Pedro Sánchez, arropado la noche en que ganó las Primarias hace dos años. Foto: Agustín Millán.

Comienzo con esta carta al presidente del Gobierno una serie de misivas a los diferentes líderes políticos que se irán publicando en los próximos días.

Desde mi columna de diario16.com Palabra de la Directora me atreveré a dirigirme a cada candidato a la Presidencia de España. Lo haré, como sólo me ha permitido este medio en mis 28 años de profesión: Sin miramientos, sin interés alguno en caer bien y en pleno uso del derecho constitucional de la libertad de expresión.

No reconocer a Pedro Sánchez su capacidad de resistencia, su mensaje moderado y sus pasos -a pesar de haber contado tan sólo con ocho meses- por una España del bienestar y del progreso, sería faltar a la verdad.

Dicen quienes le conocen bien que es frío, algo egocéntrico (qué político no lo es) y que llegar a la Presidencia del Gobierno le hizo plenamente feliz.

La crisis soberanista ha sido su talón de Aquiles y traicionado por todos, menos por Podemos aunque con matices, se ha visto obligado a convocar elecciones para el 28 de abril. Una decisión, lo sabemos, que le libera en parte, al mismo tiempo que le da dolor en el alma por no haber podido acabar la legislatura que le arrebató a Mariano Rajoy en la moción de censura.

Ni Pedro Sánchez ni nadie podíamos imaginar que Rajoy nos iba a resultar, junto a Soraya Sáenz de Santamaría, una hermanita de la caridad, al lado de Pablo Casado y su mano derecha, el campeón tiragüitos.

La ambición de tocar poder hizo que Albert Rivera se distanciara de usted, tanto como de los miles de moderados que le votaron en la anterior legislatura pensando en que podría ser la reencarnación de Adolfo Suárez.

Sin acritud presidente: Un amigo es aquel que te tiende su mano aunque no la merezca

Creo que no se lo podían haber puesto más difícil los soberanistas. Convencida de que una conversación privada con Junqueras hubiera podido acercar posturas, me decepcionaría, de ser cierto, lo que hace unos días me garantizaba un líder catalanista: “Nunca llamó realmente para negociar, no nos dio opción”.

Me he sentido, lo confieso, indignada e insultada, con las barbaridades que el tripartito (PP, Ciudadanos y Vox) ha lanzado contra usted.

También ha sido mala suerte, presidente, que ahora cuando toca votar, y tanta falta le van a hacer los escaños de Podemos, la coalición morada entre en una crisis interna sin precedentes.

El paso adelanto por la igualdad y por el empoderamiento femenino ha sido otros de los grandes logros del Presidente Sánchez. Que ha habido mucho márketing, y mucha pose de la mano de Iván Redondo, lo ha habido.

Pero mire bien y aplíquese el cuento con lo que le ha ocurrido a Pablo Iglesias con Iñigo Errejón. Sin entrar en quién tiene más razón o menos, hay que reconocer la habilidad de dejar compuesto y sin novia al líder con el pacto con Manuela Carmena del candidato a la Comunidad de Madrid.

Y le digo que se aplique el cuento presidente, porque si algo no le ha faltado a usted han sido amigos. Probablemente -¡ya los hubiera querido Zapatero!- el apoyo y el paso al frente de la militancia para que pudiera presentarse a las Primarias, para recuperar lo que le habían arrebatado, es para pasar a la historia en esta política española del cainismo.

Reproches

Y aquí llega el momento, presidente, de mis reproches.

Como periodista y directora de diario16.com le reprocho, y a nuestros lectores pongo por testigo, que desde que comenzara su batalla por las Primarias contra Susana Díaz, jamás nos ha concedido una entrevista.

El apoyo incondicional de la militancia con Pedro Sánchez pasará a la historia

Pedimos desde este medio entrevistarle cuando era candidato a las Primarias, cuando salió como Secretario General, cuando llegó a Presidente. Y, si me permite la advertencia desde el máximo respeto, “no hay medio pequeño ni periodista insignificante”. Seguimos esperando.

Mi segundo y último reproche a Pedro Sánchez. desde la retaguardia periodística, pero siguiendo muy de cerca el fenómeno de apoyo desde las entrañas del PSOE, es el haberse olvidado de quienes realmente le ayudaron a llegar hasta aquí.

Descubrí que en la política sí hay personas nobles, generosas, desinteresadas y dispuestas a todo por devolverle la secretaria general en Ferraz.

Fue increíble presidente. Y hoy con pena le recuerdo que justo quienes más arriesgaron, los que más tuvieron que perder, quienes más se partieron la cara por usted, han sido los grandes olvidados.

Sí, no supo estar a la altura de mujeres y hombres, pero especialmente mujeres, que son las que más se mojaron por usted en aquella contienda contra Susana Díaz. Se olvidó de ellas porque nada exigieron, ni mendigaron.

Así, en esta misiva que desde hoy lanzo a los líderes políticos, a Pedro Sánchez le recomiendo que cuide a los amigos y que recuerde quién estuvo a su lado en la adversidad.

Quien tiene un amigo, presidente, tiene un tesoro. Y no soy nadie para asegurar que en estos dos años ha perdido amigos, pero sí que ha provocado desencanto y tristeza en diputados del “No”, en militantes de base que lo apostaron todo a una carta por usted y en quienes nos emocionamos al ver tanto coraje, fuerza y apoyo en torno a un líder.

Sin acritud presidente: Un amigo es aquel que te tiende su mano aunque no la merezca. Pues eso. A tiempo está…. Y también de concedernos la entrevista.

Compartir
Artículo anteriorImagen
Artículo siguienteTienen el copyright
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + 5 =