Consuelo Trujillo © Jorge Fuembuena.

Consuelo Trujillo (La Línea de la Concepción) es actriz, directora de teatro y maestra de actores.

Desde el inicio de su carrera profesional ha alternado su trabajo en el teatro (Medea, Bodas de sangre), con la televisión (El accidente, B&B) y el cine (Verónica, La novia). Además, ha ejercido una actividad muy intensa de creación y producción de proyectos teatrales en los que también ha participado como actriz o directora.

Para profundizar en este punto en 2009 creó, junto a su pareja, la actriz Susi Sánchez, Criatura del Arte, un laboratorio de creación escénica donde investiga sobre el lenguaje artístico y donde también dirige una escuela de entrenamiento actoral. De este proyecto surgieron las obras de teatro Cuando deje de llover y Criatura, por las cuales Consuelo fue reconocida con sendos premios de la Unión de Actores en 2014 y 2016.

Feminista convencida y defensora infatigable de los derechos del colectivo LGTB+, Consuelo defiende que solo a través de la unión de todos –hombres, mujeres, cis, trans, heterosexuales, personas LGB– el fin del patriarcado será posible.

«SOY FEMINISTA DESDE QUE ERA NIÑA»

 

Está en cartel ahora mismo la obra La geometría del trigo, de Alberto Conejero, en la que participas, ¿cómo llegó el proyecto a tus manos? ¿Qué fue lo que te atrajo del texto para decidir involucrarte en el proyecto?

Alberto me pasó la obra antes de que yo supiera que iba a hacer un personaje en ella. Me involucré en el proyecto porque quería trabajar con Alberto desde hacía tiempo. El amor de Alberto por la palabra me atrapa, y su emoción por el teatro es muy cercana a la mía. Sus textos me llegan siempre al alma y siento que puedo decirlos como si fueran míos. La Geometría habla de temas que nos tocan a todos… está el viaje del héroe en busca de su pasado, del relato de su vida, que quiere saber quién es. Todos los personajes son defectuosos, como lo somos todos, es un Chejov andaluz. Y todos hacen lo mejor, y se dan cuenta que no es suficiente. Mi personaje dice en un momento de la obra: «No podemos saberlo todo…» y esto está muy presente como también lo está el misterio, lo que solo se entiende tras la muerte. Está presente la enorme diversidad de nuestro país, también a nivel lingüístico, que pocas veces vemos en el escenario. Está muy presente nuestra identidad como pueblo desde el humor, la resignación, la intensidad, el sentido trágico de la vida.

«NO TUVE MÁS REMEDIO QUE ABRIR LA MENTE Y REBELARME ANTE LA MENTALIDAD QUE ME RODEABA»


En 2014 ganaste el Premio de la Unión de Actores a la mejor actriz de teatro con la obra Cuando deje de llover, en 2015 recibiste el Premio Ercilla a mejor intérprete de reparto por Medea, y en 2016 fuiste reconocida con un Premio de la Unión de Actores por Criatura, ¿qué opinas de los premios y la crítica? ¿Cómo llevas que otras personas valoren u opinen sobre tu trabajo?

Siempre digo que los premios para mí son recibir el cariño de la gente y el aprecio hacia mi trabajo. Y esto me hace bien: me dan fuerzas, me impulsan… pero lo importante es seguir abriendo el espacio para poder trabajar como a mí me gusta, con tiempos acordes al proceso creativo, y con textos y temáticas de las que me encienden y me inspiran.

También es importante saber que los premios a veces te tocan y otras no, y que hay trabajos que para mí han sido importantes en mi desarrollo como artista y no han sido tan reconocidos. Que se reconociera mi trabajo en Criatura, que era una pieza performática y en la que yo aposté personalmente por un proceso de años, supuso para mí una alegría inmensa.

Escena de «La geometría del trigo» © marcosGpunto


¿Cómo de importante es el feminismo en tu vida y en tu profesión?
¿Has sentido en algún momento que ser mujer te haya supuesto algún tipo de desventaja en tu carrera como actriz?

Yo soy feminista desde que era niña, porque no tuve más remedio que abrir la mente y rebelarme ante la mentalidad que me rodeaba, en los años ‘60 y ‘70 en un pueblo del sur. Yo quería cosas que sabía que eran buenas para mí, pero que no eran lo habitual en la mayoría de las niñas. Recuerdo una competición de natación en la playa en la que fui la única niña que participó, y en la que gané a los chicos. Aquello me dio fuerzas. Siempre supe que quería marcharme, viajar, estudiar… y luego tomar el camino de la interpretación que tampoco fue fácil. Y después enamorarme de quien me enamoraba sin condicionamientos de genero… No, no fue fácil, pero ha sido bello y me ha dado fuerza para afrontar retos y atreverme, y también más apertura de mente.

«SUFRÍ VIOLENCIA MACHISTA. FUE DURO Y DOLOROSO, PERO NO ME ARRENDÉ»

La desventaja siempre estuvo presente, sobre todo para estar en un lugar de más poder. Ya siendo delegada de curso en Bachillerato sufrí violencia machista, y fue duro y doloroso pero no me arrendé. Aunque sí me hizo consciente de mi fragilidad y de que las cosas me afectan y no puedo pasar por encima de ellas. Pero aquí estamos y es maravilloso lo que estamos consiguiendo las mujeres. Creo que es una lucha que no tiene género, es la lucha de todes para conseguir el fin del patriarcado, que es algo tan dañino para todes, sobre todo para las niñas y los niños, los que van a construir nuestro mundo.

 


En tus redes te muestras abiertamente como militante feminista y activista por los derechos LGTB+,
¿en qué medida crees que ambas causas están relacionadas como movimientos? ¿Crees que sería necesario estrechar lazos entre ambos?

Creo que algo he mencionado ya en la pregunta en la pregunta anterior. Creo que el mal del mundo es la mente patriarcal que nos rige hasta en los detalles más pequeños. Esta mente mata nuestra libertad de ser quienes somos, que es la experiencia más poderosa que puede tener un ser humano. Creo que los seres que son más conscientes de ello son las mujeres y los colectivos LGTB+, porque somos los que lo sufrimos de una forma más evidente, pero todos somos víctimas y por eso tenemos que estar unidos. También los hombres cis heterosexuales: todes , todes, todes…

«ES MARAVILLOSO LO QUE ESTAMOS CONSIGUIENDO LAS MUJERES»


¿Cuál crees que es el mayor enemigo de las mujeres en la actualidad? ¿Ante qué deberían hacer frente común sin dudar todos los movimientos feministas?

Nosotras mismas: dividirnos por ideologías políticas, razas, procedencias sociales, orientación sexual, profesiones, identidad… Yo creo que si estamos unidas, hermanadas, vamos a cambiar el mundo. Es una fuerza muy poderosa, porque detrás nuestra están todas las que han luchado y sufrido desde hace siglos y nos irradian su sabiduría y sus convicciones. Y es poderoso porque desde hace siglos la mujer ha sentido y se ha reprimido y esta represión ha hecho que la emoción sea más fuerte y las ideas, más rotundas. Por eso el estallido es tan genuino, tan fuerte, tan transformador.

¿Qué opinas de #MeToo y de todos los movimientos que han destapado la cara más oscura del mundo audiovisual y artístico?

Que ha sido y es necesario, porque siempre ha estado ahí. Es algo acorde a lo que está pasando con la escalada de los derechos de la mujer. Nuestro cuerpo es nuestra alma, nuestro cuerpo es nuestra libertad, y nuestro oficio y nuestra herramienta de trabajo. Está siendo un paso muy importante con el que todas tenemos que estar comprometidas. Y es bonito sentir que con ello estamos cuidando a nuestras niñas, las que están viniendo.

«SI ESTAMOS UNIDAS, HERMANADAS, VAMOS A CAMBIAR EL MUNDO»

También siento que se ha generado una mentalidad muy conservadora respecto a la expresión libre de la sexualidad y, sobre todo, me da miedo el control y las limitaciones de cara a los procesos artísticos. Por ejemplo, en una sala de ensayo pasan muchas cosas porque estamos hablando de arte, de procesos de creación, y nuestro cuerpo está ahí, es nuestra herramienta principal y tiene que estar libre, expuesto, asumiendo riesgos… Lo importante es que esto se haga desde la libertad, desde el respeto y que no haya abuso de poder, sino una búsqueda conjunta. Pero temo que la burocracia y el control acabe con la libertad y las relaciones especiales que se dan en los procesos de creación.


El año pasado participaste, junto a Ana Rossetti y Elizabeth Duval, en la dramaturgia de
Y el cuerpo se hace nombre, obra interdisciplinar de temática trans. Además, el Orgullo de Madrid del año pasado estuvo también dedicado a la visibilidad y defensa de los derechos de este colectivo, ¿qué medidas crees ineludibles para lograr la integración plena de las personas trans?

Si, este proyecto está siendo muy importante para mí y creo que para todos los que participamos en él. Un grupo muy diverso formado por personas en diferentes momentos del tránsito. Está siendo maravilloso aunarnos en la búsqueda y la experimentación de lenguajes artísticos que cuenten, precisamente, la maravillosa diversidad de la que está hecho el género humano.

«REIVINDICO LOS PERSONAJES POTENTES PARA MUJERES DE MÁS DE 50 AÑOS»

Fue emocionante trabajar con les chiques de la ONG Apoyo Positivo, chiques con historias dolorosas, socialmente muy crudas, historias de superación, de solidaridad, y cómo nos dieron lo mejor de elles mismes. Yo creo que lo más importante está en el cuidado de la infancia y la adolescencia, porque en la construcción de lo que vamos a ser está la semilla que germinará y hará posible un cambio de paradigma. También trabajamos con Imagina, ONG que trabaja, sobre todo, con mujeres trans que ejercen la prostitución. Esto fue también muy bello y muy doloroso: ellos hacen una labor de apoyo a estas mujeres más que necesaria, están salvando vidas.

 


¿Crees que recibimos una buena educación sobre diversidad sexual, identitaria y afectiva? ¿Qué mejorarías?

Ya te he hablado de ello. No la recibimos, y seguimos sin recibirla. Aquí está todo por hacer: se está despertando la conciencia en los padres, y en las educadoras y educadores, pero el camino es inmenso y el compromiso de las instituciones públicas, de las políticas y políticos, de los que gobiernan, es esencial. Educación, cultura, conocimiento, abrir la mente, cambiar el paradigma… Y además nos hará más felices.

 


Eres maestra de actores y directora de teatro, y como actriz has participado en series como El accidente o en películas como Verónica o La novia, ¿qué te gustaría hacer en el mundo de la interpretación que no hayas hecho ya?

El cine me gusta mucho. Tengo muchas ganas de ahondar en el lenguaje del audiovisual, y reivindico los personajes potentes para mujeres de más de 50 años, de carne y hueso, con sus vidas conflictuadas, con deseo, problemas de relación, conflictos existenciales, profesionales. Casi siempre, en el cine y en la TV, me llaman para ser madre, cuyo conflicto es su hija o su nieto… Es difícil encontrar personajes de una mujer con mi edad, con el conflicto centrado en su vida, en sus relaciones… y sin embargo es lo que yo estoy viviendo todos los días. Pero tengo mucha esperanza. Hace poco hice un trabajo con Paula Ortiz contando la historia de una mujer muy interesante. Todavía no puedo contar mucho, pero va a ser un proyecto muy feminista que va a aportar mucho a lo que estamos hablando.

«ES DIFÍCIL ENCONTRAR PERSONAJES DE UNA MUJER DE MI EDAD CON EL CONFLICTO CENTRADO EN SU VIDA»

 


CUESTIONARIO BREVE

 

Tu actriz preferida de todos los tiempos.

Meryl Streep siempre es un referente y una inspiración. Pero también me ha apasionado el cine y los personajes que ha hecho Gena Rowlands.

Una película dirigida por una mujer que siempre recomiendes.

Et maintenant on va où?, de Nadine Labaki. Es una peli muy inspiradora para mí, me encanta como el humor y la alegría de vivir propia de los pueblos mediterráneos está dentro de la tragedia. Y es una historia maravillosa sobre el poder benefactor de la mujer, de cómo las mujeres podemos impedir la guerra.

«La geometría del trigo», en cartel en el CDN hasta el 24 de febrero.

Una actriz contemporánea por la que sientas predilección

Ahora me gusta mucho lo que está haciendo Isabelle Huppert. Aquí en España tengo predilección por Susi Sánchez, siendo todo lo objetiva que puedo ser. Su trabajo en La enfermedad del domingo me parece arrasador, traspasa. De las nuevas generaciones me gustan mucho los últimos trabajos de Bárbara Lennie y Natalia de Molina. Y no quiero dejar de nombrar, porque se lo merecen, a las dos actrices que me acompañan en La geometría del trigo: Zaira Montes y Eva Rufo. Son muy buenas y comprometidas, las admiro.

Un referente de la cultura LGTB+.

Tengo que nombrar a mis chicas:

Elizabeth Duval: la conocí con 17 años (ahora tiene 18) y me ha aportado todo y más. La quiero y admiro muchísimo, encarna la esperanza del futuro.

Celeste González: ha tenido el coraje de empezar su tránsito con más de 45 años, y es una performancer, bailarina y actriz de un talento y una creatividad descomunales. Adoro su sentido de humor, diciendo cosas que nos llegan a los centros y nos desmontan.

Una directora de teatro imprescindible.

Creo que, en el siglo XX, Ariane Mnouchkine ha sido una maestra y una innovadora imprescindible, y lo sigue siendo. Su último trabajo en La Cartoucherie ha dado mucho que hablar, estoy deseando verlo.

En nuestro cine, quiero nombrar a Isabel Coixet, a la que admiro profundamente, y a Paula Ortiz, una joven directora que está aportando mucho con la experimentación del lenguaje cinematográfico y, sobre todo, va a venir pisando fuerte con nuevos proyectos artísticos muy personales y con fuertes contenidos.

Una dramaturga que te apasione.

Caryl Churchill siempre es un referente para mí.

Un personaje de ficción LGTB+.

Orlando, de Virginia Woolf.

Un referente feminista.

Virginia Woolf, Shinoda Bolen, Judith Butler, María Zambrano, Gloria Fuertes… Últimamente he leído En el principio era ella, de Luce Irigaray, un retorno al origen griego arcaico de nuestra cultura. Lo recomiendo mucho.

Una mujer que te haya marcado.

Susi Sánchez, en lo personal y en lo artístico. Me he hecho mujer a su lado. Y mi madre, Consuelo Urbano Gallo, una gran mujer que no ha sabido que lo era y ahora con 83 años sigue siendo una luchadora y me apoya incondicionalmente. En este momento de mi vida siento vivamente el legado de las mujeres que nos precedieron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + 6 =