Javier Iglesias Peláez es el padre de Pablo Iglesias Turrión, una persona esta última a la que hay de destruir sea como sea (por cierto, qué claro tiene la derecha económica que cuando surge un líder en la izquierda es cuando el pueblo suele avanzar más deprisa en la lucha por sus derechos).

Entonces, en  ese plan de ser un judas y venderse por un plato de lentejas (aunque estos se venden por cualquier cosa, que eso es la cobardía aderezada con mezquindad), dijeron que el padre de Pablo, durante la dictadura del General Franco, había militado en un presunto grupo terrorista, el FRAP.

Ante ese hallazgo, desde la más deleznable abyección, un opinador, de esos que dicen lo que le agrada al Poder  oír para que le sigan llamando los medios de éste y vivir del cuento (que cuentan) le acusa a Javier de haber asesinado en persona a un policía.

Con tal mala suerte para el denunciante canalla que la coartada a favor de Javier Iglesias la tenía la propia policía, pues en la fecha de ese suceso, Javier estaba justo en una celda de las muchas que tiene toda dictadura (quédense con el dato).

El opinador mentiroso perdió el juicio por denuncia falsa. En consecuencia asunto cerrado hasta que cicatrizara la herida de la calumnia.

Pero hete aquí, que consagrado el Imperio de los Bulos en España para tratar de derribar el gobierno de coalición PSOE + Unidas Podemos, una madre de la patria de mucho ringo rango y abolengo, decide defender lo suyo, o sea su patrimonio, y con    gran nobleza…..

Por cierto y hablando de bulos, no es malo reparar en que siempre han existido, para poder así con esas mentiras deliberadas y conscientes tener la minoría ricachona amedrentada y acobardada a la mayoría bonachona.

Siendo los bulos más célebres  y celebrados de la Historia de la Humanidad, que hay Dios, que los Reyes e incluso Franco, lo eran por la gracia de Dios, y que, atención he aquí otro bulo de postín.

Que para definir a una persona que actúa bien, digamos que se comportó con gran nobleza.

Cuando la Nobleza, la Aristocracia, las Monarquías, en cuanto conjunto de poderosos de cada época y cada país, han sido causa de derramamientos de sangre sin fin, de expolios, guerras y miserias injustificables, sufridas todo ello por los diversos pueblos del mundo, como muy bien resumen estos señores feudales en sus escudos de armas por un lado y en lo muertos de miedo y aterrorizados, que quedan sus súbditos. Domesticados históricamente por los bulos y el látigo, cuando no la horca.

Es el miedo lo que mantiene atados a los pueblos, y los Poderosos de cada lugar saben cómo inocularlo

Pues bien, decíamos que una madre de la patria, diputada del pueblo, desde la tribuna del congreso, en vez de contarnos qué migajas ofrece su partido a dicho pueblo para que vaya tirando, lo que escupió por la boca fue sacar a colación de nuevo el bulo, ya juzgado y anulado por sentencia, sobre el padre de Pablo Iglesias.

Lo ha hecho,  eso sí, con gran nobleza, defendiendo lo que siempre defendido la nobleza, lo suyo. Nada de repartir la riqueza, ni siquiera con los españoles. ¿Acaso no les debemos todo a los Grandes de España?.

Pues bien, ante esta acusación falsa en sí misma, porque como dijimos Javier no realizó ninguna acción criminal, conviene dejar claras algunas cuestiones.

Contra una dictadura todo está permitido, y por lo tanto en términos éticos, no existe el terrorismo, según dicen las doctrinas dominantes hasta en EEUU (paraíso terrenal de nuestra Nobleza por herencia y de nuestra Nobleza por fortuna).

Es más las administraciones estadounidenses, una vez que definen  a un país como dictadura, no solo no dudan en cometer, instigar, financiar, asesinatos de policías, de funcionarios e incluso de civiles, para sembrar el pánico.

Es tal el derecho a la violencia que defiende el profeta de nuestras élites, el capitalismo USA, contra las dictaduras, que no ha dudado históricamente en invadir países por serlo (es más en algunos casos incluso se nos han invitado  a participar en guerras de ocupación, ejerciendo la máxima violencia contra pueblos desconocidos y lo hemos hecho con inmejorable entusiasmo por parte de los españoles más Nobles y más Ricos. Eso sí, ellos desde casa, como siempre).

Javier Iglesias Peláez llegó a Zamora como inspector de trabajo en 1988 o así, y un tiempo después se incorpora como miembro del Partido Comunista de España (PCE) que era a nuestra actividad política y a la de IU.

Pero una vez más, y aunque estoy deseando hablar de él, como un bulo es una bola de pus que trata de infectar todo lo que pille, vamos aclarar algo sobre siglas pues es ahí donde se está repartiendo también vitriolo a conciencia.

En plena dictadura el PCE declara que apuesta por una política de reconciliación nacional (ya que es imposible que todos pensemos igual hagamos posible la convivencia en sociedad de unos con otros  respetando los normas de una democracia).

Ante esto, y el giro hacia lo que se llamó el eurocomunismo (comunismo de rostro humano, según la prensa, defendido por los partidos de Italia, Francia y España) la URSS decide debilitar al PCE y genera una división fomentando un partido prosoviético (el Partido Comunista de los Pueblos de España, el PCPE, aún existente, no sabe para qué).

Al tiempo en el escenario internacional se produce una ruptura de conceptos geopolíticos, cuyo origen está en la muerte de Stalín. Muerte que da paso a que el  controvertido líder soviético acabe siendo cuestionado por sus propios correligionarios rusos que  acabarán repudiando su figura, idea que no comparte el líder chino Mao.

En consecuencia, el movimiento comunista mundial se desgaja en dos. Por un lado China y Albania, y por otro el resto. Pero claro, la fractura ideológica por naciones se traslada al interior de estas, y en España aparece el PCE (m-l), cuya lectura es Partido Comunista de España Marxista Leninista (los compas maoístas).  Nada que ver con el partido carrillista (Don Santiago).

Pues bien, es a este último sector, el maoísta, al que Javier Iglesias se acerca a sus veinte años según alguna entrevista.

Nada más lógico porque si se contemplan películas de los recién legalizados desfiles del 1º de Mayo en el Madrid ya democrático se ve que el sequito de los prochinos era el más llamativo con diferencia, siendo los otros dos también espectaculares.

Como se luchaba contra una dictadura cada uno de los que daban un paso al frente tenían derecho a utilizar trinchera y métodos. Eran almas bellas y  sobre todo valientes. Que el monstruo era un asesino sediento de sangre y contra eso se rebelaban.

Cuando ya en Zamora y como miembro del PCE, Javier va a las reuniones solía ir acompañado por Lola (otra Inspectora de Trabajo que apareció a la vez que él, aunque su pareja era Inma, también inspectora como él pero destinada en otra provincia).

No van a todas, pero si a las importantes. Verlos llegar a ellas suponía una alegría interior. Porque  éramos  muy pocos, porque en Zamora solo crecíamos en IU en el sector de personas independientes, y ellos habían llegado siendo del PCE, y porque pertenecían al mundo intelectual.

Cuestiones todas ellas que le daban prestigio social a la organización. De hecho en el mundo laboral eran considerados y queridos por trabajadores y sindicatos. Un chollo tener compas con esas virtudes secundarias (las primarias, las esenciales, las tenían y las tenemos todas y todos, las de propina, pues esas ya se tienen o no, según las circunstancias de cada cual).

Por esa razón, en cada convocatoria electoral municipal luchábamos por poner a Javier en puestos de salida y que así tirara su prestigio de la lista, negándose él siempre a salir elegido ni de simple concejal. Es más, uno de los quebraderos de cabeza habituales era buscar el punto de corte. Si pensábamos que sacábamos 3 pues iba de 4, si 4 pues de 5.

Teniendo que extenderme aquí recalcando su carácter desprendido ( Javier es una persona solidaria y desprendida) porque otro bulo, o falsedad contra él, fue la de decir que su hijo le buscaba un puesto de  concejal  a su padre al ir de nº 9 en las listas de Podemos al Ayuntamiento Zamora.

Cuando cualquiera de los que sabemos de listas aquí, podíamos apostar todos nuestros ahorros, sin miedo a perder, a que su grupo, aunque el tiempo fuera en contra de las agujas del reloj, no pasaba de 5 concejales en el 2019 (de hecho no sacó ni medio).

Javier Iglesias es un personaje polifacético con todas las facetas que lo componen de gran calidad.

Alguien que estuvo en su casa comentó que hasta el pasillo es una inmensa estantería o librería, repleta de volúmenes, literarios, de ensayo,  profesionales.

De memoria prodigiosa solía buscar el ejemplar que mejor viniera al caso para hacer una cita que permitiera exponer a la perfección la tesis que deseara defender. Y ello para regocijo de todos nosotros, sus compas.

Además sabia cantar, con una voz atractiva y profunda, así como tocar la guitarra con maestría; con lo cual, lo exprimíamos como parte lirico poética en los mítines.

En Zamora hemos hecho de todo, menos ser ortodoxos. Y él como uno más, y él como uno sin igual.

En mítines como se ha dicho, en jornadas presentado ponencias. En los 14 de abril dando conferencias abiertas al púbico sobre la República, en las vísperas del 1º de Mayo sobre el mundo laboral.

No hacía ascos a nada y disfrutaba de lo lindo en las Cenas de COZPROBUHO (la Cofradía Zamorana Progresista del Buen Humor ) que se celebraban cada Día de los Inocentes para elegir, votando todos los asistentes, al zamorano inocente del año y el Herodes correspondiente.

Otra de nuestras locuras era convocar maratones (hicimos 3 o 4 ), Estos actos consistían en celebrar encierros durante los cuales en la sede de IU siempre habría alguien y a determinadas horas charlas sobre el tema del momento o bromas sobre nosotros mismos si nos daban las 3, las 4 o las 5 de la mañana.

Siendo el más espectacular el maratón de 35 horas de reclusión a favor de la jornada de 35 horas por ley.

Una gran persona Javier

En el 2002 es retirado del puesto de jefe de inspectores porque el cargo era de confianza y él era de IU  (lo había puesto el PSOE 14 años antes y aunque no había ni una queja, lo retiró el PP).

Desde IU le hicimos una comida de desagravio abierta a quien quisiera venir; asistieron muchos compañeros y amigos suyos que en nada tenían que ver con nosotros.

Se nos caía la baba de ver cómo desde todos los puntos cardinales del espectro social se alababa su figura. Su gran valía, personal y profesional. Su gran capacidad, de trabajo y comprensión. Su gran compañerismo y mano tendida a la amistad.

Y téngase en cuenta que era una despida, es decir no era festejar una toma de posesión que puede provocar, aún sin querer, un cierto grado de pelotismo hacia quien va a ser el jefe.

Físicamente es un cruce de troski y de poeta italiano, a lo que une una perfecta simbiosis entre su elegancia y educación, atractivo éste que se multiplicaba por su glamour fumando en pipa, artefacto que encima hacia de botafumeiro continuo con el buen olor que desprende, de este apostol.

En el año 2013, COZPROBUHO nomina para el Premio Inocente Individual a Pablo Iglesias y Javier Iglesias, dándose los siguientes resultados según reza la gacetilla de la propia COFRADIA (la única en que todos los hermanos son primos y las hermanas tías carnales).

En segundo lugar quedó Pablo Iglesias-Fenómeno emergente porque gusta a mucha gente, verle en televisión defender al indigente y sacudirle al que está enfrente.

No pudo acudir porque tubo debate en LA SEXTA TV. Envió un video saludando a los COZPROBUHOS..

En tercer lugar quedó Javier Iglesias-Comentarista de la SER, que dice unas cosas que hay que “ver”.

Habían asistido 138 personas y cada una emitió 2 votos (para democracias las nuestras).

Pero el año que esperaba a la vuelta de la esquina de la alocada Nochevieja, va a ser un terremoto en las izquierdas del país. Una falta de cintura política en la dirección de IU y la no consulta a las bases, supone decir no a Pablo Iglesias para hacer una candidatura unitaria a las elecciones europeas.

Nace entonces Podemos. Javier lógicamente sigue a su hijo, pero aprovechando que en Podemos se está  sin estar,  mantiene el tipo todo lo que puede asistiendo a las reuniones de IU, pues no hay doble militancia.

Lo cual se cita para mencionar su última virtud. Es un tierno sentimental. Conservar cualquier amistad es bueno, conservar la de Javier es una exquisitez.

Todos los caminos, si son leales, conducen a la victoria. Y si hay unidad la aceleran.

Fueron tiempos estupendos como estupendo es él.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre