Jordi Cuixart y Carme Forcadell fueron los últimos acusados en comparecer ante el Tribunal Supremo en fase de interrogatorio. Fue ayer, martes, 26 de febrero, en la séptima sesión del juicio.

Jordi Cuixart está en prisión provisional desde el mes de octubre de 2017. Más de quinientos días. Es presidente de la asociación cultural Omnium. La Fiscalía pide para él 17 años de prisión por delito de rebelión; la Abogacía del Estado, 8 años por sedición; la acusación de Vox pide 52 años de prisión por Rebelión y organización criminal.

La intervención de Cuixart respondió a las preguntas de la Fiscalía, pero no a las de la acusación ni a las de la Abogacía del Estado. Sus respuestas fueron contundentes, serenas y en un tono coloquial, lo que le valió varias advertencias por parte del presidente, el juez Marchena.

En este video se han presentado los 17 puntos principales de la intervención de Jordi Cuixart, haciendo alusión a los 17 años de prisión que la fiscalía solicita por la presunta comisión de un delito de rebelión.

Las preguntas las realizó el Fiscal Moreno, que en su día fuera asesor de Mariano Rajoy. El Presidente de Omnium, por su parte, ha comenzado haciendo de traductor de sus propios emails, teniendo que llegar a explicar en qué consistía una campaña específica, concretamente la que tenía previsto destinar 500.000 euros para comprar butifarras.

Cuixart destacó que su defensa no es para salir de prisión, puesto que tras más de quinientos días esta ya no es su prioridad, sino que ahora su prioridad es la resolución del conflicto político con Cataluña.

Señaló también que entre cumplir las resoluciones del Tribunal Constitucional y los derechos Fundamentales, desde Omnium nunca han tenido duda en mantener el cumplimiento de éstos.

Haciendo referencia, sin decirlo, a las palabras pronunciadas por el Rey Felipe VI la semana pasada (donde afirmó que sobre la ley no hay nada, que la democracia ha de estar bajo el imperio de la ley), Cuixart señaló que no, que la democracia está sobre el estado de Derecho. Porque durante el franquismo también había un Estado de Derecho y que lo que marca la diferencia, precisamente, es la democracia como eje vertebrador.

Dijo no entender por qué cuando la Guardia Civil se preparaba desde distintos territorios para acudir a Cataluña a frenar el 1 de octubre gritaban «a por ellos», porque él es hijo de madre murciana, y que es mitad español y mitad catalán.

Durante su intervención ha explicado varias veces que los valores que defiende y que siempre ha promovido son pacifistas. Todas las acciones que ha organizado Omnium han sido siempre de carácter estrictamente pacífico. Respecto a los coches de la Guardia Civil ha manifestado no tener ningún tipo de implicación ni responsabilidad en los daños causados, y además ha señalado que nunca le ha gustado que las cosas se rompan.

Ha terminado Cuixart con la lectura de un poema, de Apel-les Mestres i Oños, precisamente ante la pregunta sobre su proclama del «No pasarán» el 20 de septiembre. Ha explicado en su intervención que se trata de un lema repetido contra el fascismo durante años, por toda Europa.

«No passareu!»

No passareu! I si passeu,
serà damunt d’un clap de cendra:
les nostres vides les prendreu,
nostre esperit no l’heu de prendre.
Mes no serà! Per més que feu,
no passareu!

No passareu! I si passeu
quan tots haurem deixat de viure,
sabreu de sobres a quin preu
s’abat un poble digne i lliure.
Mes, no serà! Per més que feu,
no passareu!

No passareu! Y si passeu
decidirà un cop més la història,
entre el sayó que clava en creu
y el just que hi mor, de qui és la glòria.
Mes, no serà! Per més que feu,
no passareu!

A sang i a foch avançareu
de fortalesa en fortalesa,
però, què hi fa? si queda en peu
quelcom més fort: nostra fermesa!
Per’xò cantem: ”Per mes que feu,
no passareu!”

 

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre