Nusrat Jahan Rafi murió después de que la rociaron con queroseno y le prendieron fuego junto a su escuela en Bangladesh. Hacía menos de dos semanas que había presentado una denuncia por presunto acoso sexual contra el director del centro educativo.

La muerte de esta joven de 19 años no fue inmediata. Pasó cinco días agonizando antes de que su corazón dejara de latir.

Este homicidio de tintes machistas, pues se produjo después de que relatara la agresión sexual que presumiblemente había sufrido, ha generado una enorme conmoción en Bangladesh a la vez que ha puesto de manifiesto la enorme vulnerabilidad de las víctimas en un país tan conservador, en el que las agredidas optan generalmente por el silencio por el temor al rechazo familiar y social, según relata la BBC. Nusrat fue más lejos. No solo habló, presentó una denuncia.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl alargamiento «artificial» del juicio del «procés»
Artículo siguienteEl Jueves Santo “horribilis” para la independencia de RTVE
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. Pobre mujer. Valiente. Que dios la acoja en su seno. Mierda de mundo lleno de basura, a veces es dificil creer en dios, supongo que en esos momentos no está mirando.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre