Un equipo de investigadores españoles publica en ‘ScientificReports’ un prometedor avance en la enfermedad de Crohn, que podría evitar el uso de la colonoscopia en el seguimiento de estos pacientes. Se trata de un biomarcador que come el estado de los afectados. Así, se demuestra la labor de la investigación más allá de la Covid, también en España.

La colonoscopia es la única herramienta disponible para realizar el diagnóstico y el seguimiento de las personas con enfermedad de Crohn, que afecta a cerca de 75.000 enfermos en España. Pero es una prueba invasiva, molesta y costosa. Esto puede cambiar gracias a que un equipo de investigadores españoles ha publicado en la revista ‘Scientific Reports’ un prometedor avance que permitiría conocer el estado de estos pacientes de forma no invasiva: la medición en sangre de los niveles de resistina, una proteína expresada en su mayoría por macrófagos, células especializadas en destruir bacterias y otros organismos dañinos, según informa la agencia DiCYT. 

El trabajo ha sido liderado por investigadores del Hospital Universitario de La Princesa, la Universidad Autónoma de Madrid y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBERehd) en colaboración con la Universidad San Pablo CEU, la Universidad de Alcalá y el Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM), centro mixto CSIC-Universidad de Valladolid (UVa).

El equipo investiga activamente la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, que se divide en dos patologías cuya incidencia se reparte prácticamente a la mitad: la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Según ACCU España –Confederación de Crohn y Colitis Ulcerosa-, ambas alteran la capacidad del organismo para digerir los alimentos y absorber los nutrientes, son crónicas, comparten síntomas como diarrea, fatiga, dolor abdominal o pérdida de peso, y evolucionan en brotes (fases activas) y periodos de remisión (fases inactivas).

Respuesta inmune

Los pacientes con enfermedad de Crohn, que se produce principalmente en el colon y en el íleon, tienen una respuesta inmune descontrolada frente a la flora comensal, una serie de bacterias no patógenas presentes en nuestro intestino de forma natural. Por ello, a diferencia de otras enfermedades inmunomediadas –aquellas en las que se produce una inflamación crónica sistémica causada por una alteración del sistema inmune- como la enfermedad celiaca, el cambio en la dieta no es efectivo.

“Es una enfermedad muy agresiva. Aunque en general los pacientes tienen un perfil inflamatorio, también pueden cursar con estenosis –un estrechamiento del tubo digestivo- e incluso fístulas”, recuerda David Bernardo, investigador del Laboratorio de Inmunología de las Mucosas del IBGM y uno de los coordinadores del estudio. Estas fístulas u orificios abiertos que pueden conectar el intestino con otros órganos o con el exterior, se producen en algún momento del curso de la enfermedad en alrededor de uno de cada cuatro pacientes, siendo una de las complicaciones más complejas. Incluso, agrega Bernardo, “el 50% de los pacientes con enfermedad de Crohn recién diagnosticada van a pasar por el quirófano a lo largo de su vida para realizar resecciones intestinales, ya que la inflamación es tan fuerte que el tejido necrotiza”.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorBanco Popular: la resolución se basó en informes sustentados en hipótesis
Artículo siguienteMari Carmen Barrera (UGT) dice “no” a una Navidad con trabajo precario
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre