Foto: Flickr

En un momento en que hay razones para la nulidad de la operación del Banco Popular, la declaración ante el juez Calama del ex gobernador del Banco de España, Luis María Linde, es crucial, sobre todo para despejar definitivamente las dudas respecto a las ampliaciones de capital, sobre todo después de la aparición de informaciones que pretendían llevar las causas de la resolución incluso a la ampliación de 2012.

El propio Banco de España, en relación con la ampliación de capital de ese año, dejó claro lo siguiente en un documento al que ha tenido acceso Diario16 y que mostramos:

El segundo párrafo es indicativo de que la ampliación de capital se llevó a efecto con la autorización del Banco de España porque era preceptiva y se realizó para cumplir con ellos resultados del test de estrés de Oliver Wyman impuesto por el Eurogrupo. Hay que recordar la situación del sector financiero de 2012 para hacer una valoración correcta de lo indicado por el supervisor: «El Banco de España toma nota de plan de negocio aprobado por la Entidad [Popular] y valora positivamente las medidas contempladas en el mismo».

Si fuera cierto ese «agujero» de 1.000 millones en provisiones que presuntamente no se tuvo en cuenta en la ampliación de 2012, ¿cómo es que Saracho, a su llegada al banco, no aplicó las medidas adecuadas para solventarlo? ¿Por qué Saracho no continuó con el plan de negocio de 2016 que, precisamente, incluía normas para evitar que las provisiones de los activos improductivos siguieran lastrando las cuentas del Popular? Hay que recordar que, en primer lugar, esta decisión de Saracho de no continuar con el plan de negocio fue calificada por los peritos de Banco de España como de incomprensible y, en segundo término, los resultados del primer trimestre de 2017 mostraban beneficios netos en el negocio principal sin contar las provisiones. Entonces, si Saracho tenía estos datos, ¿por qué no hizo nada? La respuesta es sencilla: su única intención, como banquero de inversión que es, era la venta especulativa de la sexta entidad financiera. Bajar el valor para que el comprador tuviera más beneficios…, como pasó.

Si hablamos de agujeros ocultos o no comunicados al mercado, ¿qué decir de los 8.000 millones del Santander en los tipos de cambio de divisas, cifras negativas que no se computaron en la cuenta de resultados sino en el patrimonio neto? ¿Qué habría que decir de la CNMV respecto al uso que hizo el Santander de la ampliación de capital de 7.072 millones? Como hemos publicado en Diario16 en base a un informe pericial que está en manos de la Justicia, el banco presidido por Ana Patricia Botín utilizó esa operación para cubrir esas pérdidas y no para lo que fue comunicado al mercado. ¿Qué hizo la CNMV o el Banco de España? De momento, nada.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre