“¿Qué haría Vd.? Imagine que trabaja como adjunto al director general de un gran grupo. Ha de ser su mano derecha. Ante una situación compleja, su superior toma una decisión. Vd. no coincide y tiene argumentos. ¿Qué haría…?”  Esta pregunta la he formulado a menudo a candidatos en procesos de selección o evaluación de directivos. Si la respuesta era: “Ejecutarla lo mejor posible”, el candidato quedaba muy castigado o ya descartado. Si la respuesta era: “ Diría que tenía alternativas. Las expondría con rigor. Si me escuchaba y buscábamos la mejor, la ejecutaría convencido. Si escuchaba pero mantenía su decisión, la materializaría como si fuese mía”. Ante una respuesta así, el candidato ganaba puntos.  Los verdaderos líderes, los dirigentes competentes, quieren colaboradores críticos, proactivos, ¡no colaboradores sumisos!. También existen dirigentes que sólo quieren “subordinados”. Y así van los resultados y el clima interno.  La realidad sociopolítica me recuerda esta experiencia. ¿Hay dirigentes que son “déspotas ilustrados” y quieren “súbditos” obedientes, ignorantes”?

¿Qué es “despotismo ilustrado?

Hay mucha información a disposición del lector. Lo resume “TODO POR EL PUEBLO… pero SIN EL PUEBLO”.

Lo “despótico” es por “abuso del poder”,  uso de la “fuerza” de quien manda para imponerse. Se salta normas, valores,  leyes propias, que se interpretan y adaptan a gusto del “déspota”.

Lo “ilustrado”  surgió por el movimiento de la “ilustración”. Ésta promovía el uso de lo racional  sobre lo emocional. Defendía la inteligencia como mejor recurso de progreso. El “despotismo ilustrado era una forma de mantener el autoritarismo total pero apoyándose en lo “razonable”. Obviamente, “subjetivo”.  Las órdenes eran “en bien del pueblo” pero… no se contaba con él” Incluso se actuaba, se actúa, “en contra” de él

¿Eso sucedió sólo en las monarquías absolutas o sigue vigente? Todas las dictaduras, de cualquier signo, dicen actuar a favor del pueblo pero… no cuentan con él. Al contrario. ¿Y en las democracias…?

¿Y en España?

Es fácil analizar a los diferentes protagonistas de la vida política desde la transición hasta hoy según el “despotismo ilustrado”.

Como consultor he conocido empresarios,   directivos, autocalificados de “líderes participativos”. No todos actuaban como tales.  Recuerdo a muchos dirigentes políticos  ¡todos!, autodefinidos como líderes profundamente democráticos, defensores del “pueblo”. Monarquía, presidentes de gobierno, ministros; responsables de los estamentos  del estado, organizaciones patronales, sindicatos…  ¿Verdaderos líderes, dirigentes, democráticos o… “déspotas ilustrados”?

Muy diferentes respuestas. ¿Cuáles son los resultados verdaderos? ¿cuál es el clima…? Que evalúe el lector. “Todos” nos han dicho que están, son, existen, “PARA EL PUEBLO”. ¿Es así? ¿Sirven “todos” al pueblo o… “se sirven” del pueblo…? Ahí están los hechos aunque  se  interpreten subjetiva, ideológica, partidista, identitariamente… ¿Es el “despotismo ilustrado” algo del siglo XVIII o sigue vigente en España aunque no se llame así…?

¿Hay “despotismo ilustrado” en el conflicto España/Cataluña?

Cataluña tiene su historia, conciencia de su identidad, cultura, lengua, valores, leyes. Es y se considera “sujeto político”.  Problema atávico. A recodar:  Felipe IV y su “hay que imponer a Catalunya los usos y costumbres castellanos”. Choque de “culturas”. Excluyente la castellana, defensiva la catalana. Felipe V y sucesores: absolutismo. Se creó un modelo de “dominante/dominado”. Pero éste, Cataluña, sociopolíticamente, no acabó de convertirse en “súbdito”.  Pasaron siglos. Vino la transición. Se restauró la Generalidad de Cataluña antes de elaborar la constitución española. Cataluña: “nacionalidad histórica” diferente a “regiones”  luego comunidades autónomas. Café para todos. La constitución, los estatutos, eran normas basadas en criterios democráticos que entrarían perfectamente en el concepto de “ilustración”.

Los estatutos, presupuestos, no se cumplían, no se cumplen. Tampoco transferencias de recursos económicos. Ni siquiera  los que obligan  leyes españolas. Está admitido por autoridades españolas. El déficit fiscal del 9% del PIB, comentado por The Wall Street Journal,  continúa y con serio perjuicio para todos los habitantes de Cataluña. Segundo estatuto:  aprobado por mayoría absoluta por el parlamento catalán, recortado por las cortes españolas, aprobado en referéndum y firmado por el rey. Sufrió anulación y modificación de artículos por el Constitucional. El texto sobreviviente no fue sometido a referéndum como obliga la propia Constitución. 

Gran parte de la sociedad catalana reacciona y deja de ser “súbdita callada”. Pide un referéndum como en Reino Unido, Canadá. Otra parte permanece súbdita. La reacción del estado español es conocida. Ahora, Felipe VI, los gobiernos, el senado español: Intervención por artículo 155. Se interpretan subjetivamente las leyes y fuerzas de orden público actúan sobre esos súbditos que piden un referéndum para decidir si siguen siéndolo o pasan a ser soberanos de sí mismos. El resultado es conocido: “juicio” que el The New York Times calificó de “error”. “Sentencia” que The Guardian, calificó de “vergüenza”. Se sigue pidiendo un referéndum. El actual presidente del gobierno declara: “Los referéndums trasladan a la ciudadanía problemas que tienen que solucionar los políticos”. ¿Quién los ha creado…? Parece que la mayoría de votantes en Cataluña quieren consultar si continuar siendo súbditos o libres.  Hay variadas soluciones políticas posibles. No figuran en ningún programa español.

¿Hay despotismo ilustrado por parte del estado español con Cataluña? ¿Qué  concluir desde la definición de ese modelo  a la vista de la realidad objetiva…?

El despotismo ilustrado exige la “existencia de súbditos”, de pueblo, que lo acepte. Por la fuerza o  voluntariamente.

¿Hay déspotas ilustrados porque predominan los súbditos, sumisos, ignorantes… o hay tantos súbditos, sumisos ignorantes, porque hay políticos muy  expertos en despotismo ilustrado?

¿Cuáles son los resultados y el clima desde una perspectiva de verdadera democracia en España, en el conflicto España/Cataluña? ¿Qué podría y debería cambiar para vivir en verdadera democracia…?

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre