El partido de extrema derecha español ha realizado una serie de reclamaciones que deben ser contestadas desde la democracia con contundencia porque un Estado de derecho no puede permitirse que se ponga en duda la eficacia de las libertades frente al autoritarismo y las dictaduras que pretenden imponer, tanto públicas como privadas. Nos obstante, ¿desde dónde hacerlo?

La pena será ver cómo, sin embargo, recibirán apoyo del pueblo más oprimido, de la democracia más superficial, incluso de algunos y algunas miembros de los poderes democráticos, aunque fuese solo por aplaudir desde la inconsciencia, la mentira, la deslealtad y la tradición, por las 30 monedas de plata que recibirán “de los y las que ahora los apoyarán.

Esto es lo realmente destructivo para la condición humana, la incoherencia y la falta de compromiso con la verdad que lucha por la igualdad real en el mundo.

En un primer momento, la democracia debe responder a la intolerancia de los ultras desde la independencia, la democracia, el compromiso social, desde el feminismo, desde la izquierda progresista y libre, desde los derechos humanos, es decir, desde todo lo que repudia Vox porque, si a ellos les parecen mal estos conceptos, querrá decir que se va por el buen camino.

Tampoco se puede olvidar responder a Vox desde la igualdad real, desde la Justicia justa, desde el respeto a las ideas de todos los ciudadanos y ciudadanas, desde la Constitución al servicio del pueblo, desde la conciencia social, desde la ética, desde la honestidad, desde la verdad de la humanidad, desde la paz, desde la coherencia, desde la justicia social, desde la razón sin miedo rechazando el cómplice silencio, desde la voz y la palabra libre, desde la libertad sin ira.

Desde donde nunca les responderán para intentar callar sus gritos infames de guerra, miserias, demagogias populistas, discursos hitlerianos, voces del pasado más cruento e injusto del universo.

Sin embargo, quienes nunca les responderán serán las dictaduras privadas, los bancos custodios. No lo harán los privilegiados del sistema que defienden, los medios acogidos y soportados por el capitalismo deshumanizado, egoísta, desigual y feroz. No responderán jamás desde el egoísmo, desde la mediocridad, desde los nacionalismos trasnochados y autocráticos, desde la corrupción, desde la justicia sectaria y vertical, desde los poderes temerosos de la igualdad real, desde los púlpitos decadentes, desde el servilismos déspota y cruel, desde los opresores y oprimidos por su propia conciencia egoísta y ambiciosa.

Aquí estoy dispuesto a recibir vuestros esputos que se convertirán en “agua bendita” al tocar mi cuerpo y mi alma. Rezo por vosotros, mediocres del universo, porque sois tan despreciables, tan desdichados en vuestra vacía “felicidad” que vuestras muertes no tienen resurrección, vuestras vidas están muertas en la propia vida, vuestras alegrías son sueños frustrados y vuestra pena nos da compasión.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre