En una carta que el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ha enviado a toda la carrera judicial aferrándose al sillón, pide ayuda los más de 5.500 jueces y magistrados que hay en España a los que asegura que “estaré a vuestro lado en todo momento”, resistiéndose a las órdenes de dimisión que le están llegando incluso desde Moncloa.

“Estaré a vuestro lado en todo momento, ayundándoos en lo que necesitéis”, ha manifestado en una carta recogida por Europa Press, que ha sido enviada por correo electrónico a todos los miembros de la carrera judicial. En ella, indica que es su “obligación” y “deseo”, así como de todos los miembros del órgano de gobierno de los jueces.

El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, ¿intenta sacar fuerzas de flaqueza al pedir a los cerca de 5.500 jueces y magistrados de España que hagan lo que él se ha visto incapaz de hacer: un “esfuerzo adicional” ante la crisis de la pandemia del coronavirus?.

El presidencialismo con el que se ha movido el órgano de gobierno de los jueces y el “amiguismo” que se ha utilizado en el nombramiento de asesores y altos cargos judiciales, provocando la total ausencia de expertos en la toma de decisiones, ha terminado pasando factura al presidente del CGPJ, que se ha convertido en el órgano constitucional más corrupto de todos los que conforman la estructura de poderes en el Estado español, y el que peor se está desenvolviendo frente a la crisis del coronavirus.

Lesmes se justifica en su carta recordando que la declaración este sábado del estado de alarma por parte del Gobierno ha obligado al CGPJ a “extender a la totalidad de España la implantación de medidas extremas” (omitiendo que fueron una exigencia del gobierno de Pedro Sánchez), asegurando que comenzaron aplicarse el pasado viernes en algunas regiones en España, como la suspensión en todo el territorio nacional de las actuaciones judiciales programadas y de los plazos procesales.

La última instrucción ha sido la que se ha dado a conocer este mismo lunes sobre dejar sin efecto los permisos de jueces y magistrados cuyo disfrute dificulte la prestación de los servicios esenciales durante el estado de alarma y ha advertido que no se cerrará ningún órgano judicial salvo disposición de la autoridad sanitaria competente.

“Actuamos de este modo, como se ha venido haciendo desde el comienzo de la crisis de salud pública, en estrecha colaboración con las autoridades sanitarias, conforme a la responsabilidad que como poder judicial nos incumbe”, explica en la carta no sin cierto cinismo. Ha añadido que está presente la “necesidad inexcusable” del mantenimiento de un servicio público básico, como es la Justicia, con la “protección, también prioritaria, de la salud de los propios integrantes de la carrera judicial”.

En este sentido, Lesmes proclama ahora que “es grande el reto, es enorme la responsabilidad que recae sobre nosotros, pues somos los garantes de un derecho tan elemental para la convivencia, y máxime en estos momentos, como es la tutela judicial de los ciudadanos”, afirmando que el poder judicial saldrá “reforzado” de esta situación.

Sin embargo, estas palabras de Carlos Lesmes no han conseguido acallar las peticiones sobre su dimisión que desde hace unos días resuenan en la carrera judicial, donde se asegura que las medidas contenidas en la instrucción del pasado miércoles del CGPJ relativa a la prestación del servicio público judicial resultan “claramente insuficientes, son ambiguas, consideran urgentes actuaciones que no tienen ese carácter y, en definitiva, suponen un grave riesgo para la salud“, y además “se desconoce la situación real de los juzgados, de sus infraestructuras, de la existencia de despachos y salas de vistas que por su reducido espacio impiden adoptar medida alguna de protección personal, etc. por lo que difícilmente podrá reducirse el riesgo de contagio y transmisión del virus”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre