Las agresiones despiertan rechazo en la sociedad, pero siguen sucediendo. Foto: Flickr

En lo que va de año se han registrado en Cataluña 120 incidentes violentos o de discriminación contra el colectivo LGTBI, según el Observatorio Contra la Homofobia (OCH). Estos datos reflejan una tendencia constante al alza de unos incidentes que suceden principalmente en la vía pública, las redes sociales y en el entorno social de las víctimas. Desde el OCH critican duramente la falta de políticas LGTBI y piden responsabilidad institucional por no llevarlas a cabo desde el Gobierno catalán. “Exigimos responsabilidades al consejero de Trabajo Asuntos Sociales y familias Chakir el Homrani Lesfar. Casos como el de Sitges denotan una violencia extrema. Hay que actuar de manera más efectiva y contundente”, explica Eugeni  Rodríguez el presidente del OCH. El incremento de las agresiones moviliza a una entidad que pone en alerta a las instituciones y a la ciudadanía: “Estamos hablando que actualmente las agresiones han aumentado más de un 20% respecto al mismo periodo del año anterior”, continúa Eugeni.

“Exigimos responsabilidades”

Agresiones

La reciente agresión sucedida en L’Hospitalet el pasado fin de semana en la que un hombre gay de 48 años fue insultado y agredido cuando llegaba a su casa por un vecino de la zona; o la sucedida en Sitges el pasado julio que acabó con 22 jóvenes detenidos por agresiones indiscriminadas, algunas de ellas de carácter homófobo, ponen de manifiesto la vulnerabilidad de un colectivo que sigue siendo objeto de ataques violentos. La agresión sucedida en Sitges fue especialmente violenta, ya que los agresores utilizaron en sus ataques cascos de motocicleta y objetos contundentes sembrando el terror en una zona de ocio nocturno del Garraf.

El Observatorio

El OCH es una  herramienta que está al servicio del colectivo LGTBI, y de la ciudadanía en general, está compuesta por activistas, profesionales y voluntarios que desempeñan tareas de implementación de un sistema de observación constante frente a la discriminación homófoba.

Momentos difíciles

En estos momentos, la crisis sanitaria ha provocado unas medidas que reducen los movimientos de las personas y que potencian un mayor uso de las redes sociales lo que intensifica el riesgo de que se produzcan ataques contra el colectivo LGTBI. “Las administraciones tiene que tener en cuenta que durante el confinamiento han aumentado las agresiones en el espacio inmediato”. Explica Eugeni Rodríguez. Recordando que los espacios que en teoría deberían hacernos sentir más seguros son los más peligrosos: “Los espacios más delicados son el lugar donde se vive, los vecinos y el barrio”. Desde la entidad ponen como prioridad la implantación de medidas que permitan reducir estas agresiones a corto y a largo plazo, ya que no confían en las campañas mediáticas institucionales que resuenan pero no corrigen.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. A esos homófobos deberían ponerles a limpiar letrinas todos los días, porque eso es lo que son: inmundicia.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre