domingo, 26septiembre, 2021
17.2 C
Seville

Cristina García-Rosales: matando dragones

- Publicidad -

análisis

El PP pretende ahora representar los valores de la UME frente a Moncloa cuando definió al grupo militar creado por Zapatero como «capricho faraónico»

Donde dije digo digo diego. Así está el PP con el tema de la tragedia por la erupción del volcán en Las Palmas. Pone...

Puigdemont, no dejes que te detengan todavía, por favor

Permite, Carles, que te tutee y que esta vez hable de ti, pues hoy es viernes, 23 de septiembre de 2021 y me has...

CGPJ

Aunque haya quien quiera esperar otra cosa, nunca mejor dicho el término cosa, son las siglas del conocido como Contubernio General Para Joder. Cada apertura...

Europa y Alemania despiden como una heroína a la Angela Merkel que machacó a Grecia y España en la crisis del 2008

Decía Rubalcaba que este país entierra muy bien. El propio ex secretario general del PSOE fue un claro ejemplo de ello. Ahora, aunque sigue...
- Publicidad-

La abuela Lola decía que las mujeres no pueden ser amigas de los hombres y que siempre hay un componente de atracción en esas relaciones”. Así comienza uno de los cuentos, concretamente el número 10 titulado Ion, del nuevo libro de Cristina García-Rosales: YA NO HAY HOMBRES QUE MATEN DRAGONES. Considero significativa la frase en la literatura de Cristina García-Rosales, gran luchadora por los derechos de la mujer pero que jamás renuncia como escritora ni a la imaginación ni al romanticismo.

El mundo que siempre describe y reinventa García-Rosales siempre está abierto a la esperanza y al optimismo: es capaz de raspar una sonrisa a cualquier situación por muy dura que ésta sea. Y lo demuestra en el relato más difícil de los veintidós que conforman este libro: Puedo contarlo. En Puedo contarlo Cristina nos narra en primera persona su experiencia terrorífica con el Covid: estuvo veinte días en coma inducido, y muchas de las personas que la conocían la daban ya por perdida; pero venció su amor por la vida. Y ese amor por la vida se nota, y conmueve, en cómo cuenta lo sucedido, en cómo raspa sonrisas y luces para que no sea un cuento de terror, sino la crónica de un ser humano ante una situación extrema. Le recomiendo la lectura del relato a cualquiera. Es muy impresionante.

Los otros cuentos, escritos antes de que nos colonizase la pandemia, son piezas desbordantes de imaginación y ligereza. Ligereza. Ligereza buscada y muy difícil de conseguir. Cristina García-Rosales se mueve de puntillas y se pone a bailar sobre las líneas que va escribiendo, divertida y pícara al mismo tiempo; también cuando las líneas están narrando situaciones difíciles o incluso tragedias.

En suma, un libro al que hay que dar la bienvenida, que confirma a la autora de LOS DÍAS QUE NOS INVENTAMOS, su obra más lograda e inolvidable hasta el momento.

Bienvenido sea YA NO HAY HOMBRES QUE MATEN DRAGONES, y bienvenida sea Cristina, que es capaz de matar –dragones o lo que haga falta- sin por ello renunciar a vestir con elegancia o pasar primero por su peluquería.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Un trocito de mi alma

Te odio, te odio por hacerme esclava de tus letras, te odio por atarme a tus versos, por dejarme soñar, por hacerme fuerte y...

Puigdemont: cuatro años jugando al gato y al ratón con el CNI

La detención de Carles Puigdemont en Cerdeña ha vuelto a desatar los rumores sobre el estrecho seguimiento que se le está haciendo al ex...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Un trocito de mi alma

Te odio, te odio por hacerme esclava de tus letras, te odio por atarme a tus versos, por dejarme soñar, por hacerme fuerte y...

Puigdemont: cuatro años jugando al gato y al ratón con el CNI

La detención de Carles Puigdemont en Cerdeña ha vuelto a desatar los rumores sobre el estrecho seguimiento que se le está haciendo al ex...