En los últimos días se están multiplicando los casos de afectados por el coronavirus y por ello es importante mantener la calma y restringir al máximo las salidas a la calle. Hay que tener en cuenta que el objetivo principal de este confinamiento es lograr frenar y controlar la transmisión de la infección, evitando así los contagios y controlando la expansión. En este momento es especialmente importante para poder garantizar la atención sanitaria necesaria y oportuna a todos los casos.

Asimismo, es clave seguir las recomendaciones de salud de todas las fuentes oficiales y por ejemplo extremar las medidas de higiene personal, en especial mediante el continuo lavado de manos, dado que estas son una fuente de contagio de diferentes microorganismos y, por supuesto, el coronavirus no iba a ser menos.

Sin embargo, en el caso de que en una de estas salidas esporádicas para hacer la compra o acudir al cajero automático, o antes de que se decretara el estado de alarma el 14 de marzo y, con ello, el aislamiento masivo, hemos entrado en contacto sin saberlo con algún afectado y ahora empezamos a sentir síntomas, debemos contactar con los servicios sanitarios de cada comunidad autónoma a través de los teléfonos de contacto que han habilitado para esta situación, donde evaluarán tus síntomas y establecerán las pautas que debes seguir.

En caso de requerir únicamente aislamiento en casa, el Ministerio de Sanidad aconseja establecer un lugar de confinamiento dentro de la casa, que bien puede ser el dormitorio en caso de convivir con más personas (evitar convivir con personas mayores, enfermos crónicos o embarazadas), manteniéndola ventilada y con la puerta cerrada. Asimismo, añade la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, es conveniente disponer de teléfono en la habitación, productos de higiene y un cubo de basura con tapa o bolsa de cierre hermético, si es posible, y utilizar un baño en exclusiva (si no hay más remedio que compartirlo, Sanidad aconseja desinfectarlo antes de que lo vayan a utilizar otros miembros de la familia).

Para prevenir los contagios con el resto de habitantes de la casa, el Ministerio aconseja separarse 2 metros de distancia, taparse al toser y estornudar con un pañuelo de papel, tirar el pañuelo en la papelera y lavarse las manos con agua y jabón. De igual forma, es necesario no compartir utensilios personales como toallas, vasos, platos, cubiertos y cepillo de dientes. Y al salir a zonas comunes de la casa, o si alguien entra en la habitación, mejor ponerse mascarilla y lavarse las manos antes de hacerlo.

Asimismo, si no estás infectado por el coronavirus pero tienes a cargo un paciente que ya presenta síntomas que, por suerte, son leves, el Ministerio de Sanidad insiste en la necesidad de usar guantes para cualquier contacto con secreciones, usar mascarilla cuando compartan espacio y lavarse las manos al entrar en contacto con la persona infectada, aunque hayan usado guantes. Además, la persona cuidadora no debe tener factores de riesgo de complicaciones y debe realizar autovigilancia de sus propios síntomas.

En cuanto a las medidas de limpieza en el domicilio, es aconsejable limpiar cada día las superficies que se utilizan más a menudo, baño e inodoro, con bayetas desechables y lejía (una cucharada sopera por litro agua), y lavarse las manos al concluir la tarea. También es deseable usar lavavajillas o fregar los utensilios de cocina con agua caliente, y no sacudir la ropa sucia y meterla en una bolsa hermética cerrada para su posterior lavado a máquina en agua caliente (a 60-90 grados) y con jabón o detergente de uso habitual, dejándola secar bien posteriormente.

Y, por supuesto, si notamos un recrudecimiento de los síntomas o en caso de duda, debemos llamar lo antes posible a los servicios sanitarios y seguir sus indicaciones. Solo siendo estricto con las recomendaciones de nuestras autoridades sanitarias lograremos entre todos superar esta crisis sanitaria tan excepcional.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre