El presidente del PP, Pablo Casado, ha pasado en cuestión de días de asumir buena parte de los postulados negacionistas del partido de extrema derecha Vox sobre la violencia sobre la mujer a adjudicar a su partido la génesis de la actual ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género aprobada en 2004 por el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. “El PP fue el primer partido en España en lanzar una ley contra la violencia de género”, asegura. Todo ello mientras a los maltratadores los denomina eufemísticamente sin rubor “esa persona que no se está portando bien” con las mujeres, como los ha definido en la entrevista de este lunes 25 en TVE.

El líder del PP cambia su estrategia y dice que ya no le apetece hablar de aborto sino de maternidad

A comienzos de este mismo año, cuando el huracán Vox en las elecciones andaluzas había arrastrado a las dos principales formaciones conservadoras (PP y Ciudadanos) hacia posiciones muy escoradas a la derecha, el líder del PP borró de un plumazo la política de discriminación positiva a las mujeres y asumió el discurso de la “igualdad de género” que propugna la extrema derecha.

A comienzos de año, cuando en Andalucía el PP negociaba un acuerdo programático con Vox, Casado enarboló esta “igualdad” en un asunto tan espinoso como es la violencia machista para defender que también se proteja por igual a los varones que sufren violencia en el hogar, algo que recoge en todos sus extremos el Código Penal en la actualidad sin tener que mezclarlo con la lacra machista, una realidad incuestionable que se ve reflejada cada año en la Memoria del poder judicial y que no tiene punto de comparación ni con los porcentajes de hombres que denuncian a sus parejas por violencia doméstica ni con las denuncias falsas de mujeres por malos tratos.

No contento con ello, Casado también defiende que el PP “intente limitar las denuncias falsas” y, en consonancia plena con Vox, que luche por “eliminar ayudas susceptibles de crear chiringuitos y agencias vinculadas a partidos políticos para lucrarse”, todo ello mientras vuelve a hablar de igualdad de hombres y mujeres con el artículo 14 de la Constitución en la mano. “Esos partidos, dentro de la Constitución, dentro de la legislación y de los acuerdos en vigor en España con pactos parlamentarios, no mediáticos, podrán sentarse a negociar y a mejorar esas políticas”, dijo en alusión al pacto con Vox. Y mientras, Casado saca pecho frente al PSOE y cualquier intento de arrogarse la lucha contra la violencia de género. “Nadie nos va a cambiar nuestra posición: apoyo a las víctimas, apoyo a las mujeres en esta terrible situación familiar, apoyo a las fuerzas y cuerpos de seguridad y a los jueces de esta jurisdicción”, señaló en enero.

El pasado domingo 24, en una entrevista en El Español, Casado aconsejó “que las mujeres que se vean en una incertidumbre, sepan lo que llevan dentro”, unas declaraciones que le han acarreado numerosas críticas desde distintos partidos políticos y colectivos feministas.

Hace unas semanas apoyaba limitar las denuncias falsas y equiparaba la protección a las víctimas varones con la violencia sobre la mujer

En una deriva constante hacia la extrema derecha, el dirigente del PP relacionó días antes la sostenibilidad del sistema de pensiones con el aborto y la salud pública, en un mensaje lanzado sin ambages hacia las mujeres para fomentar la natalidad sin tener en cuenta ningún otro condicionante más que el puramente mercantilista. También el vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, echó leña al fuego en el tema del aborto, al asegurar que las mujeres lo practican como herramienta de conciliación al no poder compaginar su vida familiar con la laboral. Los datos oficiales desmienten esta afirmación de manera taxativa.

Maroto asegura que el supuesto de aborto más habitual en España es el que se produce en el tercer hijo en un matrimonio o pareja de hecho. “En España el aborto se está utilizando como una herramienta de conciliación y esto es brutal, es extremadamente duro”, apunta el dirigente del PP. El Ministerio de Sanidad desmonta esta teoría del PP con estadísticas oficiales, ya que realmente casi la mitad de las mujeres que abortan no tiene ningún hijo (45%) y el 25% tienen uno.

Pero en la entrevista televisiva de este lunes, Casado cambia su estrategia y dice que ya no le apetece hablar de aborto sino de maternidad. “Hacen falta más fondos públicos para aquellas personas que quieren ser padres y que por no poder acuden al aborto”, subraya. El líder del PP plantea medidas para fomentar la natalidad como único medio para evitar las interrupciones voluntarias del embarazo. Casado está convencido de que hay muchas mujeres que quieren ser madres pero que por problemas económicos y por presiones recurre al aborto.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. la violencia machista ha matado ya tanto como la eta = es terrorismo
    La derecha calla y Vx la apoya = lava
    terroristas !!!!!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre