Los Ciberdelitos son ya la nueva pandemia de la delincuencia. De hecho, tan sólo en el 2019 se registraron un total de 218.302 casos en España.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Foral de Navarra, Ertzaintza, Mossos d’ Esquadra y los distintos cuerpos de Policía Local), registraron en 2019 un total de 218.302 hechos delictivos relacionados con o cometidos por medio de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC). La cifra supone un aumento de un 35,8 por ciento respecto a los ciberdelitos detectados el año anterior.

Los datos, procedentes del Sistema Estadístico de Criminalidad (SEC), están recopilados en el VII Informe sobre Cibercriminalidad elaborado por la Secretaría de Estado de Seguridad, que por primera vez recoge datos de todos los cuerpos y fuerzas policiales del territorio nacional tanto en la vertiente de los hechos conocidos como en la de las detenciones e investigados, motivo por lo que el informe reconstruye y actualiza la serie histórica desde 2016.

De los 218.302 posibles ciberdelitos conocidos en 2019, el 88,1 por ciento (192.375) son fraudes informáticos (estafas). A mucha distancia, la siguiente categoría por volumen es la de las amenazas y coacciones cometidas a través de internet, 12.782 casos que representan un 5,9 por ciento del total (v. GRÁFICO 1).

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorBanco Popular: De Guindos utilizó al Pastor como herramienta para debilitar la entidad
Artículo siguienteMás de la mitad de España alcanza hoy la Fase 3
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre