La Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE) tiene como objetivo fundamental colaborar en la defensa de los Derechos Humanos y por tanto en la erradicación de la discriminación y violencia contra las mujeres. Una vez conocidos los resultados de las elecciones celebradas el pasado 10 de noviembre,  AMJE ha emitido un comunicado al que ha tenido acceso Diario16.

Desde AMJE muestran su preocupación por el “avance en el mapa político español de ideologías de ultraderecha que amenazan los Derechos Humanos consolidados en nuestra sociedad y en nuestro ordenamiento jurídico” gracias a un sólido argumentario  democrático sustentado en la Constitución de 1978 y en los tratados internacionales suscritos por España.

Además, en el comunicado destacan “el denodado esfuerzo que el movimiento feminista ha efectuado durante más de 150 años, las conquistas obtenidas para la mejora de la vida de las mujeres y de las niñas, niños, adolescentes, y la encarecida lucha para la eliminación de todas las formas de discriminación relacionadas con la raza, sexo u orientación sexual, religión o nacionalidad que en numerosas ocasiones se suman a la discriminación por razón de género  de las mujeres y que, por tanto, la consolidan y la multiplican”.

Para las mujeres juezas “estas conquistas han supuesto en los años precedentes importantes avances en materia de igualdad que han obtenido el respaldo firme y decidido de nuestro Poder Judicial  y que sitúan a España en línea con las grandes democracias europeas, haciendo de nuestro país un referente en esta materia”.

Como expresión de dichos compromisos, continúa el comunicado, se aprobaron la Ley 1/2004 de Protección Integral contra la Violencia de Género (cuya constitucionalidad fue consolidada por el Tribunal Constitucional en STC 59/2008 de 14 de mayo) y la Ley 3/2007 para la Igualdad efectiva de Mujeres y Hombres.

“La violencia de género y la discriminación de las mujeres no tiene fronteras ni distingue edad, raza, profesión, origen social o nivel cultural y por ello su abordaje se inicia verticalmente desde el Derecho internacional de Derechos Humanos, que obliga a los Estados que han ratificado los Pactos internacionales de Derechos de 1966 y la CEDAW (1979), y el Convenio de Estambul (2011 en vigor en España desde 2014 y parte de nuestro ordenamiento según art. 96 CE) a nivel regional, a cumplir sus compromisos no solo absteniéndose de discriminar sino mediante la adopción de medidas de positivas y compensatorias que prevengan y eliminen la discriminación”, afirman.

La Asociación de Mujeres Juezas de España considera  urgente “recordar que la igualdad de género es una premisa de la democracia, pero a la vez sigue siendo una deuda pendiente con las mujeres y con el conjunto de la sociedad”, especialmente en un momento en que están renaciendo fuerzas e ideologías que están poniendo, más que nunca, en peligro las conquistas obtenidas en materia de Derechos Humanos de las mujeres.

Por todo lo anterior, AMJE, frente a estas amenazas sin precedentes en la vida democrática de la sociedad española, condena “todas las iniciativas políticas por las que se pretendan recortar o eliminar los avances en materia de igualdad y de libertad en el ejercicio de los derechos humanos de las mujeres”. Una vuelta atrás en estos postulados no solo socavaría uno de los consensos democráticos más importantes de nuestro país, sino que nos valdría, además, la condena y reprobación internacional.

AMJE exhorta al gobierno en funciones y a los partidos políticos a que “no claudiquen ante las amenazas de eliminación de lo que la ultraderecha ha venido a denominar “leyes liberticidas”, pretendiendo un uso ilegítimo de un órgano del Estado como es el Tribunal Constitucional para sus fines partidistas”.

De la misma manera, instan a los “partidos y opciones políticas democráticos y a todas las fuerzas sociales que defienden los derechos que reivindicamos, que sumen sus fuerzas, que superen sus diferencias y que constituyan una auténtica alianza a favor de la igualdad y a favor de los derechos de tantas mujeres, niñas, niños y adolescentes que son víctimas y de una sociedad que presenta grandes desequilibrios”.

La Asociación de Mujeres Juezas de España, afirma que “desde nuestra experiencia feminista conocemos bien que la cultura de la colaboración y el diálogo conduce siempre a resultados más ricos y poderosos que la cultura del individualismo y la competición”.

Desde la AMJE “nos comprometemos a aportar toda nuestra capacidad constructiva para lograr el mantenimiento de los importantes avances que se han producido en los últimos años para alcanzar una igualdad real y efectiva”, finalizan.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Un paso, gigantesco atras, es formar parte de una profesion esencialmente arbitraria, y por tanto injusta, pudiendo no hacerlo. Tenemos un precepto legal que se ha trasgredido, unos agravantes y atenuantes posibles, que pueden concurrir en el caso, unas evidencias, cuyo valor probatorio esta corrctamente definido, le metemos toda esta informacion a cualquier ordenadorcillo de andar por casa, y no propirciona una sentencia juridica y racionalmente irrefutable conforme a esa premisas logicas. Una juez, unicamente modifica ese proceso, para introducir elementos de arbitrariedad, como los hechos una y otra vez demuestran con los casos de prevaricacion. Juezas, ese sistema, es un invento del mono. Os habeis vendido a la escoria cognitiva, o sea, a la irracionalidad hiperfrustrada del mono. Juezas, yo si os tuviera delante, no os daria ni la hora, y os garantiizo que por cierto imperativo natural, cuyos pormenores confundis, la vais a necesitar, muy pronto. Todo llega, juezas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − 2 =