Antes de que lean estas líneas les tengo que confesar que no soy su autor. Hace un par de meses lo recibí de un amigo de Madrid que, al enviármelo me dijo, mira lo que me ha llegado vía Facebook, estoy seguro de que te va a saborear. Lo único que he hecho ha sido repasarlo y publicarlo para darle la máxima difusión posible. No sé quién es el autor, pero, vaya desde aquí, mi felicitación por su punto de vista que comparto ampliamente en buena parte.

¿Y si el problema real no fuera Cataluña? ¿Y si el problema fuera Madrid? No Madrid como ciudad, ni como conjunto. Madrid como lugar donde una pequeña élite improductiva siente peligrar sus privilegios. La casa real, el corpus político, la ingente cantidad de funcionarios de alto rango, la cúpula militar, los miembros de los consejos de administración y asesores de las grandes compañías del país, la plana mayor de la judicatura superior, conferencias episcopales, cortesanos mediadores e intermediarios con el poder, etc., etc.

Es una masa poblacional que no produce absolutamente nada, pero en cambio precisa de unos recursos enormes. Ese grupo, que es reducido comparativamente, acumula una gran cantidad de poder y de capital. Antaño, para sufragar los gastos de esa aristocracia existían los diezmos, hoy los impuestos. Porque la primera necesidad de ese grupo es su propia subsistencia. Esa élite es la que ha vivido y vive en una realidad paralela, donde las crisis son poco menos que fenómenos meteorológicos y donde Madrid es principio y fin de lo que ellos entienden como España. Infraestructuras radiales, sobre estructuras alrededor de la capital que deben ser rescatadas.

El único objetivo común que han sido capaces de enhebrar es el odio a lo que ellos llaman los nacionalismos periféricos. Eso sí que lo han ejercido con maestría. La excusa ha sido que quieren romper España pero en realidad es el miedo a su propia subsistencia. Para un habitante de buena parte del país es más dañino el mantenimiento de esas estructuras improductivas que la posibilidad de que el estado se fragmente. Pero eso se ha ocultado de forma brillante.

Los ejes del Atlántico o del Mediterráneo que deben pasar por Atocha, son muestras de lo que digo. No se concibe un modelo territorial que no rodee la Puerta del Sol, pero además han sido incapaces de generar un proyecto de Estado que aglutine a lo que ellos llaman la periferia que, cada vez más, es aquello más allá de la denominada M-30.

En realidad hay capas sociales de esa periferia que han colaborado con esa élite, para conseguir su parte del pastel. Buena parte de la actual parálisis del procés se debe a que está en manos de esas élites locales colaboracionistas con el núcleo improductivo de la aristocracia (por llamarla de alguna forma).

Llevo tiempo pensando que si conseguimos desarticular ese palco del Bernabéu, con sus sucedáneos locales, seremos capaces de articular un espacio habitable. Si no es así, la única opción es huir. Cuando se habla de federalismo, que ha sido mi opción durante años, se ignora esa realidad. Sin el desmantelamiento de la élite improductiva alrededor de la villa y corte, no es posible un cambio de modelo territorial.

Incluso para los independentistas debería ser una lucha prioritaria. La izquierda estatal debería darse cuenta que con la lacra de todos esos vividores, es IMPOSIBLE, cualquier avance. Hoy por hoy, me parece que una buena herramienta de producir ese cambio y de expulsar a esa élite extractiva que vive del resto, es el proceso de independencia, no por una cuestión identitaria simplemente porque España, con su actual modelo de epicentro único, no sobrevive sin Catalunya, de ahí su resistencia. Si el 20% del PIB estatal desaparece España tendría que cambiar de modelo de gestión, sí o sí.

Eso sin olvidar que no podemos dejar el proceso en manos de los colaboracionistas que siempre han sido lacayos advenedizos de ese núcleo. Creo que España estará más cerca del federalismo con un cisma independentista que sin él. Pero si alguien me convence de que hay un proyecto para acabar con esa élite extractiva, improductiva e hipercentralista, me alisto ya mismo.

Apúntate a nuestra newsletter

9 Comentarios

  1. Y si el problema fuera el modelo territorial que ha propiciado un desorbitado aumento de las clases parasitarias en los 17 reinos de taifa en que se ha convertido las autonomías, donde cada presidente y expresidente cobrán y se jubilan cobrando mucho más que el presidente del gobierno central. Donde los virreyes de las taifas como Pujol, y su partidos cobran el 3% de mordida en cada obra pública.

    Y si el problema fuera los reinos de taifa con decenas embajadas por el mundo y funcionario «trabajando» contra el estado del que cobran. Con decenas de televisiones públicas como TV3 gastando centenares de millones. Con cientos de asociaciones y diarios subvencionados o (sobornados) que en lugar de trabajar por la estabilidad de la nación y el bien común de los ciudadanos se ocupan en crear problemas donde no los hay para así seguir cobrando y justificando sus sueldos.

    Y si el problema fuera la proliferación de fanáticos etnicistas y supremacistas quienes creen que los españoles comen gracias a ellos. Que el mundo vive pendiente de los ¿problemas? de una casta con segunda residencia y yate, que tiene la desvergüenza de presentarse ante el mundo como si fueran los palestinos de Gaza o los saharauis de Tinduf. Y si la solución a todos esos desvaríos fuera la opuesta a la que proponen esos fanáticos.

    Yugoslavia fue un fracaso, Francia por contra es una nación incuestionada y con horizonte. Los reinos de taifa son los causantes de los problemas, la Nación francesa el modelo a seguir.

    • Ortiz: Yugoslavia no fue un fracaso, por eso la hicieron desaparecer USA, OTAN, Vaticano. Fue necesario llevarle una guerra desde el exterior, agudizando las contradicciones internas que poseía como cualquier Estado europeo. Imagina que la OTAN, el Vaticano, USA, financiaran a la banda terrorista ETA, te aseguro que Euzkadi sería independiente, a la vez que Catalunya. Además, querido, confundes el Estado-nación con Nación, son cosas diferentes. La nación viene dada por la antropología, cultura, historia, etc… El Estado, todos, es una construcción desde la fuerza, desde la guerra.

      • Ni confundo nada, ni comulgo con ruedas de molino nacionalistas.

        Real Academia. Definición de «Nación»; «Conjunto de los habitantes de un país regido por el mismo Gobierno». España es una nación.

        ONU «Organización de Naciones Unidas. «naciones»

        Articulo 1 de la Constitución Argentina. «La nación Argentina …..» No dice el estado-nación.

        Preámbulo de la Constitución de Colombia «la Asamblea Nacional Constituyente, invocando la protección de Dios, y con el fin de fortalecer la unidad de la Nación» Tampoco dice la unidad del estado-nación.

        «Nación» es el término común más usado en lengua española para referirse a una nación.

        Ahora miremos el significado de «étnia» RAE; Etnia; «Comunidad humana definida por afinidades raciales, lingüísticas, culturales, etc.» vascos, serbios, hutus, catalanes, castellanos son grupos étnicos.

        Como reivindicar una nación para cada etnia (de eso va el nacionalismo) resulta muy «racista» los nacionalistas llevan años llamando «nación» a la etnia, para despistar el personal.

        Pero no hay que caer en la trampa. España es una «nación» como casi todas multiétnica y los «catalanes» en su sentido étno-cultural el conjunto de ciudadanos de lengua catalana que viven el la nación española, la nación francesa y la nación andorrana.

        Mas de 10,000 etnias (no naciones) viven en las aproximadamente 200 naciones del mundo, presentes y reconocidas por la ONU, Organización de la «Naciones» Unidas.

  2. La mayor aberracxión que leido en mocho tiempo. O sea, que los jaleos de la Kale Borroca catalana, los organiza Madrid, y el ME ROBAN, lo dice tambien Madrid. Ese paisano tiene problemas con sus neuronas, sin profundizar mas.

  3. El Madrid actual es la creación de dos tiranos: Primo de Rivera y del sanguinario Franco. Madrid significa la desertización industrial, científica de: las 2 Castillas, de Extremadura, de Galicia, de León, de Andalucía, Murcia, etc… La única posibilidad de que España pueda seguir existiendo como Estado en un futuro, pasa por trasladar la capital del Estado de Madrid; sino más pronto que tarde, la actual España desaparecerá. Nada es eterno. Recomiendo leer: «Madrid es una isla»

  4. El problema es que España, como estado, no existe. Es la antigua Corona de Castilla. Es el premio de los vencedores

  5. Si el problema de España es Madrid,hay una forma de combatirlo y es movilizando a las izquierdas para que voten,las derechas ya lo hacen porque saben que en el voto está el mantenimientos de sus privilegios.Pero las izquierdas,que son más en número, aún no se han concienciado de que,hoy por hoy, la única manera democrática de quitar el poder a las derechas es yendo a votar. Muchos creen que no votando es la forma de protesta contra el Sistema,cuando en realidad consiguen justamente lo contrario,porque como he dicho antes las derechas siempre cumplen con su «obligación» de votar para mantener sus estatus y privilegios que rara vez no consiguen.A las pruebas me remito.

  6. – Madrid fue un pueblo.
    – Se convirtió en Capital.
    – Después ha sido y es actualmente una Autonomía.
    – Según la Sra. Isabel Ayuso dijo: Madrid es una España dentro de España.
    – Mi pregunta es, ¿llegará Madrid a cambiar el nombre del continente de Europa? y ¿los europeos comulguen con ruedas de molino como hacen los españoles por engrandecer Madrid?

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre