Una canción puede ser un juguete

una sonrisa, un perdón

un te quiero, una bomba

una declaración de amor.

Una canción puede ser un mensaje,

un sueño o simplemente una ilusión

Una canción puede ser un triunfo

o una perdición.

¿Alguien duda del valor de una canción?

¿Alguien se atreve a medir el valor de una canción?

Una canción puede ser un momento convertido en eterno,

una eternidad convertida en momento.

Una canción puede regalarte el universo.

Una canción puede desvanecerte en el viento.

¿Alguien duda del valor de una canción?

¿Alguien se atreve a medir el valor de una canción?

Yo no….

Diez discos dan para vivir muchas canciones son más de cien y 100 canciones son muchas sonrisas muchas lágrimas, amores, desamores, historias de fantasmas, cuentos increíbles , cosas que pasan, justicias e injusticias, bienvenidas y despedidas, son tantas emociones vividas y transmitidas que como cual mortal sentido la necesidad empezar de cero emocionalmente hablando para poder trasmitir más que algo nuevo algo puro.

Depurar tus emociones cuando tienes tanto acumulado no es fácil, quizás lo fácil sea seguir contaminado por la absurda y egoísta ley de la justificación humana.

Si quieres te lo cuento y si vienes te lo canto.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − uno =