Beatriz Vega, responsable de Programas de Ocio de Plena Inclusión España.

Beatriz Vega es la responsable de Programas de Ocio de Plena Inclusión España, la confederación que reúne a más de 900 asociaciones locales dedicadas a la discapacidad intelectual. Plena Inclusión es una entidad que lleva 55 años trabajando en la defensa de los derechos de las personas con discapacidad y sus familias, lo que la convierte en una de las voces más autorizadas para conocer cuál es la situación de las personas con discapacidad intelectual en nuestro país.  Habla con nuestro medio tras la expulsión de un menor con necesidades especiales en un campamento de inglés.

¿Son habituales los casos como los de la pequeña Inés?

Desgraciadamente no son extraños. Las cosas han mejorado mucho gracias al esfuerzo de mucha gente, pero no es raro que haya personas que no pueden o no les dejen acudir a algún local o que le expulsen de una actividad. A veces es evidente que les han expulsado, pero otras veces es más sutil porque ni siquiera les dejan participar. Hay mucha oferta, tanto pública como privada, en las que la normativa les impiden participar en igualdad de condiciones que el resto de niños y niñas o de jóvenes. 

 

¿Qué hay que hacer ante esta situación?

Cuando una persona se inscribe en una actividad, no le ponen pegas para ello y luego surgen problemas. Lo primero es hablar con la entidad organizadora para que le expliquen por qué ha ocurrido eso y si hay alguna manera de solucionarlo. Si eso no funciona, las familias tienen la posibilidad de hacer una reclamación o poner una denuncia. Para ello contarán con el apoyo seguro de las asociaciones de cada una de las provincias o localidades.

 

¿Cómo viven las personas con discapacidad el rechazo?

Algunas de ellas nos dicen que se sienten indignadas de no poder tener los mismos derechos que los demás. Tienen el mismo derecho a disfrutar del cine, de ir a un campamento o de ir un colegio ordinario. Por otra parte hay tristeza, cada caso es un rechazo personal y a quien le ocurre esto lo vive de una manera muy intensa.

 

¿Cómo deberíamos relacionarnos con las personas con discapacidad intelectual?

Los consejos son difíciles porque cada personas es diferente, también las personas con el mismo síndrome o el mismo diagnóstico. Lo principal es acercarse con naturalidad y preguntar si quieres hacer esto, si puedes hacerlo o cómo te puedo ayudar. La clave está en la naturalidad, en el sentido común y en preguntar a la gente o a las personas que les acompañan. Muchas veces los prejuicios que tenemos cada uno en nuestra cabeza son una de las barreras mayores para poder solucionar o participar de una manera normalizada en una actividad. 

Todas las personas tendrían que tener derecho a las mismas oportunidades”

 

¿La invisibilidad es uno de los problemas más graves? 

Ocurre en muchos contextos, no sólo en el ocio, sino también en la educación. Muchas veces en las aulas, el que no protesta no tiene problema y se convierte en invisible. Nos llamamos Plena Inclusión porque nuestro objetivo es que todas las personas puedan participar en entornos y actividades que deseen y en las que quieran participar. Esa inclusión precisamente pasa por la visibilidad. Una de las razones por las que surgieron las primeras asociaciones es por la necesidad de las familias de que sus hijos e hijas dejaran de ser invisibles y pudieran salir. 

 

¿Cuáles son los principales problemas para disfrutar del ocio? 

Cuando vas siendo adulto, tu ocio tampoco es espectacular. Quieres salir a tomar algo con los amigos, ir al cine, a pasear, ir al cine o viajar si puedes. Uno de los problemas que tienen las personas con discapacidad intelectual es la escasez de relaciones personales, muchas veces por esa invisibilidad, o porque viven en un centro o recurso específico en el que no tienen acceso a la comunidad. Simplemente no tienen amigos o gente con quien compartir ese tiempo. 

 

¿Cómo podemos colaborar?

Casi todas las entidades suelen tener actividades de ocio y tiempo libre en las que se puede participar como voluntario. Las personas que quieran colaborar o participar tienen que dirigirse a la asociación de su barrio o de su pueblo, sólo es necesario disponer de tiempo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 8 =