Carmen Calvo, vicepresidenta primera del Gobierno y secretaria de Igualdad del PSOE, ha afirmado que una victoria de Ángel Gabilondo en las elecciones del 4 mayo sería muy importante para las mujeres porque «lo mejor que nos puede pasar a las mujeres que vivimos en Madrid es que no se recorten políticas de igualdad, que se apliquen de verdad los fondos del Pacto Estatal contra la Violencia de Género y que no dobleguen nunca la agenda del feminismo como política de Estado«.

La vicepresidenta primera ha intervenido en la jornada ‘La España que hacemos: libre de trata y prostitución’ organizada por el PSOE y en la que ha defendido que este país tiene que «construirse contra la trata y contra la prostitución de las mujeres y los menores«, por lo que ha celebrado que haya partidos políticos que piensen que «este es el momento para ir juntos» contra la trata y la prostitución.

Así, Calvo ha asegurado que las mujeres en el Congreso y en el Senado están «todas dispuestas transversalmente»  para hacer su trabajo político y poner en marcha una legislación basada en la «protección fundamental de los derechos humanos de las mujeres«.

Calvo ha afirmado que «hay trata porque hay prostitución, si no hay prostitución no hay trata. Se trata de avanzar en la protección de los derechos humanos de las mujeres, de los menores», y ha lamentado que España es está en la vanguardia en número de prostíbulos y mujeres prostituidas.

Para erradicar la trata y la prostitución, la vicepresidenta  primera ha apostado por sacar adelante políticas sociales «que vayan al terreno» para que las mujeres puedan encontrar «alternativas de trabajo». «Estamos tocando de verdad el camino correcto que tiene que acabar con una legislación nacional al respecto», ha afirmado.

Esta legislación, según Calvo, tiene que impedir este «horror frente al cual todo el mundo se pone orejeras. Viene a decir que nuestra sexualidad está a disposición de los varones, que somos una mercancía que se compra y se vende. Somos abolicionistas», ha sentenciado.

Este planteamiento es muy similar al defendido por la Escuela Superior de Igualdad Real, Comunicación, Humanidades y Cine (ESIRCHC), por el cual el fenómeno de la prostitución debe dividirse en tres categorías: la prostitución derivada de la trata y la explotación de las mujeres, la que para su erradicación necesita de la voluntad política. En segundo término, la prostitución obligada por causas económicas sobrevenidas, que para su erradicación precisa de políticas sociales que eviten que las mujeres se vean obligadas a vender su cuerpo para poder sobrevivir y, finalmente, la prostitución elegida voluntariamente y en libertad.

Por otro lado, Carmen Calvo ha reconocido que, aunque no habrá unanimidad, ya que «hay quien piensa que lo mejor es regular», la vicepresidenta aspira a recibir el apoyo de la «inmensa mayoría de la clase política» en la lucha contra la trata y la prostitución, ya que «es una lucha del país», una frase muy contundente que eleva el problema a categoría de cuestión de Estado.

«Vamos a aprovechar los grandes movimientos de mayoría para sacar esto adelante», ha señalado Calvo, quien ha asegurado que llamarán a la puerta de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) porque necesitan que «los ayuntamientos se enganchen a las comunidades autónomas para esto y el Gobierno de la nación a Europa«.

En este punto, ha advertido de los «cantos de sirena que esconden el terror de todo esto con palabras nuevas» y ha apostillado que las mujeres «no son dueñas de sus cuerpos» y que están en la prostitución «en una situación absolutamente violenta. No hay más que hablar con ellas para saberlo. Tendremos que hacer frente a viejos y conocidos enemigos, que son el patriarcado y ese derecho que siente un hombre para acceder al cuerpo de una mujer«, ha aseverado.

La vicepresidenta, además, ha señalado que será necesario hacer un trabajo intenso con los jóvenes que piensen que las mujeres y chicas jóvenes están para esto y ha criticado duramente que la pornografía se esté convirtiendo en un modelo de socialización y de educación sexual.

Por otro lado, ha recalcado que es necesario poner el foco sobre los varones que utilizan la prostitución en vez de sobre las mujeres y sus hijos: «no se pone el foco sobre quienes las trafican, las mafias de empresas que las venden y de los hombres que las utilizan. Hay que poner el foco sobre estos varones«.

Para concluir, Calvo ha insistido en que es fundamental que los hombres con responsabilidad política tengan una parte muy importante del peso de este trabajo de lucha contra la trata y la prostitución porque «no hay mejor referente que un hombre que trabaja contra esto», ha concluido.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre