No cabe la menor duda que nuestro país vive uno de los peores momentos de su historia reciente y, probablemente de toda su historia. En estos momentos, los esfuerzos gubernamentales se centran en lidiar con la tremenda crisis sanitaria, a la vez que intentan que la actividad económica no se frene del todo.

Cuando escribimos estas líneas, no se sabe si se va a ejecutar un confinamiento total, a imagen y semejanza del realizado en un país tan cercano como Italia, en el que sí se ha optado por parar la actividad económica y ordenar el confinamiento total de la población.

Repercusiones del estado de alarma

El pasado 14 de marzo el Gobierno firmó el decreto de estado de alarma, por el cual se ordenaba el confinamiento de la población y ordenaba el cierre de la mayoría de negocios. Por ahora se mantiene cierta actividad económica, pero, como se ha dicho, es posible que se acabe determinando que sólo reste en activo los servicios y comercios básicos.

Esta situación ha provocado que numerosos negocios y empresas hayan tenido que echar el cierre a su actividad. El Banco de España no puede aún cuantificar el impacto económico por la ausencia de estadísticas que permitan cuantificar los efectos, porque todo va a depender de la duración de la crisis.

Desgraciadamente, el acrónimo ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) se ha convertido en una palabra demasiado extendida, porque se calcula que unos 500.000 puestos de trabajo se han visto afectados por este tipo de regulación temporal de empleo, aunque podrían ser muchos más. Aún no es posible hacer un cálculo certero de la cantidad de empresas que terminarán acogiéndose a estos ERTEs por coronavirus.

Desde Coronavirus ERTE | Are2 Abogados te ofrecen ayuda profesional si eres una persona a la que su empresa le ejecuta un ERTE o bien, asesoramiento a empresas para una correcta tramitación. Envía un email a info@coronaviruserte.es, o llama directamente al 639 188 063.

Las implicaciones que tiene un ERTE

Que una empresa ponga en marcha un ERTE significa que, durante el tiempo que se mantenga la situación extraordinaria derivada del Covid-19, el trabajador no tiene que ir a trabajar y el empresario no tiene que abonarle su salario. No implica un despido, puesto que no se extinga el contrato laboral, simplemente éste queda en suspenso.

Ante un ERTE, lo primero que debe saber el trabajador es que no todas las empresas pueden aplicar un ERTE por fuerza mayor derivada del coronavirus, sólo aquellas que puedan acreditar pérdidas de actividad como consecuencia de esta pandemia, incluida la declaración del estado de alarma, que impliquen suspensión o cancelación de actividades, cierre de locales, falta de suministros graves, o situaciones extraordinarias por contagio de la plantilla o aplicación de aislamiento preventivo.

Así, si por estas causas, la empresa despide al trabajador sin haber aplicado previamente un ERTE, el despido podría ser declarado improcedente o nulo. Los trabajadores tienen derecho a que los Servicios de Empleo Público se hagan cargo del pago a los trabajadores durante estar circunstancias, ahorrando el coste a las empresas. Un ERTE es una figura regulada que requiere de unos plazos mínimos. Debido al estado de emergencia el plazo se ha reducido a 5 días si se demuestra que el ERTE es por fuerza mayor.

El empleado seguirá cotizando a la Seguridad Social como lo venía haciendo cuando trabajaba, pero en el caso de una empresa de menos de 50 trabajadores, queda exonerado del pago de la cuota de la Seguridad Social. Además, en caso de suspensión del contrato de trabajo, los trabajadores pueden cobrar la prestación por desempleo aunque carezcan del período mínimo de cotización. El importe de la prestación es del 70% de la base reguladora.

Cómo actuar ante un ERTE

Cualquier trabajador que en estos momentos sufra un Coronavirus ERTE debe intentar asesorarte. El consejo de un abogado es fundamental ante estos casos. Como se ha dicho, para que este ERTE sea correcto, se deben cumplir unos requisitos, por lo que un experto letrado, conocedor de estas circunstancias, puede examinar el expediente presentado por la empresa y detectar si es correcto o no.

Por otro lado, ante un ERTE, los trabajadores cesan temporalmente su actividad laboral, pero tienen derecho a una prestación y, para ello, se debe llevar a cabo la necesaria gestión con la administración. En principio, debe ser la empresa quien se encargue de gestionarlo, por lo que no se debe pedir cita al Servicio Público de Empleo, pero se hace mucho más importante recibir un correcto asesoramiento y, a ser posible, una supervisión de la gestión con la administración del papeleo necesario para dicha prestación.

Son días difíciles, pero por lo pronto un ERTE supone cierta seguridad para el trabajador. Por un lado, se supone que este expediente deberá durar el tiempo en el que se aplique el estado de emergencia y, por lo menos seis meses después de haberse reincorporado a su trabajo tras finalizar el ERTE, no puede ser despedido y a ello se compromete la empresa cuando solicita esta regulación de su plantilla por culpa del Covid 19.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. esta muy bien esplicado que es y como se debe de gestionar el erte mi pregunta:si transcurridos mas de 2 meses en que la empresa cerro e hizo un erte.Porque ni los servicios de empleo publico ni gibierno ni sindicatos ni diarios en general se hacen eco de que sin sueldo ninguno y con tres hijos de 1 a 4 años no es posible vivir que se puede hacer gastarse el dinero que no tienes para comer, en abogados sindicatos etc en fin salimos de una dictadura franquista, pasamos a otra dictadura mas blandista y terminamos con unos politicos mediocres y llevandonos a una dictadura chapucera y bolivariana lo siento pero no es solo mi pensamiento es el de muchos y se vera en proximas elecciones claro que lo que ha de venir tela marinera

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre