La piratería en internet sigue siendo un asunto difícil de abordar.

A través de tres dominios alojados en un servidor domiciliado en Sevilla, cuatro personas, operando originalmente desde un ordenador de la Universidad de Murcia, pusieron en jaque a la industria cinematográfica provocando perdidas de hasta 550 millones de euros. De ello al menos es de lo que se les acusa en el juicio que ha comenzado este lunes en Murcia, una causa que lleva una década en marcha contra la que fue la mayor página de contenido pirata en España: Seriesyonkis.com.

Este lunes declaran los encausados, los cuatro administradores sucesivos del portal; el martes lo harán los testigos, seguidos el miércoles y el jueves de los peritos, que comenzarán con la valoración del funcionamiento de la web y continuará con la valoración de los perjuicios económicos. Estos últimos han sido estimados en 546 millones de euros por la Entidad de Gestión de los Derechos de los Productores y en 9,5 millones por la Federación Antipiratería.

La clave del juicio estará en que, en realidad, Seriesyonkis y Peliculasyonkis nunca llegaron a alojar contenido protegido por derechos de autor, sino enlaces donde sí se encontraba ese material, bien para su descarga o para su visionado online. El conflicto se presenta debido a que, hasta la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual en 2015, las páginas de enlaces estaban en una suerte de vacío legal, objeto de continuos debates y discusiones. Para muchos se trataba de meros intermediarios y no debían ser responsabilizados, y de hecho, varias sentencias judiciales respaldaron esa visión. Sin embargo, una década después internet ha dejado de ser el ‘salvaje Oeste’.

“La clave del juicio está en que la web nunca alojó contenido protegido por derechos de autor, sino enlaces para llegar hasta él”

Esta batalla contra la piratería, la mayor hasta la fecha en España, empezó el 22 de mayo de 2008, diez días después del estreno de la película La Antena, de Esteban Sapir. Cuando el cineasta tuvo noticia de que solo cinco días después del estreno su obra estaba ya disponible Peliculasyonkis.com, decidió actuar y denunció la web. Esta siguió operando durante varios años más, mientras la justicia intentaba arrojar algo de luz sobre una cuestión, los derechos en internet, repleta de sombras. Pasada esa década, los cuatro administradores sucesivos de Seriesyonkis y Peliculasyonkis se enfrentan a entre dos y cuatro años de cárcel, en una sentencia que, sea en la dirección que salga, generará debate social.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + 11 =