Los hosteleros, los empresarios y los trabajadores de Cataluña sufren del mismo modo que los madrileños las consecuencias económicas provocadas por la pandemia del Covid19. Sin embargo, una vez que el Gobierno ha decretado el estado de alarma, el Govern de Cataluña ha reaccionado anunciando que aplicará un toque de queda desde las 22 horas a las 6 de la madrugada.

Además, todos los establecimientos públicos, de cualquier actividad, tendrán que cerrar a las 21 horas. Por tanto, toda la ciudadanía catalana tendrá que estar en sus domicilios antes de las diez de la noche, lo que, teniendo en cuenta que uno de los vectores de contagio más importante de esta segunda ola se produce por las noches, es una medida orientada claramente a defender la salud de todos los hombres y mujeres que viven en Cataluña.

La decisión del Govern es una lección de responsabilidad y humanidad que contrasta con la actitud que está manteniendo Isabel Díaz Ayuso, empecinada en mantener el toque de queda en la Comunidad de Madrid a las 0.00 horas, lo cual es una verdadera locura, puesto que da pie a que se sigan produciendo contagios en las reuniones sociales.

Isabel Díaz Ayuso justificará esa franja horaria en la protección de la actividad económica sin hacer, como haría una lideresa responsable, un análisis basado en que lo principal es la priorización de la salud de la ciudadanía. Esto es consecuencia de la visión cortoplacista que tienen determinados sectores empresariales que transmiten en sus quejas a la presidenta de la Comunidad de Madrid quien, al contrario de lo que haría una política que sabe ejercer el poder en democracia, las asume.

Otros territorios también han elegido la misma franja horaria que Cataluña para decretar el toque de queda, lugares donde los hosteleros y los empresarios están sufriendo las mismas consecuencias que los madrileños. Sin embargo, tienen políticos, de todos los ámbitos ideológicos, que saben cuál es su obligación para con el pueblo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre