Un laboratorio chino ha desarrollado un fármaco que puede detener la pandemia de COVID-19. Los investigadores de la Universidad de Pekín señalan a que podía acortar el tiempo de recuperación de los pacientes infectados, e incluso inmunizar a corto plazo contra el virus.

Sunney Xie, director del Centro de Innovación Avanzada de Genómica de la Universidad de Pekín, ha explicado a la cadena France24 que «cuando se inyectan anticuerpos neutralizantes en ratones infectados, tras cinco días la carga viral se ha reducido en un factor de 2.500». Esto significa, según el investigador, «que este medicamento podría tener un efecto potencialmente terapéutico».

El fármaco utiliza anticuerpos neutralizantes producidos por el sistema inmunitario humano para evitar que el virus infecte las céluas. Se ha trabajado con muestras de sangre de 60 pacientes recuperados de COVID-19. Y en este sentido, el estudio que ha sido publicado en la revista científica CEll, apunta a que el uso de anticuerpos proporciona una «cura potencial para la enfermedad y acorta el tiempo de recuperación».

El medicamento, según los investigadores, podría estar listo para antes del final de este año, a tiempo de frenar los posibles rebrotes que se producirían al llegar el invierno.

Mientras tanto, se están realizando distintos estudios y pruebas. Entre ellas, la del plasma de pacientes recuperados, que según se ha publicado «está dando muy buenos resultados terapéuticos». El problema de esta terapia es que el plasma es un recurso limitado.

Si finalmente este medicamento resulta eficaz, podría detener la pandemia antes de que llegue la vacuna, según señalan los investigadores.

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Hay que tener muy presente la utilidad de los anticoagulantes,una vez infectado el organismo,antes de que vaya a mas.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre