Una cortina de nubes oscurece la mañana. Aunque está amaneciendo la visibilidad es nula. Mal día para ir a buscar trufas. Aunque el cochino se guía por el olfato nunca sabes, si no ves lo que hay a tu alrededor, lo que te espera y últimamente tal y como están las cosas en el valle, este oficio se ha convertido en algo peligroso, muy peligroso.

La búsqueda de setas y trufas, siempre había sido cosa de pobres. Nadie con posibles perdía el tiempo entre cardos o entre robledales pedregosos para buscar un alimento soso. En el condado, durante muchas generaciones, las gentes de los pueblos que componen la comarca, en los meses de mayo y octubre paseaban por el campo, se introducían entre encinares y robles en busca de senderuelas, setas de cardo, boletus o incluso una especie insulsa como el níscalo que crece en los arenales de los pinos. Durante siglos, perros y cochinos eran amaestrados para que, bien adentrado el mes de noviembre, dependiendo del clima y de las condiciones del verano anterior, ayudaran al rastreo y búsqueda de un hongo que crece bajo tierra en terrenos rojizos y pedregosos y entre raquíticos robles o escuálidas carrascas. Un hongo feo, que sale lleno de tierra y que una vez cortado huele a pedo, pero que da un sabor increíble a los huevos fritos.

Todo cambia. La apertura del condado al mundo a través de carreteras asfaltadas, trajo gentes de otros sitios que venían a ver la miseria como quién va al zoo a ver animales salvajes. Y esos extraños foráneos eran gentes idiotas que pagaban un dineral por la comida de los necesitados. Un par de huevos fritos con trufa, un plato de setas de cardo al ajillo o un revuelto de boletus. Lo que antes comían los pobres porque no había otra cosa, se convirtió, de pronto, en un manjar exquisito del que podían sacar en dos meses el jornal que precedentemente ganaban durante todo el año. La codicia hizo que, además de servir las setas en el valle, se recogieran como se hacía para casa, pero en mucha más cantidad para envasarla y exportarla lejos, allí dónde residían otros foráneos “idiotas” que no pudieran venir a ver los parajes de bosques frondosos y necesidad extrema, y que sin embargo estaban también dispuestos a pagar una salvajada por lo que allí, hace unos años, no valía nada.

La envidia y la codicia suelen ser el pecado mayoritario de los poderosos. Así que, cuando se dieron cuenta de que los pobres lo eran menos a consecuencia de recoger lo que el campo comunal daba porque había quién estaba dispuesto a pagar por lo que anteriormente solo querían los más necesitados, quisieron su parte del pastel y primero pusieron una especie de impuesto consistente en unos cuantos reales por cada kilo de setas envasado. La picaresca por la injusticia de tener que acoquinar a quién nunca se había manchado las manos de tierra sólo por ser poderoso y tener el privilegio de hacer las normas, hizo que estos poderosos, ante la escasez de los diezmos recaudados, prohibieran la recogida de los campos comunales de cualquier tipo de hongo o seta. Su nueva estrategia consistía en dar una concesión por un millar de reales a quién quisiera hacerse con el negocio. El nuevo concesionario ya se encargaría de evitar que los demás le robaran aquello por lo que él había pagado.

La avaricia hizo que uno de los prebostes de la comunidad llevara cien encinas recién nacidas en el monte común a un campo propio. En poco más de un lustro su campo daba trufas que convirtió en su forma de vida. Poco a poco, los otros prebostes lo imitaron y se introdujeron con éxito en el negocio. Aún así, seguían recibiendo su parte comunal que seguían concediendo en explotación cada temporada.

La necesidad agudiza el ingenio. Como ya no era posible vivir como cuando el negocio fúngico era libre y estaba en pleno apogeo y la gente conocía ya que la pobreza extrema no es el estado normal de las personas, a una, se le ocurrió imitar a los prebostes. Así que en unas cuantas madrugadas se fue a por brotes nuevos de encina para trasplantarlos a uno de los encinares propios. En pocos años su encinar se llenó de trufa. Visto el éxito, otros siguieron el ejemplo y trasplantaron también brotes del encinar comunitario en campos propios. En un par de lustros, nadie quería ya pagar por una concesión que le permitiera ganarse la vida con los hongos porque tenía los suyos propios. Y además hacían la competencia al negocio exclusivo que habían montado los poderosos.

Así que, entre los potentados fue creciendo un malestar contra los pobres porque estaban usando lo que consideraban su idea y su negocio para ganarse la vida y consideraban que además les estaban arruinando poco a poco con los precios. La solución vino como siempre a través de la tiranía y la imposición. Una nueva normativa prohibía vender ningún producto de la tierra a nadie que no estuviera federado. Y el carnet de asociado, era una concesión que daban ellos.

*****

Casino

Una acción es la división del capital social de una empresa en millones de participaciones que salen a subasta en bolsa con el fin de recaudar fondos para la empresa. Eso es lo que dice el “manual del capitalismo”. Sin embargo, la realidad dice que las acciones no representan a la propiedad de la empresa puesto que ni siendo accionista mayoritario puedas dirigir la estrategia empresarial hacia dónde deseas y los pequeños accionistas ni pinchan ni cortan en las decisiones empresariales. Tampoco es verdad que sirvan como capitalización porque la mayor parte de las empresas que cotizan en bolsa crearon sus acciones hace decenas de años y las oscilaciones de cotización producen beneficios o pérdidas a grandes fondos de inversión y no a la empresa. Según el profesor Jay Ritter, el valor acumulado de las acciones primogénitas de las principales empresas ha sido de 657.000 millones, que ni siquiera supone un 2 % de la inversión privada total en obras y materiales durante el mismo periodo.

Un ejemplo claro. Yo tengo acciones del BBVA que no me han costado ni un céntimo. En su día, cuando el gobierno de González decidió que había que tapar el tremendo agujero que tenía el Banco Exterior de España con el patrimonio que tenía la Caja Postal y creó el holding Argentaria, compré unas acciones con unos pocos ahorros. En dos meses, estas acciones duplicaron su valor. Vendí la cantidad que representaba la inversión y me quedé con la parte de la ganancia. Con la absorción de Argentaria por el BBV, la nueva entidad me cambió, al precio que estimó conveniente según el acuerdo entre ambas, las acciones de Argentaria por un número de acciones de la nueva entidad. ¿Qué capital de mis acciones ha repercutido en el aumento de fondos del BBVA? Cero. El capital con el que compré las primeras acciones ya lo había recuperado al venderlas cuando doblaban cotización.

La bolsa, sólo es una ruleta en un casino exclusivo para una serie de especuladores. Si logras acceder al casino y cambias la tendencia de que siempre ganen los mismos, acabarás arruinado.

El 26 de enero pasado, saltaba en las redes una noticia en la que se especulaba con un nuevo crac en la bolsa neoyorquina como el del 29. Una serie de fondos de inversión estaban cercanos a la ruina económica como consecuencia de que unos cientos de miles de usuarios del agregador de noticias Reddit se habían puesto de acuerdo para usar las armas que utilizan habitualmente los fondos de inversión y comprar masivamente acciones en corto de una empresa que vende videojuegos en tiendas físicas y que lleva años, debido al auge de los juegos on-line, con sus acciones en constante decrecimiento.

En el siguiente hilo de Twitter de @shine_McShine se explica lo que pasó ese 26 de enero.

1/ A estas alturas muchos ya habréis oído hablar del terremoto financiero que ha sacudido Wall Street, provocado por un grupo de usuarios de Reddit. Pero, ¿qué ha pasado realmente? Os cuento:

2/Para entender qué ha provocado esta debacle primero debemos familiarizarnos con el concepto de venta en corto o «short selling».

3/ La venta en corto es una operación financiera por la que alguien compra un número de acciones de una compañía y, pasado cierto tiempo, está obligado a devolver al vendedor por el mismo número de acciones de la empresa. Una especie de «alquiler de acciones».

4/ Cuando alguien cree que las acciones de una compañía van a caer, la venta en corto puede suponer pingües beneficios. Pero los riesgos son altísimos, llegando a suponer perder mucho más del 100% del capital invertido.

5/ Por ejemplo, pongamos que las acciones de la compañía X cotizan a 10 €. El señor A prevé que van a bajar, por lo que le compra a B 100 acciones por 1000 €. A procede entonces a vender las acciones. Pasa el tiempo establecido y las acciones han bajado a 6 €…

6/ Ahora A debe DEVOLVERLE 100 acciones a B, que está OBLIGADO a aceptarlas. Pero como sólo valen a 6 €, A le paga a B 600 €, por lo que ha tenido un beneficio de 400 € (descontando comisiones).

7/ Pero, si en lugar de bajar a 6 € suben a 20 €, A está obligado a devolverle las 100 acciones a B, que ahora cuestan 2000 €. Por lo que ahora  A ha perdido el 200% del capital invertido.

8/ Las operaciones en corto se llaman así porque se producen en periodos relativamente cortos en el tiempo, ya que en teoría la tendencia del mercado financiero es alcista. Sin embargo esto no es verdad para compañías que operan con tecnologías obsoletas.

9/ Quintaesencia de esto es GameStop, empresa que vende juegos físicos en un mundo digital, que arrastra una deuda de 450 millones y que es, de facto, un paciente terminal en soporte vital esperando el inevitable desenlace.

10/ Sabido esto, no es difícil imaginar que GameStop era la compañía en bolsa que más operaciones de venta en corto tenía (la mayoría por enormes fondos de inversión).

11/ El subreddit /r/WallStreetBets tiene más de 2,3 millones de usuarios. Conscientes de la gran cantidad de operaciones de venta en corto que los fondos de inversión tenían en GameStop, y haciendo uso de apps de trading como Robinhood, empezaron a comprar acciones.

12/ En cuestión de horas el stock de GameStop pasó de valer 2,5 $  por acción a casi 150 $.

13/ Ahora los inversores con posiciones en corto están obligados a recomprar las acciones a su valor actual… varios órdenes de magnitud por encima de lo que esperaban. Uno de esos fondos, Melvin, ha perdido tanto dinero que la bancarrota parece inminente…

¿Cuál es el aporte de capital que la espectacular subida de las acciones de GameStop ha aportado a esa empresa? Ninguno.

Esta operación de usuarios de Reddit era totalmente legal ya que es la que usan habitualmente los especuladores de las bolsas y entre ellos los máximos exponentes de este hijoputismo al que han convertido el capitalismo, como son los grandes fondos de inversión que controlan grandes prebostes mundiales. La prensa económica que está para defender a los poderosos puso el grito en el cielo por esta estrategia. Uno de las periodistas de la cadena de Prisa lo llamó troleo de la bolsa de New York. Otros, como el multimillonario de fondos de cobertura de Nueva York, Leon Cooperman, decía muy enojado y con soberbia: «Es una forma de atacar a la gente rica«. Pero, queridos lectores, en esta coyuntura de hijoputismo especulativo, la desregularización y “es el mercado, amigo” sólo es válida cuando quién gana es el poderoso. Si los pobres empuñan las armas de los especuladores, entonces el juego se detiene y las reglas se desvanecen. Con el peligro de la bancarrota de un grupo como Melvin, lo que sucedió, tras varios intentos de engañar a los usuarios a través de fake news y de intentar que cundiera el pánico con amenazas y chanchullos que no lograron el efecto deseado, fue que las aplicaciones APP como Robinhood (los nombres que significan lo contrario a lo que se hace, son una de las armas psicológicas del hijoputismo), cuyos dueños son los mismos fondos especuladores, desde las que los usuarios de Reddit compraban y vendían las acciones de GameStop, alegando el riesgo extremo para los usuarios por la volatilidad de las acciones, cerraron las mismas impidiendo la compra de más acciones y obligando a la venta de las que tenían esos usuarios a 118,93 $. Así, ofertando millones de ventas, frente a unas pocas compras, consiguieron que estas acciones volvieran a bajar y que la pérdida no fuera la bancarrota para los grandes fondos de inversión.

Nuevamente este capitalismo de casino en el que la banca siempre gana, hijoputismo feo y duro, ha mostrado su capacidad para saltarse sus propias leyes cuando quién se hace rico es el pobre arruinando al pudiente. Porque en este sistema sólo es el rico el que puede hacerse aún más rico empobreciendo más y más al desamparado.

El sistema está montado de tal manera que es casi imposible luchar contra él. Con la ayuda de esa prensa indecente que igual miente que se inventa portadas a todo color para dañar a quién supone mínimamente un peligro para el régimen, se convierte a la política en una pocilga en la que se embarran todos los políticos por igual. Si alcaldes de tres partidos PSOE, PP y PNV se vacunan contra la gripe en una demostración más de que se creen impunes y por encima de la ley, entonces se hace tabla rasa y se anuncia en el noticiario de máxima audiencia que todos los partidos tienen sus casos de corrupción vacunal.  Que un grupo de “listos” que no pertenecen a las élites consigue hacer temblar el casino de la bolsa usando los mismos métodos que habitualmente usan los especuladores, pues esos “listos” son convertidos de un plumazo en trols o peor, terroristas económicos. Que unos cuantos niñatos que suponen un peligro para el establishment porque no siguen las reglas del casino y ganan ingentes cantidades de dinero trasmitiendo on-line sus partidas de videojuego, se llevan su ficticia residencia a Andorra para evitar pagar los impuestos que deben en España, entonces se les echa toda la mierda que se puede, pero no porque sean incívicos, insolidarios, asociales y egoístas y su gesto vaya directamente contra el estado social, la Seguridad Social y los servicios Públicos, sino porque dicen que dan mal ejemplo a sus seguidores que jamás en la vida van a poder imitar en eso a sus ídolos. El mismo mal ejemplo que dan esos deportistas y artistas «amigos» del hijoputismo que viven en Miami, Suiza o las Bahamas o empresarios que esclavizan a seres humanos en la India o Bangladesh y a los que loan en cuanto pueden porque generan el mierda de mantra que ellos llaman «Marca España».

Que una desequilibrada falsea datos de contagios, estadísticas de PCRs y se niega a tomar medidas para evitar que miles de ciudadanos mueran de covid, nuevamente tabla rasa y la culpa es de todos los políticos porque no se ponen de acuerdo. Son capaces de inmediatamente después de blanquear el fascismo entrevistando a uno de los caraduras del moco verde, clamar al cielo sobre los peligros del odio hacia los migrantes o sobre los riesgos del cambio climático, como si una cosa no estuviera relacionada con las otras. Como si la destrucción del planeta a la que inevitablemente vamos no fuera consecuencia de este hijoputismo desmedido en el que lo único importante es ganar y hacer negocio desde con las semillas que provocan hambruna, hasta con el agua al que no tienen acceso millones de seres humanos. Están todo el día agobiando a la gente con datos de la pandemia, echando en cara al gobierno que no tome medidas, mientras abogan por salvar el verano, la Navidad o como ahora la Semana Santa. Eso si, los que encima van de progres, tienen la desvergüenza de denunciar a Casado y a la demente por sus discursos sin sentido en los que se posicionan a favor de salvar la economía aunque con ello se siga con el genocidio colectivo. Son tan sinvergüenzas que han puesto a parir a la vacuna rusa, o se ríen de la sanidad venezolana o cubana sobre el COVID, cuando nos dan sopas con ondas (sólo hay que ver los datos). Son tan indeseables que callan que las vacunas de esos laboratorios que ahora nos niegan las dosis contratadas para venderlas al mejor postor, han sido desarrolladas a través de la inyección de ingentes cantidades de dinero público.

La prensa servil ha convertido a la humanidad en seres ignorantes y pasivos.  Son la jeringuilla que inyecta en vena todos los días la droga que los humanos necesitan para seguir en modo zombi: el consumismo desmedido, el egoísmo indecente y la falta de empatía por los demás humanos.

Y esa pasividad es esencial a la hora de cambiar reglas cuando se cree necesario, de crear seres falsamente excepcionales que no están sometidos a los mismos preceptos que el resto de mortales, o cuando se necesita usar la fuerza del estado para proteger a los poderosos. Es esencial para que la injusticia se vea como normal, el abuso, como algo adecuado dependiendo de quién sea el abusador, y para que este hijoputismo perdure.

Siguen preguntándose si de esta saldremos mejores. Cuando nunca vamos a ser mejores porque el objetivo es la vuelta a una normalidad consistente en seguir destrozando el planeta, consumiendo diariamente lo que producen dos globos terráqueos y produciendo plásticos y detritus como si no hubiera un mañana, sin darnos cuenta que, con esa actitud, vamos directos hacia nuestra extinción.

Están convirtiendo la vida, en una ruleta rusa.

Salud, feminismo, república y más escuelas públicas y laicas.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorOpiniones Bitcoin Era 2021: ¿Es rentable o es una estafa?
Artículo siguienteEl feminismo de la igualdad real, Ferraz y la efectividad en la gestión de los fondos europeos
Pasé tarde por la universidad. De niño, soñaba con ser escritor o periodista. Ahora, tal y como está la profesión periodística prefiero ser un cuentista y un alma libre. En mi juventud jugué a ser comunista en un partido encorsetado que me hizo huir demasiado pronto. Militante comprometido durante veinticinco años en CC.OO, acabé aborreciendo el servilismo, la incoherencia y los caprichos de los fondos de formación. Siempre he sido un militante de lo social, sin formación. Tengo el defecto de no casarme con nadie y de decir las cosas tal y como las siento. Y como nunca he tenido la tentación de creerme infalible, nunca doy información. Sólo opinión. Si me equivoco rectifico. Soy un autodidacta de la vida y un eterno aprendiz de casi todo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre