La mañana fue tal como se preveía. Una sucesión de viejos reproches, atribuciones de culpas y coartadas entre Sánchez, Rivera, Casado e Iglesias, los cuatro líderes políticos que pasarán a la historia por su incapacidad para llegar a acuerdos por el bien del país. Albert Rivera le ha dicho al presidente del Gobierno en funciones que la respuesta a su ofrecimiento de pacto es “una colección de mentiras” y que Ciudadanos no se abstendrá en su investidura si no rectifica.

A su vez, Pablo Iglesias alega que Sánchez debe decidir “entre la opción de derechas y la de izquierdas” para ser investido presidente. En rueda de prensa en el Congreso tras reunirse con el rey Felipe VI, el líder de Podemos ha informado de que en caso de que finalmente se diera un acuerdo PSOE-Ciudadanos, el sentido del voto de su grupo en la eventual investidura de Sánchez dependería de cómo se materialice ese pacto. “Tendríamos que examinarlo”, ha apuntado. En ese sentido, y llegado el caso de un acuerdo entre socialistas y naranjas, Iglesias no descarta que la formación morada pueda cambiar el sentido de su voto y pulsar el botón de “no a Sánchez” durante la investidura del candidato socialista.

Mientras tanto, todo apunta a que Pablo Casado “rechaza apoyar un Gobierno estable” del PSOE y “evitar con ello una repetición electoral”, según fuentes de Génova 13. El voto de los populares también será “no” casi con total seguridad. La dirección nacional del PP ha informado de que acababa de finalizar la conversación telefónica entre Sánchez y Casado, una interlocución que ha transcurrido en un clima calificado de “cordial”. Una mera formalidad, ya que entre PSOE y PP no hay ninguna posibilidad de acuerdo. Además, las citadas fuentes populares han precisado que informarán del contenido del contacto tras la audiencia que Casado mantendrá con el rey a las 17.15 horas.

La mañana ha sido frenética. El presidente del Gobierno en funciones ha llamado a los tres líderes políticos para conocer su decisión final sobre la investidura. Ninguno está por la labor de permitir un Gobierno socialista. Iglesias ya ha pasado por vicaría, es decir, por Zarzuela. Esta tarde lo harán el resto de los líderes. A la propuesta de Rivera, que sigue poniendo tres exigencias para abstenerse en la votación y permitir que Sánchez sea investido (Navarra, Cataluña y la bajada de impuestos), el PSOE ha respondido a Ciudadanos que “desbloquee la situación, cumpla la voluntad de los españoles y evite una repetición electoral del todo innecesaria”.

Esta respuesta ha sido calificada por el presidente de la formación naranja como una “tomadura de pelo”. Todo queda pendiente por tanto para la ronda de contactos que Felipe VI mantendrá esta tarde con los máximos responsables de PSOE, PP y Cs. Laura Borràs (JxCat) y Santiago Abascal (Vox) han confirmado al monarca que votarán en contra de Sánchez en una hipotética sesión de investidura, y Jaume Asens (En Comú Podem) ha advertido que su grupo se replanteará la abstención si Cs modifica su voto negativo a Sánchez, se abstiene y da luz verde a la formación del Ejecutivo socialista.

La incógnita sobre si habrá elecciones en noviembre se resolverá por tanto esta tarde en el Palacio de la Zarzuela. Todo apunta a que los cuatro partidos principales asumen ya que iremos a las urnas. Pero en esta película de suspense nadie ha dicho su última palabra. Las presiones en el seno de Ciudadanos son brutales, ya que no pocos cargos del partido exigen a Rivera que apueste por la “abstención patriótica”, lo que evitaría un descalabro electoral de la formación naranja. Las presiones también existen en el PP y Podemos, según ha podido saber Diario16, pero nadie quiere rectificar en su posición inicial. Así las cosas, Felipe VI podría agotar el plazo constitucional, alargándolo un par de días más, a la espera de que alguien pueda dar la sorpresa. Una sorpresa que a esta hora se antoja imposible. Las elecciones generales están cada vez más cerca.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. No tenemos gobierno por que Sánchez no aquerido los poderosos le dijeron con podemos NO y sanchez se aplegado a sus pies. Ningún sitio del mundo alla echo nadie VETAR al dirigente de un partido no acian más que poner pretextos a PODEMOS . Y ahora la campaña tendrá que hacer con RIVERA si por un gobierno de DERECHAS la izquierda lla. sabemos quién es PODEMOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − cuatro =