La Justicia española es uno de los mejores activos con los que cuenta Banco Santander. No en vano, el banquero italiano Andrea Orcel afirma que dispone de una grabación en la que un alto directivo, presumiblemente Jaime Pérez Renovales, le dijo que en España ellos ganaban o pierden los procedimientos judiciales cuando quieren.

Sin embargo, en otros países donde el Santander no controla los tribunales a través del lobby que hacen los grandes despachos de abogados que contrata, principalmente Uría y Menéndez, sí que es condenado a pagar multas millonarias por irregularidades que en España habrían sido archivadas o sobreseídas.

En concreto, en Estados Unidos Banco Santander se ha visto obligado a llegar a un acuerdo con un grupo de denunciantes tras la apertura de un procedimiento instruido en el Distrito Sur de Texas. Los demandantes son la empresa Deka Investment GmbH y el Plan de Jubilaciones de la Policía y los Bomberos de la ciudad de Dearborn Heights (Michigan).

La demanda fue presentada en agosto de 2014 y se acusaba al Santander de que la declaración de registro que presentó en la salida a bolsa de Santander Consumer EEUU Holdings Inc. contenía errores y omisiones importantes.

Los inversores denunciaron que la presentación ocultó que Santander había incurrido en prácticas indebidas en su negocio de préstamos de alto riesgo para la venta de automóviles, tergiversó la calidad de los préstamos suscritos y adulteró sus normas de suscripción.

En concreto, las acusaciones se apoyan en la ocultación del hecho de que el banco había recibido una citación civil del Departamento de Justicia de Estados Unidos referida a la suscripción de préstamos no preferenciales desde el año 2007.

Esta noticia provocó una caída total del precio de la acción del 25% respecto al precio de la OPI, que se produjo en enero de 2014. Esas pérdidas se produjeron al cierre de la sesión del 8 de agosto del mismo año.

Ante las evidencias de la demanda, y tras 5 años de litigios, el Santander se vio obligado a llegar a un acuerdo para el pago de 47 millones de dólares que los denunciantes reclaman al juez Ed Kinkeade que ejecute tras haber dado su aprobación preliminar el pasado 13 de agosto de 2020.

3 Comentarios

  1. Mi primo tuvo que vender sus parcelas en Boadilla del Monte al banco Santander donde tiene la sede. Las había comprado esperando que un tiempo próximo se pudiera construir. El alcalde
    de turno (el albondiguilla) llamo a mi primo y a los propietarios de las parcelas colindantes, una de ellas era de una herencia de una viuda conocida a sus sobrinos, según me dijo mi primo y por turnos les hizo pasar a los propietarios a su despacho, cual fue su sorpresa de mi primo que cuando entro al despacho del alcalde se encontró con don Emilio Botín supuestamente, el alcalde les comentó a los propietarios que tenían que venderles sus fincas al Banco Santander sino querían que se les recalificara como zona verde altamente protegida, así que tuvieron que venderles sus fincas a precio de saldo al banco supuestamente. Todo esto con un contrato de super confidencialidad Mi primo se llama José María Sanz y lo podéis ver en el registro de la propiedad de Boadilla

    • Qué vergüenza da este país. Está claro que la mafia siciliana, napolitana, etcétera es parte de la herencia que dejamos en Italia. Da verdadero asco ver cómo actúa esta gente y cómo compran a todo aquel que se deja vender para beneficio de ellos mediante la coacción, la amenaza y la agresión. Ése que menciona ya no hará más daño, está bien ahí donde está. El problema es la gentuza que viene detrás.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre