miércoles, 17agosto, 2022
24.9 C
Seville

Ayuso afirma que poner impuestos a los bancos es atacar al bienestar de las familias

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha afirmado que el impuesto a la banca anunciado ayer por Pedro Sánchez es, en realidad, un impuesto a «las economías españolas que tienen fondos en los bancos y a los que piden créditos, que van a tener menos dinero»

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Isabel Díaz Ayuso no podía perder la oportunidad de atacar al gobierno, incluso cuando las medidas anunciadas serán justas cuando se implementen. El impuesto a la banca que en el Debate sobre el Estado de la Nación afirmó Pedro Sánchez que se iba a implementar es una medida que, cuando sea una realidad, es de justicia social. No es normal que, en medio de la situación actual de recesión, el sector financiero tenga unos beneficios milmillonarios que sólo sirva para que sus grandes accionistas obtengan unos dividendos obscenos.

En concreto, la gran banca española obtuvo más de 20.000 millones de euros de beneficio en 2021. Estos datos se produjeron, además, con subidas de las comisiones que cobran a los clientes, con despidos colectivos salvajes que destruyeron 19.000 puestos de trabajo y con cierres de oficinas. Es decir, la banca no estaba aportando nada a la sociedad, sólo recogiendo beneficios netos por más de 20.000 millones de euros.

Sin embargo, a pesar de estas cifras, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha señalado en una entrevista concedida a esRadio que «el impuesto a la banca, que no es un impuesto a la banca y a los ricos sino a las economías españolas que tienen fondos en los bancos y a los que piden créditos, que van a tener menos dinero. Tampoco es un impuesto solo a las gasolineras o a los hidrocarburos, sino a los bolsillos de todos los ciudadanos en el día a día, que es la trampa que tiene el discurso populista comunista, de echar contra la opinión pública a los bancos o a las grandes empresas para decir que son los poderosos, cuando aquí el único poderoso con puro son todos los amigos que tiene este gobierno en otras latitudes donde tiene la gente como la tienen».

Estas declaraciones de Isabel Díaz Ayuso confirman, sobre todo después de afirmar la semana pasada que las familias con rentas de 100.000 euros anuales «lo pasan muy mal», que su gobierno está orientado a cubrir las necesidades de los que más tienen y a defender los intereses de los poderosos, de los que de verdad mandan.

Que una de las principales figuras políticas españolas se oponga con estos argumentos a un impuesto a los beneficios milmillonarios de la banca, cuando en España entran en concurso de acreedores cientos de miles de pymes, mientras que los bancos, en muchos casos beneficiaros de esos concursos, resulta ser la muestra del desapego a la realidad de las familias de clase media y trabajadora de la presidenta de la Comunidad de Madrid. Pero, sobre todo, es la imagen perfecta de a quién representa realmente Isabel Díaz Ayuso: al verdadero poder que condiciona el bienestar de la ciudadanía en base a las cuentas de resultados de las grandes compañías y a las cuentas corrientes de las grandes fortunas.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído