Foto: Oxfam - Mark Chilvers

El Ministerio para la Transición Ecológica define cambio climático como la transformación del clima que se produce tanto por causas naturales como por la acción del ser humano y afecta, además, a la totalidad de los parámetros climáticos. Desde la institución afirman que “ya es una realidad observable a través de las temperaturas medias, la subida del nivel del mar, el deshielo en el Ártico o el aumento de los eventos extremos”.

El aumento de los desastres naturales está incrementando las desigualdades sociales. Según las Naciones Unidas, el cambio climático originado por los gases contaminantes está provocando que haya más sequías, inundaciones y huracanes e inciden en el problema que está suponiendo para una gran cantidad de productores y productoras que dependen de sus cosechas para subsistir y mantener unos ingresos mínimos. Por ese motivo, desde Intermón Oxfam piden compromiso a las grandes empresas para «reducir sus emisiones contaminantes y que adopten políticas más respetuosas con el medioambiente» con el fin de paliar los cambios meteorológicos provocados por el cambio climático.

La inseguridad alimentaria es otros de los temas centrales sobre los que alerta Intermon en este informe. Por ejemplo, en lo referente al encarecimiento del precio de los alimentos «que agrava todavía más la desigualdad social existente en el mundo». ¿Y por qué? Desde la oenegé explican que “si hay un aumento del riesgo de olas de calor, de sequías o de inundaciones, es más probable que se pierdan más cosechas y, por tanto, que suba el precio de la comida”, lo que provocará que “miles de personas lo tendrán todavía más difícil para conseguir alimentos para su familia”.

Para combatir esta desigualdad social, oenegés como Intermon, consideran fundamental centrarse en el cambio climático «a través del impulso de políticas agrarias que se adapten a la meteorología de cada zona». Para ello, apuestan por modelos de desarrollo sostenible que garantice unas condiciones de trabajo dignas para todas las personas.

Por su parte, las Naciones Unidas califican al cambio climático como “el mayor desafío actual” y el Ministerio para la Transición señala que España, debido a su ubicación geográfica y sus particularidades socioeconómicas, es muy vulnerable a él. Asimismo, desde Intermon puntualizan cómo nos afecta el cambio climático con el daño en las infraestructuras, viviendas o la limitación en el acceso a servicios básicos como el agua potable, el aumento de catástrofes naturales como las inundaciones causadas por el incremento del nivel del mar.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que el calentamiento global puede influir sobre la estacionalidad de enfermedades contagiosas, como consecuencia del aumento de los gases de efecto invernadero con la tala indiscriminada o la agricultura y ganadería intensivas en el marco de la actual era industrial.

El Ministerio para la Transición Ecológica también propone respuestas humanas para hacer frente a este cambio: la mitigación, que agrupa al conjunto de estrategias orientadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano, que son el alimento del cambio climático y la adaptación, que atiende a las estrategias orientadas a evitar o limitar los riesgos derivados del cambio climático, buscando un mejor ajuste a las condiciones climáticas actuales y futuras.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre