Para el acto se ha creado un memorial que recuerda a las 2850 personas que han sufrido algún tipo de represión en Cataluña. Fotos: David Álvez.

 “Jordi Sánchez lleva más tiempo preso con el Gobierno de Sánchez que con el gobierno del Partido Popular”, así de contundente se muestra el líder de Ómnium ante la falta de arrojo del Gobierno de coalición para conseguir la amnistía de los presos del procés. En su discurso de apertura del acto oficial organizado por la asociación cultural. Mauri le recuerda también a Sánchez que el movimiento independentista no es flor de un día: “Los gobiernos españoles pasan pero el grito de libertad de este país persiste”. Y es esta persistencia la que permite al movimiento soberanista presumir que ninguna medida coercitiva les va a frenar. “Algunos nos querían hacer creer que la contundencia de la prisión, la represión y el exilio llevaría a la sociedad de nuestro país a abandonar”, sentencia.

2850

Una diada mucho más descafeinada de lo habitual ha vuelto a convertirse como año tras años en escaparate del movimiento independentista para reivindicar el derecho a la autodeterminación. Cada año que pasa las  principales entidades sociales que convocan las movilizaciones, la Assamblea Nacional Catalana y Ómnium Cultural, tienen más argumentos para la protesta. Este año, concretamente, 2850 razones para seguir luchando con más fuerza, ya que son estas casi 3000 personas las que han sido represaliadas de un modo u otro según Ómnium. En el acto organizado por la entidad cultural, cuyo presidente Jordi Cuixart permanece todavía en prisión, se ha creado para la ocasión un memorial que representa a todas estas víctimas de la represión. Una silla con el nombre de cada represaliado. De este modo, podemos encontrar nombres de exiliados: Anna Gabriel, Carles Puigdemont, Clara Ponsatí; nombres de políticos y activistas presos: Jordi Cuixart, Oriol Junqueras Y cientos de nombres de personas anónimas. Miles de sillas ocupadas solo por nombres que ejemplifican dos hechos sustanciales del evento de este año. Por un lado, los miles de represaliados y, por otro, los miles de espacios vacíos que deja esta pandemia, ya que supone un antes y un después para la celebración de actos masivos.

La libertad está en prisión

La libertad existe la he visto, está en la prisión” Estas palabras del premio de honor de las letras catalanas Enric Casasses dedicadas a Jordi Cuixart han sido las elegidas por Marcel Mauri para iniciar su discurso. El portavoz de ómnium ha hecho la referencia más emotiva cuando se ha referido al memorial que encontraba justo detrás de donde el daba el discurso. “Detrás de cada una de estas sillas, detrás de cada una de las personas represaliadas… hay centenares de personas, familias y amigos. Como la Maruja, la madre de Jordi Cuixart, que llegó de Murcia y enseñó a su hijo a amar su tierra de acogida”, Así mostraba Marcel Mauri el daño colateral de las personas que sufren algún tipo de represión.

Respuesta colectiva

El portavoz de ómnium ha hecho de pasada un llamamiento a las fuerzas soberanistas para que se mantengan unidas, sobre todo frente a la posibilidad de una inminente inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra. “Nos necesitamos todos más que nunca. Porque la respuesta a sentencias pasadas y a inhabilitaciones futuras tiene que ser colectiva”, dice Marcel Mauri

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre