales, fraude a la Seguridad Social, falsedad documental y pertenencia a organización criminal. Los líderes de esta red  son dos hermanos afincados en Marbella que presuntamente habrían creado una trama societaria que facilitaba cobertura a dos tiendas de ropa de marca, al objeto de canalizar, en el circuito financiero legal, las ganancias obtenidas con el tráfico de sustancias estupefacientes.

La investigación la ordenó el Juzgado Central de Instrucción número Tres de la Audiencia Nacional en noviembre del año 2018, con la aprehensión de 900 kilogramos de cocaína en el Puerto de Algeciras (Cádiz) y continuó, en una segunda fase, con la desarticulación de una trama de narcotraficantes de origen holandés, dedicada a la introducción de grandes cantidades de cocaína por medio de contenedores.

De los vínculos con la trama holandesa, se detectó una rama de traficantes con base de operaciones en Sevilla, cuyos líderes, los citados dos hermanos, la dirigían desde Marbella. La organización se dedicaría al transporte, puesta a punto, aprovisionamiento de combustible y botadura de narcolanchas, a través de un narcoembarcadero en el río Guadalquivir, a la altura de Lebrija.

Continuando con las indagaciones, agentes del Grupo I de Estupefacientes Udyco Costal del Sol Málaga y del Grupo II de la Udyco Sevilla localizaron la infraestructura utilizada por la red delictiva, entre ella naves industriales y vehículos utilizados para el transporte de las narcolanchas, identificando y deteniendo a 15 personas por su presunta implicación en la trama.

De modo paralelo se inició, por el Grupo III de Blanqueo de Capitales -Udef Málaga-, una investigación económica y patrimonial, ante el elevado nivel de vida de los cabecillas de la organización, incompatible con sus actividades laborales aparentemente legales. Según las pesquisas practicadas, los principales investigados habían creado un entramado societario que proporcionaba cobertura a dos tiendas de ropa de marca, ubicadas en Sevilla y Puerto Banús (Marbella). Mediante la existencia de estas sociedades los investigados canalizaban las ganancias del tráfico de drogas, adquirían bienes de gran valor y accedían a préstamos y productos bancarios.

Utilización de personas interpuestas

La cúpula de la trama ocultaba en todo su momento su vinculación con las sociedades, utilizando a personas interpuestas de su círculo familiar o de su propia confianza. En este sentido, las compañías cambiaban de partícipes y de administradores a conveniencia de la organización, simulando contratos de trabajo, nóminas e incluso beneficios, al objeto de justificar la entrada, en el circuito financiero, de elevadas cantidades de dinero.

Además del propio círculo familiar, la trama se valía supuestamente de dos empleados de una gestoría, que se encargarían de los trámites en relación con los cambios de titularidad de las sociedades, la simulación de beneficios de la sociedad, la adquisición de vehículos de alta gama y el apaño de nóminas, que proporcionarían apariencia legal a los ingresos de uno de los principales investigados y de su expareja, permitiendo incluso a esta última acceder a prestaciones de la Seguridad Social.

700 gramos de éxtasis, 25.000 euros y 6.800 dólares en efectivo, seis vehículos de alta gama, tres máquinas de contar billetes y una moto acuática, entre el material incautado

Igualmente, la investigación constató la participación de dos empleadas de una sucursal bancaria ubicada en Sevilla, las cuales habrían favorecido que uno de los cabecillas operase en todo momento con las cuentas bancarias que se encontraban a nombre de las sociedades o de terceros, a pesar de no figurar como titular, ni autorizado, ni apoderado de las mismas.

Fruto de las pesquisas se determinó, además, que estas trabajadoras de la entidad bancaria habrían permitido que el investigado contratase diferentes productos como préstamos o seguros, a nombre de terceros. Los préstamos permitirían a la organización lograr financiación con apariencia legal que luego amortizarían con dinero proveniente de actividades ilícitas.

Asimismo quedó también acreditada la participación de un empleado de una correduría de seguros, que habrían tramitado seguros para los vehículos del entramado, accediendo a que figurasen como tomadores y asegurados terceras personas interpuestas para lograr la ocultación de los mismos.

En el marco de la Operación Runner-Newton, se han realizado en las provincias de Málaga y Sevilla ocho entradas y registros en domicilios, así como en una gestoría y una correduría de seguros, además de sendos requerimientos en una oficina bancaria y dos establecimientos de ropa de marca.

Como resultado de la operación se han intervenido 700 gramos de éxtasis, 25.000 euros y 6.800 dólares en efectivo, seis vehículos de alta gama, tres máquinas de contar billetes, una moto acuática, documentación relacionada con la actividad ilícita, teléfonos móviles y dispositivos informáticos.

Además, en un vehículo vinculado con la trama se localizaron un kilogramo de cocaína, un kilogramo de metafentamina, un arma corta con el número de serie borrado, cuatro cargadores con 51 cartuchos, un chaleco antibalas y un inhibidor de frecuencias.

Asimismo se ha procedido al bloqueo de los productos financieros a nombre de los investigados y las mercantiles controladas por el entramado. En este sentido se ha procedido a la traba de dos bienes inmuebles valorados en 600.000 euros, así como 19 vehículos y tres embarcaciones, valorándose los bienes muebles trabados en 400.000 euros.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre