Durante la democracia española hemos tenido 15 Mesas en el Congreso de los Diputados, contando con la recién constituída. A continuación, un recorrido desde la que estuvo al frente en la Legislatura Constituyente (de 1977 a 1979) hasta la número XIII que es la que se acaba de cerrar. 

Abordar la formación de la Mesa del Congreso es la primera batalla política que da comienzo a la legislatura. Es la primera toma de contacto después de la guerra durante la campaña electoral. Y no es baladí pues, la mayoría de las cuestiones que se llevarán a cabo en el Congreso dependen en gran medida de la configuración de la Mesa.

Hasta ahora la Mesa venía componiéndose mayoritariamente por diputados y diputadas de las formaciones principales: PSOE y PP. Concretamente el PSOE ha tenido 49 diputados en Mesa, y el PP 45. Ciu tuvo 10 diputados a lo largo de su historia. UCD tuvo 7. Unidas Podemos, en su corta historia, ya lleva 9.

CIU ha estado en 8 mesas, PNV en 3 y ERC en ninguna.

La tendencia que venía dándose entre el PP y el PSOE, apoyándose en formaciones nacionalistas dió un giro en la XI Legislatura con la irrupción de Podemos y Ciudadanos en el Congreso. Desde ese momento, se han reservado 3 plazas para el partido más votado y las seis restantes se han repartido de manera igualitaria entre las demás formaciones.

Ayer la izquierda obtuvo 6 de los 9 asientos. Los otros 3 quedaron en manos de la derecha.

Funciones de la Mesa y miembros

La Mesa del Congreso de los Diputados es el órgano de gobierno de la Cámara baja (la Cámara alta es el Senado). Representa de manera colegiada los actos en los que esté presente y se conforma por la presidencia, cuatro vicepresidencias y cuatro secretarías. Es la presidencia quien dirige y coordina la acción de la mesa. Sus funciones y estructura se recogen en el Reglamento del Congreso de los Diputados, en los artículos 30 a 35. 

Su principal labor es dirigir el día a día de la Cámara baja: organiza el trabajo parlamentario, fija las fechas de las sesiones en el calendario, administra el régimen interno del hemiciclo, elabora la propuesta del Presupuesto del Congreso y controla su ejecución (debiendo presentarlo ante la Cámara para su aprobación y al final de cada ejercicio ha de presentar un informe para que sea aprobado), admite a trámite los escritos de los diputados e interpreta las normas del Reglamento del Congreso y programa las líneas generales de actuación de la Cámara previa audiencia de la Junta de Portavoces.

La presidencia representa a la Cámara baja y ha de hacer cumplir el Reglamento del Congreso de los Diputados. Ha de asegurar la buena marcha de los trabajos, dirigir los debates, mantener el orden de los mismos y ordenar los pagos, sin perjuicio de las delegaciones que pueda conferir. Debe cumplir y hacer cumplir el Reglamento, interpretándolo en los casos de duda y supliéndolo en los casos en los que la norma omita referencias.

Las vicepresidencias, por su parte, sustituyen a la presidencia ejerciendo sus funciones en caso de vacante, ausencia o imposibilidad. Desempeñan además cualesquiera otras funciones que les encomiende la presidencia o la Mesa.

Las secretarías supervisan y autorizan, con el visto bueno de la presidencia, las Actas de las sesiones plenarias, de la Mesa y de la Junta de Portavoces, así como las certificaciones que hayan de expedirse. Ayudan a la presidencia en las sesiones para asegurar el orden en los debates y la corrección en las votaciones. Colaboran para que el desarrollo de las sesiones se produzca con normalidad y los trabajos parlamentarios se lleven a cabo según establezca la presidencia. Además, llevarán a cabo las tareas que les solicite la presidencia o la Mesa.

La Mesa dispone además de la asistencia y asesoramiento del Letrado Secretario General que será quien redacte el Acta de las sesiones y que cuidará, bajo la dirección de la presidencia, de la ejecución de los acuerdos abordados. El nombramiento del Letrado Secretario General se realiza por la Mesa del Congreso, a propuesta de la presidencia, y será elegido entre los Letrados de las Cortes que tengan más de cinco años de servicios efectivos.

 

Elección de los miembros de la Mesa del Congreso 

Los miembros de la Mesa se eligen en la sesión constitutiva de la Cámara baja. Concretamente, en este caso, fueron elegidos ayer, 3 de diciembre. La elección se hace por votación directa de todos los diputados y diputadas del hemiciclo.

La presidencia se elige por votación de mayoría absoluta. Si no la obtuviera en primera votación, habrá de realizarse una segunda vuelta eligiendo entre los que más votos hayan tenido.

En la sesión constitutiva de ayer fue elegida Presidenta de la Mesa Meritxell Batet (PSOE), que fue la presidenta de la Mesa en la legislatura pasada. Precisamente hubo que hacer una doble vuelta y Batet obtuvo así 166 votos, frente a los 140 que obtuvo Ana Pastor del PP (que también había sido Presidenta de la Mesa durante el gobierno de Mariano Rajoy).

Desde 1977 la Mesa ha tenido más presidentes que presidentas. Solamente tres mujeres (dos del PP y una del PSOE) han ocupado este cargo.

Los presidentes de la Mesa hasta ahora han sido:

  • Fernando Álvarez de Miranda, G.P. UCD 1977
  • Landelino Lavilla, GP Centrista. 1979-1982
  • Gregorio Peces Barba, GP Socialista. 1982-1986
  • Félix Pons. GP Socialista. 1986-1996
  • Federico Trillo-Figueroa. GP Popular. 1996-2000
  • Luisa Fernanda Rudí. GP Popular. 200-2004
  • Manuel Marín. GP Socialista. 2004-2008
  • José Bono. GP Socialista. 2008-2011
  • Jesús Posada. GP Socialista. 2011-2016
  • Patxi López. GP Socialista. 2016-2016
  • Ana María Pastor. GP Popular. 2016-2019
  • Meritxell Batet. GP Socialista. 2019-2019

Las vicepresidencias se votan todas juntas en una votación. Lo mismo ocurre con las secretarías, que también se votan en bloque. Las cuatro personas más votadas serán las que accedan a los cargos y asumirán los distintos lugares en base a los votos obtenidos.

Vicepresidente primero: Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. PSOE. También repite en la mesa del Congreso. Obtuvo 108 votos.

Vicepresidenta segunda: Ana Pastor. PP. Fue Presidenta de Mesa durante el gobierno de Mariano Rajoy. Y en la sesión de ayer, perdió la votación contra Meritxell Batet. Obtuvo 101 votos.

Vicepresidenta tercera. Gloria Elizo. Unidas Podemos. Había sido vicepresidenta de la Mesa durante las dos últimas legislaturas. Obtuvo 77 votos.

Vicepresidente cuarto. Ignacio Gil Lázaro. Vox. Fue vicepresidente cuarto de la Mesa del Congreso entre 2004 y 2008 y entre 2008 y 2016 cuando era diputado del Partido Popular. Obtuvo 52 votos.

Secretario primero. Gerardo Pisarello. Unidas Podemos.

Secretaria segunda. Sofía Hernanz. Psoe.

Precisamente hubo que hacerse una segunda vuelta para determinar si Pisarello o Hernanz serían secretario primero y secretaria segunda. Porque en la primera votación los dos obtuvieron 67 votos. Por eso tuvieron que desempatar. Fue así como Gerardo obtuvo 91 votos y Sofía 87.

Secretario tercero. Javier Sánchez Serna. Unidas Podemos.

Secretario cuarto. Adolfo Suárez Illana. PP.

Los votos, simultáneos y secretos han reflejado que las izquierdas sí se apoyaron entre ellas, que Vox solamente recibió los votos de sus propios diputados y que a pesar de que el PP había intentado ayudar a Ciudadanos, éstos no tienen ya fuerza parlamentaria. Este apoyo del PP a Cs le costó un disgusto a Vox.

Votación para los cargos de la Mesa

El reglamento dice que la Mesa es un órgano colegiado. Pero no dice cómo ha de plantearse la representación de las fuerzas políticas en su organización.

Los partidos presentaron cuatro candidatos para las cuatro plazas en liza. En un principio, se planteaba la posibilidad de llevar a cabo un «cordón sanitario» contra Vox para evitar que ocupasen un lugar en la Mesa. Pero esto solamente habría podido funcionar si se hubieran puesto sobre la mesa cinco candidatos y el propuesto por Vox hubiera sido el menos votado. Sin embargo, al haber propuesto cuatro personas en total, todas iban a entrar, incluído el de Vox.

Según explica El País, «en el turno de votar a los cuatro secretarios se comprobó que Vox se quedaba fuera, pero también que las maquinarias de los partidos habían afinado al máximo a la hora de prestar apoyos. Por parte de la mayoría progresista de la Cámara se presentaron tres aspirantes y otros tres por la oposición conservadora. Los candidatos de Vox, José María Figaredo (52 votos), y de Cs, José María Espejo (43), no superaron el corte de 58 votos para salir elegidos. Este fue el número que recabó el diputado del PP, Adolfo Suárez Illana, que sí será el secretario cuarto. Podemos logró un tercer miembro en la Mesa con el secretario tercero, Javier Sánchez Serna, que llegó hasta 60 votos, más que los 35 suyos. ERC avisó antes de la sesión de que sus 13 parlamentarios votarían a los propuestos por Podemos para que prosperase el cordón sanitario a Vox. Y así sucedió.»

Durante la pasada legislatura tanto PSOE como Unidas POdemos hicieron uso de su mayoría en la Mesa y buscaron aislar al partido de la extrema derecha que contaba ya con 24 diputados. En la pasada legislatura Vox no entró en los órganos de gobierno en la Cámara.

En esta ocasión, como en la anterior, el Partido Popular se ha negado a poner en marcha un «cordón sanitario» contra la extrema derecha.

Históricamente ya ha sucedido que la tercera fuerza más votada se quedase sin lugar en la Mesa del Congreso. Fue en la V legislatura, cuando IU tenía 18 diputados y quedó fuera. En ese momento gobernaba Felipe González y en la mesa entraron CIU, que tenía 17 diputados y PNV que tenía 5.

Durante la segunda legislatura de Zapatero, la coalición de IU-ICV fue también la tercera fuerza nacional en votos (casi un millón), pero esto se reflejó en 2 diputados. No entraron tampoco en la Mesa del Congreso.

En la sesión de ayer, a última hora, y tras fracasar su estrategia para convencer a Vox de que ayudase a CS, el Partido Popular hizo una propuesta al PSOE para dejar fuera a Vox.

Según cuenta El País, «Los de Pablo Casado propusieron a los socialistas que presentasen un segundo candidato a las vicepresidencias, además del de Unidas Podemos. La idea del PP era que todos los votos de la izquierda se concentrasen en esos aspirantes, que de ese modo superarían en número de apoyos a Vox y dejarían fuera al partido ultra. Los populares se quedarían así con tres componentes en la Mesa, aunque estaban dispuestos a ceder uno a Ciudadanos.» El PSOE no la aceptó porque implicaba que los socialistas cedieran al PP la vicepresidencia primera.

Los socialistas replicaron la propuesta ofreciendo tres cargos para el PP y uno para Cs. Pero finalmente no prosperó. Eso sí, Vox esperaba el apoyo de los populares para obtener esa secretaría y el enfado fue sonado al no recibir el auxilio del PP. «Si el PP en lugar de apoyar a CS, que era un voto inútil porque ino iba a salir, hubiera apoyado a Vox con 18 votos, habría una secretaría del PP y otra de Vox. Como ha decidido no apoyarnos, hay tres secretarías de la izquierda. el PP es absolutamente responsable de una situación muy irresponsable», han señalado desde la formación verde en un comunicado.

También intentó el PP pactar con Ciudadanos: la idea era dividirse con Vox los cuatro miembros inicialmente previstos. Y como no se pusieron de acuerdo, el PP acabó votando a sus propios candidatos, y Vox votó a los suyos. Ciudadanos, con 10 diputados se quedaba fuera. A pesar de que el PP les había cedido parte de sus votos para intentar tener algún secretario en la Mesa, pero fueron insuficientes. El PP intentó convencer a Vox para que ayudasen a que CS obtuviera un lugar, pero los verdes se negaron.

El PSOE cedió parte de sus votos a Podemos para que su candidata, Gloria Elizo sumara los necesarios para llegar a la vicepresidencia segunda.

Así las cosas, la guerra está servida. El PSOE acusa al PP de haber permitido que Vox obtuviera un puesto al no haber querido organizar los votos para que no pudieran entrar. Pero el PP insistió en que no quería bloquear a Vox, porque lo considera «un partido constitucionalista».

Arrimadas terminó enfadada con el PSOE y con VOX: en sus redes sociales denunció que «el PSOE ha preferido que esté Vox en la Mesa del Congreso a CS; y Vox ha preferido que esté Podemos a CS. Esa es la realidad. El resultado: en vez de José María Espejo, que luchó desde la Mesa del Parlament contra el golpe de Estado, estará Pisarello, la mano derecha de Colau».

 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre