Un grupo de investigadores del Hospital General de Massachusetts y del centro médico Irving de la Universidad de Columbia (EE. UU.) ha patentado un cóctel de anticuerpos y quimio, capaz de identificar las células cancerosas y administrar solo en éstas el fármaco. Se trata de una medicina ‘inteligente’ que, aunque se ha probado en pocos enfermos, ofrece resultados muy esperanzadores. “Son muy prometedores en las mujeres con cáncer de mama triple negativo metastático, con un promedio de supervivencia de unos 12 meses”, aseguran sus creadores.

Para llevar a cabo el ensayo clínico, los investigadores contaron con 108 pacientes de distintos centros médicos norteamericanos, que fueron incluidos en el denominado tratamiento experimental ‘sacituzumab govitecan’, y cuya respuesta fue notablemente mejor que la esperada con la terapia convencional de quimioterapia, según desveló hace algunos días la revista New England Journal of Medicine.

“Los pacientes con cáncer de mama triple negativo metastásico tienen una biología muy agresiva del tumor y las opciones de tratamiento efectivo son muy limitadas […] La quimioterapia estándar se ha asociado con tasas bajas de respuesta al tratamiento y con una toxicidad considerable, lo que demuestra la necesidad de encontrar mejores opciones”, afirma Aditya Bardia, investigador principal y médico del Hospital General de Massachusetts (EE.UU.).

Según aseveran los propios autores del medicamento, la quimio convencional da resultado en un 15 por ciento de los casos y la respuesta solo dura de dos a tres meses. Un horizonte que, a tenor de la nueva investigación, podría mejorar notablemente, ya que ‘sacituzumab govitecan’ ha demostrado funcionar en el 33 por cierto de los enfermos y extenderse su efecto un promedio de 7,7 meses.

El fármaco, desarrollado por la compañía farmacéutica Immunomedics, que también patrocina el actual ensayo, está diseñado para administrar una carga tóxica directamente a las células tumorales. Fusiona un anticuerpo que reconoce una proteína expresada por las células de cáncer de mama conocida como Trop-2 y un quimioterápico (irinotecan, SN-38). Con esta medicina ‘inteligente’, asegura Kevin Kalinsky, oncólogo del Presbyterian Hospital de Nueva York, “podemos entregar una dosis más alta de quimio”.

Además añade este investigador que “hemos observado una reducción significativa del tumor y mayor demora en la progresión del cáncer en comparación con otros medicamentos comúnmente utilizados para tratar este tipo de tumor metastásico”. En concreto, durante más de un año, el cáncer dejó de progresar en nueve mujeres.

Según Miguel Ángel Seguí, miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y oncólogo del Corporació Sanitària Parc Taulì de Sabadell, “sacituzumab govitecan supone un concepto novedoso de tratamiento» que de hecho se está probando en otros tipos de cáncer de mama, vejiga y próstata. «Un envoltorio no tóxico se une a la célula enferma y libera la quimio, por lo que se reduce el efecto tóxico». Teniendo en cuenta que esta clase de enfermos tienen «muy pocas opciones de tratamiento y con escaso beneficio, este medicamento ofrece una nueva vía nada despreciable, aunque limitada (aumenta el tiempo sin empeorar de tres a siete meses)».

Hay que subrayar además que las participantes del ensayo ya se habían sometido a dos o más regímenes de tratamiento, que es cuando las posibilidades de reacción son más bajas. Dados los resultados con sacituzumab govitecan, “creo que este medicamento tiene potencial para cambiar la práctica y vendría a resolver una necesidad insatisfecha para estos pacientes”, asegura Kalinsky.

Sobre los efectos indeseados o secundarios, al resultar menos tóxico, fueron más llevaderos que la terapia de quimio convencional. “Se registraron náuseas, diarrea y pérdida de cabello, pero no causó neuropatía, adormecimiento y hormigueo que puede ser muy doloroso e incluso limitante para los pacientes», afirma Kalinsky.

Por el momento, el fármaco sigue en experimentación. Se está realizando un ensayo para compararlo con otros productos. Mientras tanto, la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) continúa sin aprobarlo. De hecho, hace unos días rechazó la solicitud de Immunomedics para la aprobación acelerada de su fármaco como tratamiento de tercera línea para el cáncer de mama avanzado triple negativo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre