La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se ha arrodillado ante la extrema derecha a tres días de unas elecciones decisivas en Galicia, con una ausencia muy significativa, la de su socio de Ciudadanos y vicepresidente, Ignacio Aguado.

Durante el Pleno de control a su Gobierno de los jueves, se ha comprometido a reducir el tamaño del Ejecutivo regional, para complacer a Rocío Monasterio, la portavoz de la ultraderecha.  Este acercamiento solo tiene una finalidad, conseguir el apoyo de los ultras en el parlamentario regional a la aprobación de los nuevos Presupuestos.

Alberto Núñez Feijóo ha debido sentir un escalofrío al oír las palabras de asentimiento de Ayuso ante la extrema derecha de Monasterio, la seudo arquitecta que puede restarle votos en un jornada decisiva, la del 12 de Julio en Galicia.

La lideresa autonómica popular ha indicado que los recortes para lograr el apoyo a las cuentas -actualmente siguen prorrogadas las de 2019- no se producirían hasta después del verano, siempre que mantenga el apoyo de sus socio de Gobierno.

“Si hay posibilidad de reducir una consejería, lo haré”

Sin Aguado, en el pleno de hoy se ha sentido un tenso ambiente, entre la presidenta y la portavoz de Vox, Rocío Monasterio. Hasta se ha llegado a nombrar a Rajoy.

“Usted nos acusó de ayudar a Sánchez, pero qué broma es esta”, ha comenzado una Monasterio crecida ante una muy pequeña Ayuso, en referencia al pleno de la semana pasada. “Sánchez no es más que el legado del PP y Rajoy”. La líder de la extrema derecha, ante una descompuesta Ayuso, ha seguido su ataque: “¿Alzó usted la voz y le dijo a Rajoy que pensara en España y no en Mariano?”.

Pero a quien no le ha hecho gracia que Rajoy vuelva a la política gracias a Vox, es al presidenta de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

Entonces ha llegado la estocada final de la líder de la extrema derecha madrileña, cuando le ha preguntado: “Ahora, dígame, ¿hasta dónde llega su preocupación por los madrileños?, ¿va a reducir su Consejo de Gobierno?”.

Silencio, parálisis, pura propaganda y medidas sin presupuestos, es lo que nos lleva vendiendo Isabel Díaz Ayuso a los madrileños, y la extrema derecha de VOX lo sabe.  Sin sus votos no habrá cuentas públicas, tampoco futuro en la región.

La líder de la extrema derecha, ante una descompuesta Ayuso, ha seguido su ataque: “¿Alzó usted la voz y le dijo a Rajoy que pensara en España?”

El primer Gobierno regional de coalición no ha sacado adelante ni una sola ley porque Vox no se lo va a permitir, y a la presidenta madrileña le asusta pactar con la oposición Progresista.

Una Ayuso descompuesta, sola, abandonada a su suerte por CS, ha espetado: “Contesto a la pregunta y no a la perorata” y es entonces cuando se ha arrodillado antes VOX, como rindiendo la plaza, cuando le ha dado la razón a la ultraderecha: “en parte le voy a dar la razón. Ha de imperar la austeridad”. Tras estas palabras se ha notado la respiración entrecortada de los diputados populares en la Asamblea.

Ayuso ha concluido: “Todos los consejeros están soportando una carga de trabajo inmensa durante estos meses. No creo que haya que hacer una crisis de Gobierno dentro de otra crisis sanitaria. Si esto es una condición para los presupuestos, ayúdennos a sacarlos adelante. Échenos una mano. Y si hay posibilidad de reducir una consejería, le doy mi palabra de que la reduciré”. ¿Esa consejería será de Ciudadanos?

Al acecho se encuentran los socialistas para montarle una moción de censura.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre