La intervención de Carles Puigdemont ha tenido lugar esta mañana, alrededor de las once. La “torre de Babel” que es el Parlamento Europeo funciona de una manera muy especial. Durante la sesión plenaria que cada mes se celebra en la sede oficial que el Parlamento Europeo tiene en Estrasburgo (Francia), las intervenciones de los diputados están tasadas, y cada uno habla sobre la cuestión concreta que considera. No se establecen, normalmente diálogos entre los diputados.

La intervención de Carles Puigdemont ha sido en los siguientes términos:

“Señora presidenta, señor Primer Ministro, un placer dar la bienvenida a la presidencia europea de Croacia, un Estado europeo que ganó su independencia recientemente y que ha sumado como miembro de la UE. Gracias primer ministro Plenkovic por respaldar el diálogo entre Cataluña y España. Cataluña es hoy una cuestión interna de la UE y va a estar muy presente durante la presidencia croata y por eso ha de encontrarse una solución política a través del diálogo y la negociación.

La UE tiene que avanzar para encontrar un mecanismo común democrático que aborde la autodeterminación. La represión no puede ser una solución aceptable. Es hora de que la política europea hable y muestre al mundo que el derecho de autodeterminación es la vía más democrática para resolver problemas territoriales, no sólo en Europa sino en todo el mundo.”

Al terminar su intervención, se han levantado dos tarjetas azules por parte de dos eurodiputados. Esto significa que piden turno de palabra para preguntar al orador, en este caso Puigdemont. Si él lo rechaza, tal y como ha sucedido, no se produce la pregunta. Las dos tarjetas azules han sido levantadas por Dolors Monserrat (PP) y por Garciano (Cs).

En esta pieza puede ver la reacción que han tenido los miembros de las dos delegaciones políticas ante las palabras de Puigdemont.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre