Hasta el Tribunal Constitucional ve irregularidades en la forma en que el Gobierno de Rajoy decidió nombrar al presidente de RTVE. Y así lo reconoce sobre el decreto-ley de 2012, el controvertido instrumento contra el que se ha elaborado la nueva ley.

El Constitucional declara ilegal la reforma del PP para elegir al Presidente de RTVE. Una sentencia que llega tarde y que supone más una victoria oral que efectiva, según el PSOE.

El fallo no ve justificado que se redujera de un plumazo el número de consejeros de RTVE de 12 a 9 ni que los sindicatos dejaran de poder proponer nombramientos en el órgano de máxima responsabilidad de la radiotelevisión pública.

Sin embargo, el Tribunal acepta que ese decreto-ley deshiciera la necesidad de mayoría de dos tercios para elegir presidente y consejeros de RTVE y también considera constitucional que se validara la fórmula en segunda vuelta de mayoría absoluta, asequible para el PP en el Congreso de entonces.

El Gobierno justificó la necesidad de urgencia de su medida de abril de 2012 por un ahorro de costes en plena crisis y por su intención de poner fin a cierta parálisis en la corporación. El decreto-ley redujo el número de consejeros, modificó el régimen retributivo de estos y resolvió la vacante en la Presidencia de RTVE.

El TC no encuentra justificación económica alguna para utilizar un instrumento como el decreto-ley; sin embargo, sí acepta que existiera cierta urgencia en acabar con una «situación de bloqueo» que «puede ser razonablemente afrontada con un sistema de votación en segunda vuelta, a celebrar trascurridas 24 horas de la primera votación».

Alberto Oliart había dimitido en julio de 2011.El consejo había establecido una Presidencia interina rotatoria, pero sin facultades de dirección ejecutiva: no podía, por ejemplo, estrenar contenidos en sus cadenas o decidir puestos directivos. El PP buscaba presidente, pero sus propuestas no hallaban consenso, una mayoría reforzada de dos tercios establecida en la Ley de Zapatero de 2006. Así que el Gobierno de Rajoy reaccionó a golpe de decreto-ley: varió la normativa de la era Zapatero y abrió la puerta a que, a falta de los dos tercios requeridos en Congreso, bastara en segunda votación una mayoría absoluta. Como el PP en solitario la tenía, aupó a la Presidencia a Leopoldo González-Echenique, luego dimitido, y a José Antonio Sánchez , actualmente al frente de RTVE.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa globalización de la economía
Artículo siguienteERC presiona a Puigdemont para que regrese a España
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre