El Caso Popular entra en una etapa crucial de la instrucción en la Audiencia Nacional a partir del mes de septiembre con las declaraciones de Sebastián Albella, Luis de Guindos y Ana Patricia Botín, entre otros. Entre los afectados hay un ambiente de incertidumbre generada, sobre todo, por las graves causas de nulidad de la operación que indican que, además de que se arruinó a más de 1,2 millones de personas sin más razón que la de rescatar al Santander en base a los parámetros indicados por el banco cántabro en su Proyecto Neptuno, se pudo haber resuelto al Popular, supuestamente, a sabiendas de que se estaban cometiendo graves irregularidades que, finalmente, terminarían con la nulidad de la misma.

Según lo indicado por la Directiva europea 2014/59, la subasta del Banco Popular fue presuntamente ilícita, puesto que, además de realizarse fuera de plazo, se aceptó una oferta que no se correspondía con lo indicado en la legislación. En concreto, el Santander debió ofrecer un valor mínimo de 0,50 euros por acción, es decir, que no podía incluir en su oferta nada que fuera inferior a 2.000 millones de euros. Sin embargo, el banco cántabro se llevó a la sexta entidad financiera de España por un euro y, tanto la JUR como el FROB, aceptaron dicha cantidad sin cuestionarlo.

La legislación europea establece un marco para la resolución y la reestructuración de entidades de crédito y empresas de servicios de inversión. Además, evita que se vulnere, lesione y vacíe de forma injustificada el derecho a la propiedad de accionistas y bonistas, algo que está prohibido por el derecho comunitario que regula los procesos de resolución.

Según la Directiva, los Estados deberán velar para que en un procedimiento de resolución no se vacíe de manera injustificada el activo y el pasivo de la entidad resuelta, que fue lo que hizo el Santander y permitieron tanto la JUR como el FROB. A pesar de esto, el gobierno del PP, con Luis de Guindos como su responsable económico a la cabeza, no cuestionó nada, por tanto, existe una clara responsabilidad del Estado en base a lo indicado en la Directiva.

Por otro lado, en relación con el derecho comunitario, el Santander se saltó los criterios del proceso de resolución. Ejemplo de ello está en el Proyecto Neptuno, que vulneraba la Directiva europea al poner, en primer lugar, un valor de 200 millones de euros cuando debieron poner, cuanto menos, el valor nominal de la acción que en ese momento era de 0,50 euro. En segundo término, la valoración mínima del Popular, según indica la Directiva, debía ser de 2.000 millones de euros.

Sin embargo, tanto los organismos económicos europeos como los españoles permitieron, incluso con documentación preparada un día antes, que se arruinara a más de 1,2 millones de personas. La irresponsabilidad y dejación de funciones es histórica y las consecuencias funestas para los afectados. Por otro lado, si se tenía conocimiento de que la decisión conculcaba lo indicado por el derecho comunitario y, aún así, se siguió adelante con la operación, estaríamos ante un claro caso de presunta prevaricación por parte de la Unión Europea y del Gobierno de España.

Por otro lado, las instituciones comunitarias incumplieron sus propios protocolos. Las instituciones económicas de la UE son claras: el punto de partida de cualquier proceso de resolución debe ser la declaración FOLTF (fail or likely to fail), es decir, el momento en que el banco en cuestión comunica al Banco Central Europeo (BCE) una situación de inviabilidad. Así se indica en un documento emitido por la Junta Única de Resolución (JUR).  En el caso del Banco Popular fue Emilio Saracho quien remitió a través de una carta dirigida a Danielle Nouy esa declaración a las 19.45 del día 6 de junio de 2017, una carta que, gracias a los testimonios en sede judicial de diferentes exconsejeros, sabemos que fue preparada por el despacho de abogados de cabecera del Banco Santander y cuyo envío al BCE fue aprobado por el Consejo de Administración a través de engaños y amenazas.

Además, hay que recordar que se aplicó un procedimiento de insolvencia para un banco que era solvente pero que tenía problema de liquidez, tal y como han reconocido los peritos del Banco de España en el informe que tiene en su poder la Audiencia Nacional.

Apúntate a nuestra newsletter

6 Comentarios

  1. Hay algo tambien rarisimo el santander cambio la valoracion de lo que iba a ofrecer 5 veces ,la primera que hizo hubiera sido la logica porque se defendia de las reclamaciones de la ampliacion de capital,era la oferta de 2600 millones de euros.
    Se deduce que el banco santander sabia antes que nadie que se iba a resolver el banco ,y hay claras sospechas de que tenia informacion privilegiada al minuto de lo que estaban preparando de ahi la bajada continua en la oferta por el banco,otro punto de investigacion debia de ser demostrar quien le pasaba toda esa informacion ,la JUR? el FROB ? DE GUINDOS? quien le chivaba todo lo que estaba pasando por detras? hasta DELOITTE? podria haber estado pasandole todo ,tiene que haber correos y comunicaciones por algun lado que lo demuestren ,todo estaba preparado para que se lo quedase gratis
    16-7-2018 de vox populi
    Las cinco ofertas de Botín por Banco Popular: de 2.600 millones a 1 euro
    «Madrid, Neptuno, Noya e Hipócrates. Cuatro nombres que no tienen nada que ver, pero que hace poco más de un año resonaron con fuerza en la Ciudad Financiera de Santander, dentro del proceso de compra de Banco Popular.
    Bajo estos nombres se conocía en las presentaciones confidenciales a Popular, dentro de los estudios para presentar una oferta, según documentación enviada a la Audiencia Nacional a la que ha tenido acceso Vozpópuli. La misma refleja que Santander valoró cinco ofertas, desde 2.600 millones al euro por el que finalmente se quedó la entidad entonces presidida por Emilio Saracho.

    La documentación también pone sobre la mesa que Santander ya sabía en las primeras semanas de mayo que la compra del Popular pasaba por un proceso de resolución, ya que una oferta a derribo (200 millones) nunca iba a ser aceptada por los accionistas.»
    Visión un mes antes
    «Hay valor en una operación a un precio cercano a cero. No está claro el escenario en el que Santander pueda adquirir el objetivo a valor cero: intervención del supervisor o colapso del precio de la acción y un precio bajo en acciones. No es posible para el Estado dar garantías […]. Nuestra recomendación es entrar en la due dilligence y decidir con más información los próximos pasos», señala una presentación del 8 de mayo de 2017, un mes antes de la resolución. La elaboraron dos directivos, José Luis de Mora, y Víctor Matarranz, y la expusieron a la Comisión Ejecutiva.

    El precio a poner sobre la mesa había bajado en apenas unos días, ya que otra presentación del 3 de mayo daba otras dos potenciales ofertas por Popular: 2.600 millones (0,6 euros por acción) o 1.600 millones (0,4 euros por título) si había riesgo de demandas por la ampliación.
    Cinco días después la potencial oferta bajó a 200 millones después de detectar que el déficit de capital era hasta 2.000 millones superior. Y la operación pasó de llamarse ‘Proyecto Madrid’ a ‘Proyecto Neptuno’.

    En este entorno, y ante la dificultad de que este precio fuera aceptado, el consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, envió un escrito a Popular el 16 de mayo pidiendo seguir en el proceso pero sin poner una oferta económica sobre la mesa: «A la vista de la información revisada no nos resulta posible emitir una valoración que sitúe las acciones de Banco Popular en el entorno de su precio actual de cotización, y que por tanto pensemos pueda resultar suficientemente atractiva para sus accionistas».

    Cuarta y quinta valoración
    Apenas seis días después, el 22 de mayo, Santander volvió a aumentar la estimación del agujero de capital, y Matarranz y De Mora ya tenían claro que el banco sólo podía quedarse Popular en resolución, tras inyectar los 2.000 millones en bonos subordinados (‘bail in’). Aun así, seguía en pie la posibilidad de ofrecer 200 millones por el capital.

    Dos semanas después, y con el proceso de resolución en marcha, Santander no tuvo ni que poner los 200 millones, sino un euro, después de que no hubiera ninguna otra oferta en el proceso dirigido por la Junta Única de Resolución (JUR). La acelerada crisis del banco hizo que Popular, sus accionistas y bonistas perdieran todas las opciones de proteger su dinero.

    12 febrero 2018 ,cinco dias
    «Los grandes fondos de inversión afectados por la desaparición de Banco Popular culpan a la Junta Única de Resolución (JUR) europea de haber contribuido a dejarles sin un solo euro de su inversión al animar a los potenciales postores a quedarse el banco por «nada».

    “Hemos encontrado algo en lo que estamos de acuerdo con Deloitte: que su valoración es ‘altamente incierta y provisional’, como lo indica el informe” de la auditora en el que la Junta Única de Resolución (JUR) europea se basó para acabar con Banco Popular, exponen desde el bufete Quinn Emanuel.

    Este es prácticamente el único punto de la información parcialmente revelada hace una semana con el que están conformes los abogados que representan a Pimco, Anchorage, y otros grandes fondos de inversión internacionales que perdieron unos 850 millones de euros invertidos en bonos de Popular.

    Quinn Emanuel considera que la documentación censurada solo aclara que la decisión de resolver el banco fue tomada en solo unos minutos, basándose en un informe elaborado de forma atropellada y sin toda la información necesaria. Más allá, denuncian, la información facilitada “plantea más preguntas de las que responde”.
    Desde el despacho denuncian que la versión no confidencial facilitada omite la información sobre la fuga de depósitos que sufrió Banco Popular en sus últimos días, y que habría propiciado su resolución; no detalla la liquidez de asistencia que le estaba prestando el Banco Central Europeo, ni por qué se cortó, condenando a la entidad; no aclara si la resolución fue más lesiva para los accionistas y bonistas afectados que una liquidación al uso; ni detalla la metodología aplicada por Deloitte para decir que Popular valía entre 1.300 millones en positivo y 8.200 en negativo, con un escenario central de -2.000 millones.

    En este punto, los abogados de los fondos critican que, aunque Deloitte dijo que la valoración más fiable sería la mejor oferta presentada por un postor, la JUR acabó trabajando con la peor estimación y regalando la entidad. “La carta de proceso de venta invitó al comprador a hacer ofertas a un precio mínimo de un euro, o en la práctica nada, indicando por lo tanto que la oferta inicial de la JUR era imponer pérdidas a las acciones y bono”, dicen. Un euro es lo que Santander pagó por el banco.»

  2. liu suria
    rumores
    retrasos en el reseteo en estados unidos.
    acciones de sabotaje y arrestos en la FED
    posible traicion de Judy Shelton a trump .

  3. El sanladron desde el día del Robo ya nunca fue lo mismo,ya perdió más de lo ganó con el robo,perdió cientos de miles de clientes( ya desde mi familia 5 ) y son 300.000 familias las robadas,perdió credibilidad de todos,perdió mucho valor,cuándo podría estar mucho más alto,y ganó el odio de millones de personas,y todo por la ambición de una ladrona que quiere todo gratis.Y bueno,los estómagos agradecidos de todos los implicados en el robo,Guindos,Ponce,Rajoy Albella,solo por decir algunos,la maldición que caiga sobre todos ellos,esperemos que más pronto que tarde se cumplan todos los deseos +++++ que todos esperamos.

    • José luis armese de paciencia ,esto va para largo
      gota a gota cada dia que pasa el BCE La jur, alemania y europa se van desgastando y hundiendo por este robo.
      si no lo arreglaron estos ladrones en su momento es por soberbia . arreglado a finales del 2017 el daño hubiera estado totalmente controlado,haran falta las plagas de egipto? bueno ya empezaron
      la justicia europea debio darse prisa en este caso para impedir el daño terrible que esta provocando ,es gravisimo no hay seguridad juridica ,los bancos estan desprotegidos.
      Europa imparte justicia a sus miembros pero no es capaz de juzgarse a si misma ,es ilegal
      las pruebas son irrefutables
      buenas noches

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre