Según ha confirmado esta mañana la consejera de Salud Nekane Murga del gobierno vasco, el hospital de Basurto se ha visto obligado a cerrar el área destinada a los partos (en el pabellón Iturrizar), a causa de un positivo de COVID-19 en una paciente.

La mujer embarazada ingresó hace cinco días y dio negativo a la prueba PCR que le realizaron al entrar en el hospital. Fue al realizarle la segunda prueba cuando dio positivo y se confirmó que era portadora de la enfermedad. Era asintomática.

En estos momentos se está investigando a aquellas personas que han tenido contacto con la mujer para poder cercar la transmisión y evitar más contagios.

La noticia llega en un momento de preocupación en la zona, puesto que esta semana se ha conocido un rebrote que ha contagiado a 32 personas (12 trabajadores sanitarios, 12 pacientes y 8 visitas), provocando 2 fallecimientos a enfermos que tenían edad avanzada y otras patologías graves.

El positivo de la mujer embarazada no tiene relación, en principio, con el foco detectado en Revilla, según ha indicado la consejera.

También en el hospital de Txagorritxu

El hospital de Txagorritxu también ha sufrido un rebrote, con 7 personas afectadas y una víctima mortal.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre