Carmen Calvo, vicepresidenta Primera del Gobierno y ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, ha participado en un acto de homenaje a Clara Campoamor, ante cuyo busto ha depositado un ramo de flores.

En declaraciones a los medios de comunicación, y haciendo referencia a la situación que se ha generado entre el Gobierno de España y el de Isabel Díaz Ayuso, Calvo ha criticado que la coordinación entre el Estado y la Comunidad de Madrid es muy difícil porque «no entendemos cómo frente a la pandemia utilizan el juego de la política, particularmente en lugares donde la pandemia se ceba, como es Madrid, quienes en la misma frase colocan ‘ven y vete’. La mejor política es la del compromiso, la de la razón y la del cumplimiento».

Además, la vicepresidenta primera ha apuntado a que los principales objetivos del Gobierno «son la realidad, defender la política, las instituciones y la democracia. Eso es lo que hacemos, sabiendo que la obligación principal de todas las instituciones debe ser salvar vidas y proteger la salud», porque sin salud y sin vidas «tampoco hay economía, tampoco habrá futuro para construir».

Respecto a Madrid Calvo ha señalado que los socialistas siempre están «en el equilibrio, en la prudencia y la valentía. También lo hacemos con Madrid, incluso a pesar de las dificultades con otras administraciones. Parar al virus es nuestro objetivo, aunque otros han entendido que el objetivo era el acoso sin tregua al Gobierno constitucional de España».

La memoria democrática

En otro orden, Carmen Calvo ha señalado que los socialistas siguen comprometidos con el recuerdo de aquellos que contribuyeron con la memoria democrática, como es la figura de Clara Campoamor, una mujer que entendió que la democracia plena «traía como consecuencia el sufragio universal. Es una figura sin la cual no se puede entender la historia contemporánea de España».

La vicepresidenta primera ha puesto en valor el papel de las socialistas y el compromiso de éstas con la historia de las mujeres que durante décadas se comprometieron, incluso con sus vidas, para «tener una España de libertades y derechos. Queremos revitalizar la democracia con el nuevo proyecto de ley» de memoria democrática que se debatirá en pocas semanas en las Cortes, puesto que, para Calvo, es un «compromiso mayor de nuestra imagen en el mundo como una democracia comprometida con los Derechos Humanos», puesto que el mejor nombre de España «tiene que estar unido a los compromisos de los organismos internacionales, del derecho internacional humanitario. Por eso estaremos delante de una futura ley de memoria democrática», ha señalado.

2 Comentarios

  1. Deberían de remar todos los partidos políticos en la misma dirección y eso nos vendría a los ciudadanos genial, no como ahora, que van casa uno por su lado, no es triste?.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre