Ahora que empieza a aflorar la verdad sobre el patrimonio oculto del rey emérito conviene no olvidar que la corrupción en la Jefatura del Estado no ha surgido de la nada, sino que es un fenómeno que hunde sus raíces en lo más profundo del franquismo. En 1975, Juan Carlos no solo heredó el trono que Franco dejó atado y bien atado para que el comunismo jamás llegara al poder en España, sino que el legado incluía también el manual de instrucciones del Caudillo sobre cómo hacer dinero fácil y los planos del sistema corrupto que fue tejido durante 40 años de dictadura, en los que la alta política a menudo se entremezclaba con las comisiones ilegales, los negocios secretos, los regalos y cuentas opacas, la evasión fiscal, los siniestros testaferros y las empresas tapadera. Por lo que vamos sabiendo, del franquismo no solo heredamos unas cuantas leyes anacrónicas e injustas como la que sancionó la Monarquía por decreto (más la ley sálica que impide reinar a las mujeres y el artículo de la Constitución que sanciona la inviolabilidad del monarca) sino también el modus vivendi corrupto de una saga que se ha mantenido prácticamente intacto durante cuatro décadas de democracia.

Hoy podemos decir sin temor a equivocarnos que de aquellos polvos franquistas estos lodos borbónicos. Por la corte del Generalísimo (al igual que ha ocurrido en Zarzuela) transitaron los testaferros, grandes empresarios afines al Régimen, embajadores, jeques y emisarios de lejanos países que obsequiaban al tirano con regalos, joyas y prebendas. Franco, o sea el clan del Pardo, sentó las bases de la corrupción política a gran escala desde el Año Uno de la Victoria y la tradición se ha conservado en su integridad hasta nuestros días. Nada de lo que ocurre hoy en la Casa Real española es nuevo, todo obedece a una causa, a unos antecedentes, a una forma de entender la Jefatura del Estado. Es evidente que la Monarquía no hizo la Transición y conservó las maneras, vicios y costumbres del viejo general y su nefasta estirpe familiar. Al igual que el dictador gobernó el país como si fuese su particular coto privado de caza, sin rendir cuentas ante nada ni ante nadie, Don Juan Carlos parece haber reinado como un dios todopoderoso que hacía y deshacía a su antojo porque estaba por encima de la ley. No hay más que leer La familia Franco SA, el magnífico ensayo de investigación periodística de Mariano Sánchez Soler, para concluir que poco o nada hemos cambiado en ese aspecto. Desde 1939 a 2020, la casta de los intocables se ha ido perpetuando de generación en generación, antes en la figura de un general golpista, hoy en un rey que en realidad ejercía como viajante de negocios, comisionista y bróker.

Sánchez Soler acaba de pasar por la Semana Negra de Gijón para presentar su magnífico libro de la mano del escritor Alejandro Gallo. La familia Franco SA es, ante todo, la obra de un periodista valiente que ha hecho el trabajo que por miedo o benevolencia con el franquismo no quisieron o no supieron hacer los historiadores en su día. Ha pateado registros mercantiles y de la propiedad, se ha entrevistado con oscuros personajes que conocían los entresijos del Pardo y ha recuperado los amarillentos recortes de las sesenteras revistas del corazón, auténticas minas de oro periodísticas. “Los historiadores no tocaban el tema, había dos o tres denuncias periodísticas. Este país se merece que se haga justicia de la de verdad, no componendas. Ya basta de tonterías”.

Así es como Sánchez Soler ha logrado recomponer el intrincado puzle de ese otro franquismo que nadie nos había querido contar y que ahora resulta imprescindible para entender lo nos está ocurriendo a los españoles. “Yo lo que hice fue seguir el rastro del dinero, comprobar cómo los Franco organizaron todo un entramado de sociedades anónimas y propiedades inmobiliarias. La ingeniería financiera no la inventó Mario Conde; es un invento del franquismo de los años 50”, asegura el escritor y periodista.

La familia Franco SA no solo es una obra monumental que en Estados Unidos hubiese sido merecedora, sin duda, de un Premio Pulitzer, sino un regalo para la memoria histórica y para la frágil democracia española, siempre necesitada de recordar una y otra vez su pasado para no volver a repetirlo. En las páginas de su libro, Sánchez Soler no solo desenmascara las cloacas del franquismo y nos pone en perspectiva para entender buena parte de lo que ocurre hoy entre las cuatro paredes de Zarzuela, sino que recupera el denostado periodismo de investigación, el clásico de toda la vida, que sigue existiendo aunque no lo parezca, si nos atenemos al protector manto de silencio que los medios de comunicación españoles han extendido sobre la figura del rey emérito en los últimos años. “Tiré de guía telefónica, lo cual me abrió la puerta del piso de Hermanos Bécquer, propiedad de los Franco. Acudí al Registro de Propiedad Inmobiliaria, al Registro de Empresas, conseguí testimonios, todo con mucha paciencia. Los datos salen de los papeles, que es como se tienen que hacer las cosas. Así fue como llegué a publicar reportajes sobre el tema y de ahí salió el libro. Editorial Planeta no quería meterse con Franco, compraron mi obra para neutralizarla y le cambiaron el título. A nadie le interesaba tocar el asunto porque había un pacto en la Transición”.

El ensayo de Sánchez Soler deja constancia de que Franco gobernó como un rey absolutista, firmó sentencias de muerte, hizo lo que le vino en gana rodeado de asuntos sucios, de ministros-empresarios metidos en consejos de administración de grandes compañías y de los turbios negocios del Marqués de Villaverde (El Yernísimo). Han tenido que pasar varias generaciones para que empecemos a saber la auténtica verdad sobre Franco (de alguna forma también sobre su sucesor, heredero de su legado). Nuestros abuelos vivieron el drama de la posguerra, las mentiras, la represión; nuestros padres hicieron la vista gorda por puro pragmatismo; y ahora son los nietos los que exigen justicia, reparación y memoria histórica. “Las fosas comunes ya estaban en la Transición, solo que no era conveniente calentar el tema. Nos han estado machacando con la maravillosa Transición modélica cuando hubo 600 muertos y 2.200 heridos en 7 años de violencia política. Por eso está bien que despertemos a la realidad y que no nos tomen por idiotas”, concluye el escritor. Ahora, por fin, la verdad, está en las librerías para todo aquel que quiera conocerla.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO NO TENEMOS MÁS QUE EN EL PODER MANDATARIOS CORRUPTOS AL MÁS ALTO NIVEL Y MUCHOS QUE LES APOYAN PARA SACAR TAMBIEN TAJADA ,QUE DESGRACIA DE PAIS ,Y DICEN DEMOCRACIA PARA QUIEN PARA LOS QUE ROBAN A ESPUERTAS A COSTA DE LA GENTE TRABAJADORA ,Y MUEREN LOS LADRONES PERO SIEMPRE QUEDAN QUIEN LES SIGUEN LOS MISMOS PASOS EN SITIOS ESTRATEGICOS PARA SEGUIR ROBANDO DE EL SUDOR DEL PUEBLO ,

  2. Y al reino boubónico de España le definen democracia cuando hay familias que su conducta y hechos son impunes ante la ley. Una pregunta, no es significativo que los delitos financieros y económicos prescriban en 5 años, no significa esto de facto una exención de pena para las oligarquías financieras. Este hecho legislativo aprobado por el PP hace unos años, nos dice a quien sirve y de quien es este Partido, ¿será que el PSOE es lo mismo?, pues no modificó esta ley ni se le oye decir que la va modificar.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre