Tras la II Guerra Mundial se creó un escenario geopolítico en el que las alianzas quedaron selladas, sobre todo durante y después de la Guerra Fría. España e Italia han sido tradicionalmente aliados de Estados Unidos y son dos de los miembros más influyentes de la Unión Europea.

Sin embargo, la crisis del coronavirus ha roto esos equilibrios y ha dado un papel primordial a un actor que nadie esperaba: China. Italia y España se han visto desbordadas por la pandemia y se encontraron con escasez de recursos sanitarios para poder hacer frente a esta crisis y evitar muertes.

Los dos países que, a día de hoy, son los más afectados de Europa se han hallado con la incompetencia de la UE para resolver problemas globales, con la lentitud en la toma de decisiones de un organismo que no tiene una unidad de acción política, sino que todas las decisiones se han de adoptar por consenso de los países y, evidentemente, esto lo ralentiza todo.

Esto se demuestra en el hecho de que China ofreció su ayuda y ambos países respondieron que iban a hacerlo a través de los canales de la UE. Así lo explicó la Embajada del país asiático. Sin embargo, al comprobar la magnitud de la pandemia, tanto Italia como España han aceptado la ayuda china que, en primer lugar, llegó al país transalpino y ya el pasado martes llegó al aeropuerto de Zaragoza un cargamento de medio millón de mascarillas donadas por el país asiático, tal y como confirmó el Ministerio de Sanidad.

Por su parte, la Embajada China en España señaló en un comunicado que habían decidido «proporcionar urgentemente un lote de asistencia de material médico de acuerdo con las necesidades de España y abrir canales comerciales para que España importe equipos de protección personal y equipos médicos muy necesarios».

China se ha comprometido con España a abrir corredores para la importación de equipos de protección (EPI) y equipos médicos, tanto para hospitales y centros sanitarios como para que no se colapsen los servicios sociales. China, además, se ha comprometido al intercambio de información a nivel gubernamental para compartir las experiencias adoptadas y que, según las últimas cifras de contagio en las ciudades chinas, está dando resultados.

Los profesionales sanitarios, los héroes que lo están dando todo para intentar salvar a todos los que se contagian del coronavirus, llevan días denunciando la falta de los equipos de protección. La solidaridad y la iniciativa de China parece que van a lograr paliar estas carencias de materiales que son fundamentales para la lucha contra el COVID-19.

Otro polo geopolítico que se ha visto trastocado por la pandemia son las relaciones de España e Italia con Estados Unidos. Desde que Donald Trump es presidente, el país que cuando ha habido una crisis en Europa no ha dudado jamás en ofrecer su ayuda se ha vuelto insolidario, hecho que está siendo aprovechado por China para reafirmar sus alianzas con los países de la UE.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Aaaah incompetencia de eu…… no de esta panda de subnormales y palurdose politicos que tenemos…..lamentable….

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre