Según ha publicado Confidencial Andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla se va a ver en la difícil tesitura de tener que cerrar más de 30 emisoras de la Cadena COPE en Andalucía que emitían a través de «postes ilegales», es decir, que presuntamente no tenían la totalidad de las licencias necesarias.

En base a la información publicada, la cadena de la Conferencia Episcopal utilizaba estos postes para aumentar la difusión de la señal. Además, hay una orden de la anterior administración por la cual esas emisoras deben cerrarse.

Ya en el año 2018, el Estudio General de Medios (EGM) registró un total de 664 emisoras ilegales o piratas aunque sean frecuencias que dispongan de código de identificación, dial y la ciudad en la que operan. 99 de esas emisoras pertenecen al Grupo COPE, en las cuales algunos casos son significativos como el 102.2 FM de Marbella. Se da el caso, además, de que la cadena episcopal publica algunas de esas frecuencias en su propia página web.

Se da el caso, además, de que, a la hora de medir audiencias, lo que abre la puerta a los contratos de publicidad institucional, se registran también los oyentes conseguidos a través de esos postes piratas, lo que podría suponer una presunta competencia desleal con las cadenas que sí tienen sus postes en regla.

Por tanto, Moreno Bonilla se encuentra entre la espada y la pared. Debe cumplir con la ley, eso está fuera de toda duda pero, ¿se atreverá a cerrar 30 emisoras a una cadena afín al nuevo gobierno de la Junta de Andalucía?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Pues después del descaro del PSOE en lin nuevos nombramientos de Canal Sur, yo se lo devolvía manteniendo esas emisoras. Si listos los del PSOE, más listos los del PP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × cinco =