Inmigración Barcelona Siglo XX.

¿En qué se centra España? Como consultor tengo muy en cuenta esta realidad. Es muy útil en Planificación Estratégica. No detecto Plan Estratégico en España. Si sus dirigentes fuesen un consejo de administración altamente profesionalizado, ¿debaten para hacer el mejor diagnóstico del “aquí/ahora” mediante un análisis riguroso, objetivo, que permita actualizar su “MISIÓN, RAZÓN de SER, como país? ¿Concretan la mejor VISIÓN y sus OBJETIVOS? ¿De… FUTURO o… supervivencia, defensa, potenciación, del pasado”.

¿Hacia qué se orienta el Parlamento español?

¿Existe un proyecto común como país? ¿Orientado a qué, cuándo…? Predominan discusiones para imponer el hoy o el ayer. Poco o nada de “futuro” estratégico. ¿Existe una MISIÓN, RAZÓN DE SER “ para un “mañana” que se actualiza permanentemente” o la “defensa, apuntalamiento”, de un pasado que no se abandona o se quiere recuperar? El proyecto, si existe, no parece ser conocido y estar compartido por “todos” los estamentos estatales, la mayoría de la población. Mucho publicado lo demuestra. La transición, la Constitución, fue una proyección al futuro. Lo sucedido después es conocido desde la LOAPA hasta las divisiones y enfrentamientos partidistas, ideológicos, territoriales, actuales. No responde a la irrenunciable premisa de “tener una MISIÓN CLARA, COMPARTIDA”. ¿Qué proyecto “común” tiene hoy España para mejorar y consolidar su posición estratégica en el mundo; para competir internacionalmente, optimizarse como estado; dar la mejor calidad de vida democrática, económica, social, a sus habitantes? Sus estamentos: monarquía, economía, sistema político, judicial, sindical, territorial, etc. ¿son Debilidades o Fortalezas como estado moderno y que mejore posiciones en el mundo democrático europeo, mundial? ¿Qué diagnosticaría un experto imparcial?

¿Qué proyecto tiene el estado para Cataluña? La respuesta casi es unánime. Lo demuestra la historia centenaria y reciente. Especialistas objetivos verían que permanece desde hace siglos: integración en España, subordinación en todo. Otros le llaman: castellanización. El concepto “nacionalidad” se ha diluido desde el primer momento. Hoy, cualquier región opina y exige sobre Cataluña. Si el Parlamento español fuese un consejo de administración de un “holding”, ¿se diría que gestiona bien la que es su principal empresa económica e industrial? Los planes constitucionales y estatutarios no los ha cumplido nunca como se acordaron. Tampoco los presupuestos asignados a “esa” teórica “división” del holding. Cifras oficiales lo demuestran. El 75/80% de votantes catalanes quieren un referéndum, el 48%, independizarse. Sólo el 34%, seguir dependiendo. Los directivos (líderes políticos) están pendientes de juicio o exiliados en contra de la opinión de sentencias firmes de tribunales alemanes, de juristas nacionales e internacionales. La ausencia de “política” es clara y se ha recurrido a la vía judicial y policial. El proyecto de España para Cataluña ¿es el idóneo para optimizar el mejor futuro de ambos entes o sólo para defender el propio modelo español? Se habla de un posible próximo gobierno PP/Cs/Vox. Propuesta de Aznar recientemente: “Aplicación indefinida, larga y profunda, del 155 a Cataluña. Asumir todas las competencias de la Generalidad, eliminación de la inmersión lingüística (que ha recibido reconocimientos internacionales por la integración social que genera), clausura de la TV y Radio catalanas ( líderes en sus segmentos), control de la policía autonómica, etc.” Unos partidos quieren volver claramente al pasado. Los demás partidos estatales callan. Sus sucursales en Cataluña también quieren imponerlo o callan. ¿Cómo calificar este “modelo”? ¿Defensa del “pasado” o de “futuro”?

¿Hacia qué se orienta Cataluña con España, para ella misma?

Ahí está la historia. Cataluña ha sido pionera en industrialización y en muchas actividades que han beneficiado a España. Siempre orientada al “futuro”. Tras perder su autogobierno en 1714, sucesivos intentos de colaboración. Las actas parlamentarias españolas lo recogen desde que existen. Después de la dictadura franquista, nuevo intento de participación en un proyecto “común y de futuro” de España en el que esperaba ser respetada como sujeto político bajo el concepto “nacionalidad”. El estado no cumplió. Los hechos objetivos y oficiales lo demuestran. Los sucesivos gobiernos españoles fueron eliminando ese proyecto común que era posible. Hoy, Cataluña no tiene ni estatuto propio. Buena parte de votantes reaccionó exigiendo decidir su propio proyecto de “futuro”. El resto se conforma con depender del proyecto español de defensa o potenciación del “pasado”. No se trata de república o independencia. Se trata de ser un estado democrático moderno, con justicia social avanzada, con el nivel de vida que merecen sus habitantes por lo que generan y porque administran sus propios recursos. Se trata de optimizarse como sujeto político con identidad propia y situarse entre los mejores estados europeos de sus características. Y con las mejores relaciones con España. En definitiva, Cataluña tieneun proyecto de “futuro” beneficioso para todos sus habitantes”.

De acuerdo con lo que demuestra la realidad objetiva, en el conflicto Cataluña/España, ¿quién se orienta al futuro? ¿Quién a defender, apuntalar, el pasado? ¿Qué efectos tendrá? ¿Cuál será el mejor modelo…?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − 9 =