Popular

Fuentes cercanas al difunto Emilio Botín Sanz de Sautuola García de los Ríos, expresidente del Santander y padre de la actual presidenta, Ana Patricia Botín, cuentan que a la única persona a la que don Emilio temía y respetaba era a don Luis Valls Taberner, presidente del Banco Popular.

Luis Valls Taberner formó parte de la directiva del Popular desde 1957, ocupando el cargo de presidente desde 1.972 hasta 2.004, fecha en la que pasó a ser presidente de su Junta de Accionistas hasta su fallecimiento en 2006. Luis Valls Taberner convirtió el Popular en el banco más rentable y eficiente de Europa.

El Popular formaba parte de «los siete grandes» bancos españoles de la época (Central, Banesto, Hispano, Bilbao, Vizcaya, Popular y Santander) cuyos presidentes, más el del Banco Exterior y el presidente de la AEB, se reunían a comer mensualmente hasta que el proceso de fusiones (Central-Hispano; Bilbao-Vizcaya) fue haciendo desaparecer algunas entidades, además del incumplimiento de ciertos “pactos entre caballeros”. Emilio Botín no se incorporó a estas comidas hasta enero de 1987, tras ser nombrado presidente del Santander el 19 de noviembre de 1.986.

Luis Valls Taberner fue siempre uno de los banqueros más destacados y respetados al dirigir el banco más rentable de Europa y el segundo del mundo, siendo testigo del proceso de transformación del sector con las fusiones de las que siempre consiguió mantenerse al margen pese a ser uno de los más pequeños de los «siete grandes».

Muchas diferencias había entre la gestión del Popular por Luis Valls Taberner y su hermano Javier y el manejo del Santander por los Botín. Luis Valls Taberner con sólo 31 años tomó el control del Popular y desmanteló un consejo en el que había personas que llevaban mucho tiempo y algunos se valían de su cargo para realizar actividades en su propio beneficio.

No ocurría lo mismo en el Santander, que se maneja como si de una «empresa familiar» se tratara, y en el que las presuntas operaciones de los Botín en beneficio propio a costa del banco y los litigios judiciales (cesiones de crédito, los 2.000 millones de euros ocultos en las cuentas del HSBC de Ginebra, sociedades en paraísos fiscales, relaciones con Madoff, etc.) están a la orden del día. En Diario16 hemos publicado el presunto nepotismo que se produce en el Santander con una pléyade de personas cercanas, consejeros imputados en causas penales y el trato de favor que recibe de los supervisores e instituciones del Estado.

Las mismas fuentes cuentan que fue el temido Luis Valls Taberner el que le dijo a Emilio Botín que su hija no podía ser presidenta del Santander.

El 9 de septiembre de 2014, Emilio Botín falleció de manera repentina e inesperada, y de la noche a la mañana su hija Ana Patricia ocupó la presidencia, en un proceso que hasta el propio Financial Times criticó calificando de preocupante su nombramiento y manifestando que las dinastías familiares pertenecen a la historia de la banca europea, no a su futuro.

Sin embargo, el periódico económico de la City londinense no se quedó ahí en sus críticas al nombramiento de Ana Patricia Botín al frente del Santander: criticó su demasiado ambiciosa incursión en la banca de inversión y la disminución de ganancias del Santander UK durante sus cuatro años de mandato. Además, ponía de manifiesto que la familia Botín no tiene una participación significativa en el Santander o que Ana Patricia Botín no pasó el debido proceso de selección que debería realizar un presidente de una empresa cotizada en bolsa. En definitiva, el Financial Times criticó duramente la falta de planificación de la sucesión por parte del consejo y de transparencia y la inexistencia de búsqueda, selección y propuesta de candidatos alternativos.

Parece que el difunto Luis Valls Taberner y el Financial Times coincidían en la improcedencia del nombramiento de Ana Patricia Botín como presidenta del Santander. Desconocemos si esa negativa provenía de los «fracasos» en su carrera. Estos «traspiés» son poco conocidos por el público en general por la ocultación de los medios, pero son conocidos en el Santander y en el sector financiero. Pongamos algunos ejemplos:

  • La compra del Peregrine Securities Singapore acarreó unas pérdidas que se cifran entre 300 y 480 millones de euros.
  • La consultora de nuevas tecnologías Coverlink o Razona, en la que se produjo un enfrentamiento con los socios fundadores bilbaínos, y acabó adquirida por Indra que acudió al rescate de Ana Patricia gracias a Javier Monzón, al que después ha pagado los favores prestados nombrándole vicepresidente no ejecutivo de Prisa y al que nombrará presidente no ejecutivo de Openbank.
  • Suala Capital Advisers, fondo de capital riesgo, en el que tropezó tanto con la compra de Paconsa, empresa de transportes, que llevó al concurso de acreedores con un agujero de 185 millones de euros, como con Levantina, empresa líder en el sector de la explotación de piedra natural (mármol, granito, pizarra, etc.), que tuvo que ser rescatada para no presentar concurso de acreedores por BNP Paribas que se la quedó de mano de Ramiro Mato García-Ansorena, que, curiosamente, fue nombrado vocal del Consejo de Administración del Santander en la junta de accionistas del 23 de marzo de 2018.
  • En los años al frente de Banesto, Ana Patricia Botín obtuvo un crecimiento de resultados de poco más de un paupérrimo 1% anual; y sin olvidar las sanciones por mal asesoramiento a sus clientes impuestas en 2014 a Santander UK por importe de 14,7 millones de euros, una de las más elevadas impuestas por la Financial Conduct Authority (FCA) en el sector de la banca minorista de aquel país.

1 Comentario

  1. Fuera lo que fuere, esta maldita persona, APB, necesita que la juzguen, que le hagan ver que el poder no lo es todo. Los Derechos Humanos tienen que ser respetados legal y moralmente. Ella, APB, está dentro de una mafia que tenemos que eliminar de España y de Europa. Sin ella, APB, y todos los que la consienten podremos vivir en una sociedad más justa y digna. Con personas como ésta, APB, me avergüenza ser español y ser europeo. BASTA YA APB.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre