Detectan un nuevo sistema para ocultar cocaína en el interior de vehículos

Las dos organizaciones criminales, una de origen colombiano y otra británica, se habían unido para compartir logística y traficar con la droga a escala internacional

0

Agentes de la Policía Nacional, han detectado un nuevo sistema para la ocultación de cocaína. Las organizaciones criminales, una de origen colombiano y otra británica, se habían unido para compartir logística, si bien mantenían sus estructuras separadas. Además, los agentes han detectado sofisticados sistemas electromecánicos de ocultación de la cocaína en los vehículos que utilizaban para transportarla.

Utilizaban un sofisticado sistema electromecánico de ocultación de cocaína en vehículos

La investigación se inició el pasado mes de julio de 2018 cuando la Policía Nacional, fruto del permanente intercambio de información internacional, tuvo conocimiento de la llegada a nuestro país de uno de los representantes más destacados de un grupo de narcotraficantes colombianos. Este individuo, presuntamente, estaba ultimando los preparativos para hacer llegar una importante cantidad de cocaína a España.

La investigación permitió comprobar cómo esta persona, de origen colombiano, contaba con los contactos y la infraestructura necesaria en España para hacer llegar la sustancia estupefaciente a nuestro país. Junto a él, dos de los máximos responsables viajaron hasta distintas ciudades de la provincia de Pontevedra para negociar una posible vía de entrada del estupefaciente. Poco después, a principios del mes de agosto del pasado año, se detectó nuevamente la presencia del líder del grupo en Pontevedra, esta vez acompañado de otra persona que se había establecido como delegado de otro grupo –británico- que había constituido una sociedad criminal con el grupo del investigado para aprovisionar de cocaína su país.

Las organizaciones criminales compartían logística

Es a partir de la aparición de este sujeto británico cuando comenzó la investigación conjunta con el N.C.A y el South East Regional Organised Crime Unit de Gran Bretaña, ya que contaban con referencias sobre su vinculación con el crimen organizado y el tráfico ilegal de estupefacientes en su país de origen. Al parecer, los dos grupos se habían unido para compartir logística pero manteniendo claramente separadas sus estructuras. De este modo, se pudo detectar cómo el procedente de Reino Unido contaba con varios colaboradores que protegían una vivienda de seguridad que habían alquilado en la localidad de Villaviciosa de Odón (Madrid).

Las estrategias de los dos grupos eran muy diferentes. El líder de los colombianos únicamente viajaba a España para coordinar la llegada y entrega de la droga a sus clientes, mientras que el británico, sin embargo, se encarga de preparar y coordinar toda la recepción y posterior distribución de la parte correspondiente a su grupo.

Detenidos de ambas organizaciones

Los movimientos de los investigados se intensificaron al aproximarse la fecha de llegada del estupefaciente, detectando los agentes cómo, desde mediados del mes de abril de 2019, los integrantes del grupo colombiano llegaban a la capital madrileña para alojarse en distintos hoteles de lujo con el fin de no levantar sospecha sobre los verdaderos fines de su viaje. Finalmente, los investigados acordaron que la entrega de la droga se realizaría en un área comercial de Leganés (Madrid). Una vez que la droga estuvo en poder del grupo del británico los agentes detuvieron a los ocupantes de los vehículos e intervinieron los automóviles. Al mismo tiempo, en la ciudades británicas de Londres, Windsor y Dorset se procedía a la detención de los miembros de la organización que controlaban la operación desde aquel país.

En cuanto a la organización colombiana, a pesar de que el acuerdo alcanzado con los hombres que almacenaban la droga estaba cerrado, mantuvo estrictas medidas de seguridad en torno al lugar de la entrega. Una vez comprobado que el parking se hallaba despejado y libre de control policial, el jefe de la organización ordenó a sus hombres que trasladasen la cocaína hasta el lugar fijado. En ese momento, los agentes detuvieron a todos los miembros del grupo criminal, y comprobaron que la furgoneta que conducían almacenaba una muy importante cantidad de cocaína. Por último, los agentes intervinieron 100.000 euros y 10 kilogramos de cocaína en el domicilio del chófer de uno de los responsables de la organización.

Un novedoso sistema para la ocultación de la droga

Los investigados habían diseñado un novedoso sistema para la ocultación de la droga, instalado en un doble fondo del maletero y en los bajos del vehículo, que se activaba por un complejo sistema de imanes que impulsaba un sistema hidráulico para levantar la base del maletero tras la que se escondía el estupefaciente.

En esta operación se han intervenido 1.044 kilogramos de cocaína, 3 pistolas, 100.000 euros, 6 vehículos y decenas de blackphones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce + 19 =